¿Qué opinas sobre el arte efímero? 13 opiniones para iniciar el debate. Ahora es tu turno…

El arte efímero abarca distintos movimientos de la posguerra europea, aunque haya existido desde tiempos muy anteriores a la misma. Su propio nombre lo define: tiene un período de vida muy corto.  Fue ensalzado y rechazado institucionalmente según los aires políticos del momento, porque representó una nueva forma de oponerse al arte universal, perdurable, único y oficial que hacía muy evidente la diferencias de las clases sociales.  Muy ligado al arte conceptual, al arte de acción, porque lo que importa es la idea o el concepto que es la que lleva al artista a realizar su obra, algunas de las modalidades son el Land art, Earth Art, graffiti,  happenings, arte povera o el arte de acción.

XTRart se suma a la corriente de debate sobre el arte efímero y trata de abrir un diálogo sobre el mismo. Cabría también preguntarse si es  reflejo de la realidad social de hoy o viene cargado de intención política, o ambas cosas o muchas más a la vez.

Es muy difícil hacer un análisis o debatir sobre un tema tan amplio (hasta podríamos decir que tendríamos que definir el concepto de arte, antes de embarcarnos en este debate), pero también es cierto que del conjunto de las opiniones que se viertan, tendremos una comprensión más amplia o entenderemos mejor esta fascinante expresión artística.

Os animamos desde XTRart a verter vuestra opinión.  Mantendremos el debate abierto por un mes.

Eva Mendoza Chandas, Fietta Jarque, Hablar en Arte, Mateo Santamarta, Julia Sáez Angulo y Carlos Capelán.

1.  ¿ Cuáles son sus consideraciones sobre el arte efímero?
2.  ¿Tiene preferencia por alguna de sus modalidades?
3.  ¿Cuáles cree que son las razones por la que ha ido aumentando su auge en los últimos tiempos?

Eva Mendoza Chandas. Fundadora y directora del portal RoundTrip NY (http://www.roundtripny.com; http://www.roundtripny-es.com)

1. Efímero Vs. duradero. El arte efímero, habiendo nacido como respuesta al objeto artístico, se ha valido de medios tecnológicos como la fotografía y el audiovisual para dejar constancia de su existencia. Es precisamente este afán por documentar lo fugaz el que ha transformado este arte en duradero. Esta dinámica sigue cierta lógica, ya que el mundo del arte demanda este tipo de prueba, puesto que para que algo sea reconocido como arte necesita pasar por un proceso de legitimación que conlleva muchos pasos, (como crítica, mercado, exhibición…) y para que estos pasos  se den se requiere cierto tiempo. Es aquí donde veo una contradicción en términos, ya que por un lado se encuentra el tiempo necesario para que se lleve a cabo este proceso de legitimación de una obra para que alcance el estatus de “arte” y por otro lado se encuentra lo “efímero”, con lo que la suma de los dos conceptos “arte + efímero” parece no tener mucho sentido.

2.  Aunque en el momento de su creación se le diese más importancia a la parte conceptual o procesual de este tipo de obras y no a la parte material y duradera, el paso del tiempo ha hecho evidente que la parte documental de ese tipo de prácticas es fundamental, tanto como la parte conceptual, y ninguna de ellas es efímera. Artistas como Christo hacen grandes intervenciones temporales en espacios públicos y el cuerpo de su obra es la documentación de todo ese proceso, desde los bocetos iniciales del proyecto hasta las fotografías de éste una vez ejecutado. En 2010, Marina Abramovic revisitó sus performances tempranas en el MoMA de Nueva York y exposiciones como Sol LeWitt: Drawings Series en el Dia Beacon de Nueva York reconstruyen obras de artistas conceptuales con gran cuidado para reproducir el objeto con la mayor fidelidad posible.

3.  Las obras están siempre ligadas a objetos. La era digital nos ha mostrado que un objeto no tiene por qué ser físico, puede ser virtual y seguir siendo un objeto, incluso un objeto de arte. Sin embargo (y esto también lo ha demostrado la era digital) no hay arte que sea efímero y los documentos tecnológicos, además de recalcar el valor de estos documentos como parte vital de las obras (ya sea para su recuerdo o para su reconstrucción física) las ha colocado precisamente en una posición de omnipresencia y atemporalidad, ya que no sólo no son efímeras, sino que pueden ser reproducidas simultáneamente a través de diferentes medios en cualquier lugar del mundo y en cualquier momento.

Fietta Jarque Krebs. Periodista y crítica de  “Babelia” / “El País” (http://www.elpais.com/suple/babelia/)

1.  El teatro es efímero, la danza, la música. Lo importante es estar ahí, disfrutarlo y probablemente, si es una gran obra, te acompañará en la memoria como si los poseyeras físicamente. Cada vez que se ejecutan son nuevas y distintas. Las performances nacieron con esa idea, aunque hoy se graben en video o se fotografíen y se vendan. También están las obras en espacios públicos que se degradan con el tiempo, o los grafittis, que terminan por ser destruidos. Hay demasiadas obras de arte. No todas pueden ser eternas. Tampoco lo son los seres humanos.

2.  La modalidad no es lo importante, sino el resultado. Me gustan muchas de las obras de Christo, algunos artistas de land art (Robert Smithson, Richard Long), pocos artistas de performance (Abramovic, La Ribot…) y algunos grafiteros (Banksy, JR, Blu, Eltono, Nuria).

3.  No creo que haya aumentado el auge precisamente del arte efímero. Se hace más que antes, pero es que nunca ha habido tantos artistas produciendo tantas obras en todo tipo de formatos.

Sören Meschede. Project Manager de Hablar en Arte (http://www.hablarenarte.com)

1.  Es un término muy dificil de definir. Sin ir más lejos, muchas prácticas artísticas conceptuales, todas las artes escénicas o el arte urbano o callejero se podría definir como arte efímero. Creo que es uno de estos términos que se utiliza mucho últimamente para otorgar alguna que otra etiqueta a una obra de arte y anclarla en una tradición que viene de los 1950. Pero el término es algo hueco, ya que en el fondo no dice mucho más que que la obra en cuestión no está hecha para perdurar y que por lo tanto solo existe una idea, pero ningún objeto físico.

2.  Me gustan mucho las obras o acciones en espacios públicos que pretenden provocar una reacción física del espectador que deriva en una transformación de la obra en cuestión, u obra que juega con su entorno y cuya condición implica ser manipulada por el ambiente en el cual se expone.

3.  El atractivo del arte efímero obviamente está en que se niega a jugar según las reglas del mercado al rechazar la producción de un objeto físico y coleccionable. Sería un contra-movimiento lógico al terminarse el coleccionismo barroco que demandaba objetos cada vez más espectaculares, pero huecos de contenido.

Pero aún así no veo un aumento de la popularidad del arte efímero. Galerías y museos todavía desean con fuerza un objeto que exponer. Y esa demanda deriva en que la documentación de lo efímero, (independientemente de su formato , sea video, archivo fotográfico o textual, etc.) cobre muchas veces más valor que la propia acción u obra. Y cabe la cuestión si esta documentación resultante todavía se podría llamarse efímero.

Mateo Santamarta. Artista plástico (http://www.mateosantamarta.blogspot.com)

1.  No estoy muy versado sobre el tema del arte efímero. Creo que tiene su origen en tradiciones culturales distintas de las de occidente: las que antes se llamaban culturas primitivas y que hoy sabemos que eran culturas naturales.

2.  No estoy suficientemente informado, pero en principio tengo preferencia por ésas -las originarias-.

3.  Porque ya no son efímeras, sino que se enlatan en vídeo y otros soportes: fotografía, documentales, etc. Hay personas que piensan que es nuevo.

Julia Sáez Angulo. Vicepresidenta de la Asociación Madrileña de Críticos de Arte (http://www.lamiradaactual.blogspot.com)

1.  El arte efímero tiene sus raíces en el pasado y por tanto no es del todo nuevo hoy en día. Arte ornamental y engalanamiento en la ciudad con instalaciones para los acontecimientos históricos han sido una realidad. El arte efimero es una manifestación tan válida como el arte duradero y puede pervivir perfectamente con él. El espectador lo sabe o ha de saberlo para aceptarlo. De Apeles no queda ninguna obra y sí su fama de gran pintor en Grecia. Su arte, quizás sin pretenderlo, fue efímero pero cumplió una función social en su tiempo de admiración y educación del gusto. Por otra parte cabe la fotografía y el vídeo para perpetuar lo efímero como en las actuaciones de Christo en las ciudades. Bienvenido el arte efímero que desacraliza el arte sublime y lo empareja con el tiempo. “Panta rhei”, decían los griegos, “Todo fluye”. El arte también pasa y queda su eco y recuerdo en la memoria y el inconsciente de quienes lo vieron como efímero.

2.  No cabe preferencia alguna por uno u otro arte, de la misma manera que por un material u otro, o un género u otro diferente. Lo importante es la excelencia de obra artística, el logro definitivo de lo que se buscaba o se encontró por el artista.

3.  Ha ido aumentando el auge del arte efímero porque se hace consumo de masas o de ciudadanos, según los casos, algo que también se logró con la obra seriada. El arte al alcance de todos exige cierta simplicidad de ejecución y abaratamiento de materiales y de coste. Arte urbano en los graffiti o en instalaciones puntuales. Todo para restar solemnidad al arte de salón, de coleccionista burgués o financiero. Arte que perece porque todo es contingente y no eterno. Queda el consuelo de que la materia no se destruye sino que se transforma, pero el arte es forma y una vez muerta el arte desaparece como una instalación provisional. El juego del tiempo es un guiño interesante. Después de todo el arte no es tan trascendental como pretenden decir algunos críticos campanudos. El arte es un artificio maravilloso para sostener la vida y eso ya es mucho.

Carlos Capelán. Artista plástico (http://www.capelan.com)

1.  El tema de lo efímero en el arte me parece vasto y trasciende la categoría reciente de “arte efímero”, de modo que opinar dentro de las referencias propuestas me parece complicado y temo caer en el reduccionismo.

David Maroto, Manuel Fernández, Mario Gutiérrez Cru, Antonio Villa-Toro, Pablo Pérez-Mínguez (PPM), Graciela Sacco y Linda de Sousa.

David Maroto. Artista visual (http://www.davidmaroto.wordpress.com)

1. No soy ningún experto en “arte efímero” y, ante todo, creo que sería necesario definir un poco más concretamente a qué se refiere ese término. Una performance es efímera, pero también lo es un concierto de música y muchas de las manifestaciones que se suelen identificar bajo el nombre de arte relacional. En cualquier caso, “efímero” es un adjetivo quizá algo pasado de moda, que no sirve bien para definir las manifestaciones creativas actuales. En una performance, es cierto que es importante el aquí y ahora, el estar presente en el momento de la ejecución. Pero lo habitual es que siempre quede un residuo, una reliquia o un vídeo documentando la acción para aquellos que no estaban presentes en aquel momento.

2. A mi parecer, tanto en la performance como en los proyectos de arte relacional, se ha caído demasiado pronto en una especie de academización de la disciplina. Los artistas repiten demasiado ciertos clichés como si hubiera una serie de reglas no escritas que hay que seguir. En cuanto a modalidades que se centran más en lo objetual, como la escultura efímera, creo que en general se toman poco en serio y están relegadas a amenizar festivales de arte público y cosas por el estilo. En mi opinión, creo que realizar arte efímero no debería significar realizar arte irrelevante. La ejecución podría verse limitada en el tiempo, pero no así sus efectos.

3. No tenía noticia sobre ello. Si es cierto, puede que esté relacionado con la crisis económica. Ya sucedió en los noventa. Tras el crash del mercado artístico, la gente se volvió hacia modalidades de arte más experimentales, menos vinculadas al mercadeo de objetos. Creo que esto fue fundamental en la aparición del arte relacional. Y creo que podríamos estar en un momento parecido, ahora que el mercado flojea y las ayudas estatales se esfuman junto con el resto del Estado del bienestar. Quizá sea este el momento en el que veamos aparecer alternativas a la producción artística conocida.

Manuel Fernández.  Director de la fundación Fashion art (http://www.fundacionfai.org)

1.  El arte siempre es arte , sea efimero o no.  Para mí no debería condicionar el valor de la obra del artista, aunque sí obviamente el económico, por ser una obra perecedera, ya que el único registro que queda de la obra es la imagen,  que es la que realmente se comercializa o debería.

2.  Lo veo más coherente cuando se trata de intervención del espacio.

3.  El criterio del gusto social de estos últimos años apuesta por obras poco perdurables y donde la estética es el principal argumento.

Mario Gutiérrez Cru. Artista plástico y comisario. Director en KREÆ, Instituto de Creación Contemporánea (http://www.mariogutierrez.com ; http://www.kreae.es)

1.  El arte efímero quizás sea una de las más sencillas muestras de creación en auge, siempre ha estado allí, siempre hacemos cosas que desaparecen, siempre nos gusta jugar. Estamos en bares y doblamos la servilleta de papel, arrancamos la tapa de la cajetilla de tabaco, dejamos una marca en el pupitre escolar, o simplemente colocamos los objetos de tal forma que se crean muestras atemporales, en las que por alguna razón, tras un conocimiento previo del arte de los ready mades y de las intervenciones públicas, alguien toma la potestad de decir que esa acción casi inconsciente es Arte. Y como tal es válida.

Tras esta simplificación, casi al mínimo, nos topamos con artistas que sienten la necesidad de transmitir, de realizar una pieza, pero a la vez, quieren que igual que se ha creado, desaparezca, ya sea sin dejar huella, ya sea documentada para futuras muestras, libros o memorias.

Una acción, una intervención que algunos privilegiados encuentren, que la vean en el momento adecuado en el tiempo exacto, pero como una rosa se marchitará, con tanta belleza o crudeza como un animal aplastado en una cuneta que en días no quedará más que el rastro de lo que fue.

2. Tanto como artista como comisario, me interesa la acción del tiempo y del espacio, el hueco que hay entre la instalación y el espectador. Ese silencio que se mueve entre el tiempo de la acción y el vacío de la huella que se llevó a cabo y de la que ya no queda más que el recuerdo.
Quizás esa fue mi obsesión en las piezas desarrolladas desde el 2000, con esa idea de huella, de trayecto efímero y anónimo que desaparecerá.

Como comisario, poco más de lo mismo, qué hay mejor que contar historias casi invisibles, pequeños encuentros no programados, que aparecen en el espacio público, que no sabes si es o no arte, si no sabes si llegaste en el momento idóneo a ver esa pieza, que desaparecerá.

3. El auge quizás sólo sea un reconocimiento a esos artistas, que hacen y deshacen casi sin dejar huella, que regalan lo que hacen, que no precisan de crear esa pieza para ser restaurada, analizada, destrozada de ese origen casi exquisito que fue el crear algo que se transformará en otra cosa, que no dejará más que el recuerdo, del “yo la vi”, “yo estuve allí”, “no pude tocarla”, porque se destruiría para siempre. Un siempre limitado, acotado por la temporalidad del material, del espacio elegido, por la falta de resistencia del material elegido, por la falta de consistencia de la idea elegida por el propio artista.

Antonio Villa-Toro. Artista plástico

1.  El arte efímero son ocurrencias con más o menos fortuna. Pero creo que el artista, y más si tiene algo que ofrecer, debe dejar un testigo duradero a los que vengan.

2.  No. Nada efímero para mí merece una consideración, y si es efímero tampoco la merece.

3.  Bastante efímero somos nosotros para encima regodearnos por la falta de datos y de compromiso y lo lagartonas que son algunas malas artistas.

Pablo Pérez- Mínguez, PPM. Fotógrafo, Premio Nacional de Fotografía 2006

1.  Quizá por haber coincidido en mis comienzos artísticos con la eclosión y desarrollo de este arte (tan conceptual), siempre estuve ligado a él.  Lo “efímero”, frente a lo “clásico y eterno”, posee los ingredientes suficientes para considerarlo como algo revulsivamente perverso e importante.  Además, por ser la fotografía la base documental de muchas de éstas “acciones artísticas” (events, performances, fluxus,hapennings, etc.) mi marcha “arte/vida” siempre discurrió paralelamente junto a toda esta generación cultural: Zaj, Paz Muro, Nacho Criado, Pedro Garhel, etc.

2.  Todo lo conceptual, y en particular el Land-Art, Body-Art, Action-Painting……¡y sobre todo el Hapenning!…siempre han estado muy presentes en todo mi recorrido fotográfico a lo largo y ancho de los últimos 40 años.

3.  Por el vaivén continuo dentro de la creación artística de todo aquello que en algún momento tuvo alguna importancia .Las nuevas generaciones que no lo vivieron en aquellos años (los 60 y 70), lo viven ahora como algo “nuevo”, y lo desarrollan por otros cauces, otras metas, y con otras motivaciones. “Lo virtual / lo urgente” vibra actualmente en el arte (y en la sociedad…) con verdadero ímpetu vital; y el espíritu “improvisador” e “instantáneo” se hace “ley”: Performers, Grafittis, Cyber-Art, etc.

Graciela Sacco. Artista plástica (http://www.gracielasacco.net)

1.  El arte para mí es bueno o es malo, con esto quiero decir que si es efímero o permanente es algo que no me preocupa.  Y creo que en general a los artistas contemporáneos no les preocupa eso, quiero decir que a la hora de materializar sus ideas priorizan el concepto. Generalmente un artista que tiene una producción efímera es un artista conceptual y por ende construye un lenguaje contemporáneo.

Linda de Sousa. Artista plástica, Miembro de Asociación Madrileña de Críticos de Arte, AMCA (http://www.lindadesousa.com)

1.  Es un arte de nuestro tiempo, fruto de una sociedad en la que todo se ha hecho relativo, ya no es tan importante dejar constancia de la existencia, como la existencia misma. Vivimos a tope, ya no se tiene tanto deseo de perpetuarse, de hecho cada vez tenemos menos hijos, todo esto lo tienen que reflejar los artistas de nuestra época.

2.  Todas las actividades artísticas desarrolladas actualmente por el ser humano me llaman la atención, pero es cierto que tengo especial preferencia por la performance, donde lo efímero se manifiesta con todo su esplendor, pues aunque se intente captar con vídeo la acción, esta pierde mucho de su complicidad con el espectador, que muchas veces incluso interactúa con el artista participando con este para dar realidad al mensaje que él quiere hacerles llegar, como si estuvieran escenificando un diálogo.

3.  Aunque los medios hablan poco del arte, si alguna vez lo hacen suele ser de acciones que se salen de lo normal,  como pueden ser las del arte efímero, y como todavía cuesta entender que el artista cree y destruya su propia obra, todo ello lleva a que se tenga mayor deseo de verla antes de que desaparezca, sobre todo si está bien publicitada.  Es otra forma de dejar constancia de la existencia de uno mismo, el poder decir yo estuve allí, lo he visto, lo he vivido.

 
 
 

Una respuesta a “¿Qué opinas sobre el arte efímero? 13 opiniones para iniciar el debate. Ahora es tu turno…”

  1. Es paradójico que, al mismo tiempo que se habla de arte efímero, se reclame la atención de los museos sobre este arte y se reclame que se convierta en arte duradero. Paradójico e, incluso, contradictorio. Si es efímero debe morir, no puede permanecer. Si no es un truco para llamar la atención.

Deja un comentario