La Fundación ‘L’Hermitage’ de Lausana muestra “El Modernismo: de Sorolla a Picasso 1880-1918”

La Fundación ‘L’Hermitage’ de Lausana, Suiza acoge ‘El Modernismo: de Sorolla a Picasso 1880-1918’,  pretende dar a conocer un período  a través de   la pintura francesa impresionista y post impresionista de la época. Acoge más de un centenar de obras, la gran mayoría de  ellas provienen de  préstamos de museos españoles, como el Museo Nacional del Prado, el Museo Nacional Thyssen-Bornemisza o el Museo Sorolla.

Colección privada. © Fotografía Gonzalo de la Serna Arenillas

El enfoque de la muestra se centra en la generación de 1898, cuya obra se ubica a caballo entre la tradición y la modernidad en una época marcada por tumultuosos cambios políticos. Están representados artistas muy conocidos fuera de nuestro país, como Sorolla o Picasso, y otros igual de representativos del período pero de menor renombre más allá de nuestras fronteras como Zuloaga, Beruete, Rusiñol, Fillol, Casas, Plat, o Anglada-Camarasa.

La exposición está dedicada a los principales maestros de una generación tambaleante, a caballo entre la vanguardia y el tradicionalismo. El comisario de la misma, William Hauptman, ha trabajado durante más de dos años para reunir un centenar de cuadros procedentes en su mayoría de museos nacionales y en menor medida extranjeros, así como de fondos privados que el público internacional tiene pocas ocasiones de admirar, como por ejemplo la colección Masaveu (Oviedo) o la Casa Museo Pinazo (Godella, Valencia). Entre el Cantábrico, Valencia, Barcelona, Madrid y Mallorca transitan la luz, el color y los trazos renovadores de artistas tan variados y geniales como Anglada Camarasa, Beruete, Casas, Mir, Pinazo, Canals, Regoyos, Rusiñol, Zuloaga, Pla, Meifrén o Nonell, por citar algunos de los presentes en l’Hermitage de Lausanne.

Tres escuelas de bellas artes ejercen un papel considerable como caldo de cultivo del grupo modernista: Madrid, Barcelona y Valencia. Por otro lado, estos artistas buscan adquirir nuevos conocimientos y empaparse de las tendencias en París, como durante el siglo anterior lo hicieran sus maestros en Roma. Gracias a esta estudiada y documentada exposición aprendemos que Casas y Rusiñol fueron de los primeros modernistas catalanes en viajar al París bohemio para impregnarse de ’l’air du temps’’. Antes que Picasso lo hiciera en 1900, Isidro Nonell y Ricardo Canals se establecieron allí también durante un tiempo, en contacto con la vanguardia, lo mismo que hiciera Pla o incluso mucho antes, en 1858 el puertorriqueño Francisco Oller. De la influencia de sus contemporáneos franceses (Toulouse-Lautrec, Renoir, Bonnard, Pissarro, Seurat…) unos escogerían como tema principal escenas de la vida ’alegre’ y de las noches en los cafés parisinos (Anglada Camarasa, Picasso); otros los paisajes y las barcas a la orilla del Sena (Oller, Rusiñol); algunos, las formas más expresionistas y trágicas de la enfermedad, la mendicidad y la soledad (Nonell). En cuanto a la influencia impresionista cabe destacar la obra del paisajista Aureliano de Beruete y la experimentación puntillista de Darío de Regoyos. Una selección de óleos sobre madera en pequeño formato de Ignacio Pinazo también forma parte del conjunto.

Joaquín Sorolla tiene un protagonismo particular con una veintena de obras. En todas ellas brilla la luz cegadora de momentos al sol y al viento, como si fueran fotografías instantáneas, junto con el intimismo conmovedor de varios retratos familiares. Su bisnieta Blanca Pons Sorolla nos brinda además en el catálogo editado para la exposición, una particular imagen del artista como padre y marido así como sus reflexiones sobre la pintura, el esfuerzo y el éxito de su trabajo, a través de algunas líneas de la correspondencia que mantenía con su mujer, Clotilde, durante sus largas ausencias. No en vano ha sido él el pintor más prolífico y el más reconocido y valorado internacionalmente en su época, especialmente en Estados Unidos.

La cuidada y generosa selección de otros nombres protagonistas pone en evidencia la existencia de ’una verdadera generación modernista consciente de su deseo de incorporar las nuevas tendencias, la libertad expresiva y la experimentación sin rechazar los vínculos con el pasado (Velázquez, Goya, El Greco)’, como nos recuerda William Hauptman. Es una razón más para felicitarnos de que la cultura española salga de nuestras fronteras, iluminando esta primavera y dando a conocer el talento de numerosos artistas que brillaron en una época de cambio y de transformación.

Titulo : El Modernismo: de Sorolla a Picasso 1880-1918
Sede: Fundación L´Hermitage
Cuidad: Lausana
Pais: Suiza
Fechas: del 28 de Enero al 29 de Mayo del 2011

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario