El Museo Thyssen-Bornemisza presenta la primera exposición monográfica en España de la pintora impresionista Berthe Morisot

El Museo  Thyssen-Bornemisza  presenta  este  otoño,  por  primera  vez  en  España,  una exposición  monográfica  dedicada  a  la  artista  impresionista  Berthe  Morisot.  Gracias  a  un importante  acuerdo  de  préstamo,  se  exhibirán  más  de  treinta  obras  procedentes del Museé Marmottan Monet de París, junto a otras pertenecientes a las colecciones Thyssen, que  permitirán  descubrir  una  pintura  elegante  y  luminosa  a  través  de  paisajes,  escenas cotidianas e íntimos retratos femeninos.

Berthe Morisot, “El espejo de vestir”, 1876.  Óleo sobre lienzo, 65 x 54 cm © Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid. Fotografía: Hélène Desplechin.

Casada con Eugène Manet, el hermano de Édouard Manet, Berthe Morisot (Bourges, 1841-París,  1895)  fue  la  primera  pintora  que  decidió  unirse  al  Impresionismo,  el  grupo  más avanzado del arte de la época participando en la mítica Primera Exposición Impresionista de 1874 y en otras posteriores. El suyo es un caso excepcional en la Historia del Arte del siglo  XIX,  porque  es  el  de  una  mujer  perteneciente  a  la  alta  burguesía  francesa  que consigue  desarrollar  una  importante  carrera  profesional  como  artista,  vinculada  a  un movimiento nuevo, que entonces provocaba rechazo.

“El  espejo  de  vestir”,  de  la  Colección  Permanente  del  Museo,  es  una  de  las  pinturas  que Berthe Morisot presentó en la Tercera Exposición Impresionista de 1877 y la obra que se encuentra en el origen de esta exposición. Ejecutada con una delicada factura de suaves pinceladas,  muestra  a  una  joven  vistiéndose  pausadamente  frente  a  un  espejo  de  estilo Imperio. La artista estuvo preocupada de manera especial por el estudio de la luminosidad y el color, y compartió el interés de los demás impresionistas por los reflejos de la luz.  Su carácter independiente y con cierto punto de rebeldía se deja ver en su obra, que permite acercarse también al papel de la mujer en la Francia de finales del siglo XIX,  ya que no sólo fue  una  gran  creadora  sino  también  una  mujer burguesa, urbana e interesada por la moda y la activa vida cultural de la época, que se relacionó con intelectuales y artistas como Manet, Renoir, Monet, Pissarro, Degas o Mallarmé.

La representación del universo de los sentimientos femeninos fue un asunto tan permanente en la obra de Morisot que su amigo el poeta francés Paul Valéry solía decir de ella que “vivía su pintura” y “pintaba su vida”

Berthe  Morisot  fue  educada en  el gusto  por  las  artes y  la música. La educación artística oficial de la École de Beaux Arts  no  estaba  entonces  abierta  a  las  mujeres,  pero  su interés  y  capacidad  creativa  hicieron  que  profundizase  en su formación pictórica, junto a su hermana Edma, de mano de  maestros  que  impartían  clases  privadas  a  jóvenes aficionadas.  Entre  ellos  se  encontraba  Joseph-Benoît Guichard, quien animó a ambas hermanas a entrar en el Musée du Louvre como copistas, ocupación  habitual  de  los  jóvenes  pintores  de  la  época.  En  1858,  descubrieron  a  Henri Fantin-Latour  y  Félix  Bracquemond,  un  contacto  que  pudo  favorecer  que  su  nuevo maestro, Achille Oudinot, les propusiera pintar al aire libre.

Gracias a Oudinot conocieron a Camille Corot, que influyó en ellas de forma determinante, y gracias a Fantin-Latour y conocieron en 1868 a Édouard Manet, para el que Berte Morisot se convirtió en modelo destacada de varias de sus obras, entre ellas “El balcón” (1868-69), inspirada en “Las majas en el balcón” (C.1808-12) de Francisco de Goya. A partir de entonces, Morisot y Manet mantuvieron una estrecha relación artística y personal.

En 1869 su hermana Edma abandonó la carrera  artística  tras  contraer matrimonio  y  abandonar  la  casa familiar, por lo que Berthe continuó en solitario  su  actividad  pictórica.  Su temática,  en  la  que  siempre  habían predominado  los  ámbitos  domésticos, se  centró  aún  más  en  escenas protagonizadas  por  sus  propias hermanas y los hijos de éstas. Cuando en  1874  nació  su  hija  Julie,  ésta  se convirtió en su nueva protagonista.

Precisamente  las  fotografías  de  Berthe  Morisot  junto  a  sus  familiares  y  amigos  más allegados sirven de introducción a la selección de obras de la artista que reúne la muestra.  En cada sala, sus lienzos se apoyan en otros de pintores relevantes en su vida, como Corot, Boudin, Manet, Degas, Renoir, Monet y Pissarro, en un recorrido temático donde escenas de  la  vida  cotidiana  de  las  mujeres  de  la  época  comparten  protagonismo  con elegantes retratos femeninos, así como imágenes urbanas, campestres o marítimas.

Fuente: Museo Thyssen-Bornemisza, Madrid

Título: “Berthe Morisot. La pintora impresionista”
Sede: Museo Thyssen-Bornemisza. Paseo del Prado 8, 28014 Madrid.
Organiza: Museo Thyssen-Bornemisza (Madrid) /Colección del Musée Marmottan Monet, París
Comisaria: Paloma Alarcó, jefe de conservación de Pintura Moderna del Museo Thyssen-
Bornemisza
Fechas: Del 15 de noviembre de 2011 al 12 de febrero de 2012
Horario: de martes a domingo de 10.00 a 19.00 horas. Los sábados de 2011 de 10.00 a 23.00 horas
Venta anticipada de entradas en taquillas o en la web del Museo (www.museothyssen.org) y en el 902 760 511

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario