El museo MAXXI de Roma presenta la exposición “El árbol de la creación”, del arquitecto Alberto Campo Baeza

Del 8 de septiembre al 20 de octubre se exhibe en el Museo Nazionale delle Arti del XXI Secolo de Roma “El árbol de la creación”, una exposición del arquitecto vallisoletano Alberto Campo Baeza. La muestra abarca veinte años de la trayectoria de Campo Baeza, desde la Casa Turégano en Pozuelo (Madrid), de 1988, hasta proyectos recientes como la Guardería Benetton en Ponzano (Venecia), de 2008. La exposición cuenta con la colaboración del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación, Gallery-Ma, el Ministerio de Cultura y la Embajada de España en Italia.

Museo Memoria de Andalucía en Granada, de Alberto Campos Baeza. © Javier Calleja

Manuel Blanco, Catedrático de Composición Arquitectónica de la Universidad Politécnica de Madrid, comisaría esta muestra con la que el comité científico de la Gallery MA, presidido por Tadeo Ando, homenajea la trayectoria de Alberto Campo Baeza. Esta galería, fundada en 1985 y cuyo nombre remite al concepto japonés de MA que une simbólicamente lo humano, el tiempo y el espacio, está especializada en muestras sobre arquitectura y diseño, con obras que presentan visualmente las ideas y filosofías de sus autores.

Para Blanco, Campo Baeza es uno de los arquitectos más puros y radicales de nuestro tiempo, algo que se hace patente en una de sus casas más esenciales, la Casa Guerrero, imagen de la muestra, donde “la presencia de la vivienda se reduce a un muro blanco que se recorta en el paisaje”. El comisario recrea el proceso de trabajo del arquitecto a través de 483 dibujos preparatorios de sus proyectos, dispuestos en forma de árbol, el árbol de la creación, su paisaje mental. Los dibujos se disponen a la manera de ramas para evidenciar ese proceso de crecimiento orgánico de transformación de los proyectos hasta su realización.

La instalación de la Casa de Maquetas, con 15 de ellas en exposición, completa la muestra junto a un audiovisual donde el propio arquitecto explica su obra. Una trayectoria señalada especialmente por su complicidad con la luz, una luz que se atrapa en los luminosos patios blancos de Casa Gaspar, que atraviesa el espacio de cristal de Bit, o que baña el muro de alabastro de la Caja de Granada. Estructuras sencillas en busca de una pureza arquitectónica que emplea los recursos naturales como formas constructivas y que, siendo esencialmente española, tiene muchos puntos en común con los preceptos de tradición japonesa que podrán ser contrastados en su presentación en Tokio.

Alberto Campo Baeza nació en Valladolid en 1946. Comenzó su carrera con la construcción de colegios y ayuntamientos en la Comunidad de Madrid y en la ciudad de Cádiz. Edificios de coste reducido, de una organización racional, en los que la luz contribuía a construir espacios de fugas y continuidades singulares. Realizó la tienda del diseñador Jesús del Pozo en la madrileña calle Almirante, en la que inspirado en el trabajo del arquitecto austríaco Adolf Loos, ampliaba la percepción espacial de un local de reducidas dimensiones con la utilización de una cornisa de espejos enfrentados que reflejaban una trama de pequeñas luminarias.

Su obra ha sido ampliamente publicada, siendo recogida en numerosas publicaciones y también ha sido utilizada como localización de numerosos anuncios comerciales. Caracterizada por el tratamiento purista y minimalista de los volúmenes arquitectónicos, su arquitectura participa de la lógica de las formas puras. Ha evolucionado desde la tersura del enfoscado pintado en blanco de sus primeras obras residenciales a texturas más rugosas de hormigón visto o piedra en obras de mayor escala. En 2011 ha comenzado a construir un Centro de Interpretación del Paisaje en Las Salinas de Janubio, en Lanzarote.

Fuente: Acción Cultural Española AC/E

Título del evento: “El árbol de la creación”
Sede: Museo Mazionale delle Arti del XXI Secolo, MAXXI
Ciudad: Roma
País: Italia
Fecha: Del 8 de septiembre al 20 de octubre de 2011

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario