Yinka Shonibare muestra su obra en el CAAM de Las Palmas de Gran Canaria

Desde el pasado 28 de octubre se expone la obra del reconocido artista Yinka Shonibare, MBE, en el Centro Atlántico de Arte Moderno de Las Palmas de Gran Canaria. Con el título “El Futuro del Pasado” reflexiona sobre los grandes problemas de la actualidad a través de referencias de la literatura y la historia del arte.

"Shonibare"

©  Yinka Shonibare, MBE.

La obra de Shonibare está cargada de símbolos visuales, desde los suntuosos estampados coloristas de los “tejidos africanos” que utiliza en la mayoría de sus creaciones hasta las elaboradas escenas con maniquíes descabezados, y ataviados con esas telas, que evocan temas de la historia, el arte, la literatura y referencias culturales y económicas que se proyectan en el presente y el futuro. A través de sus obras de medios tan diversos como la pintura, la escultura, la fotografía y la imagen en movimiento, el artista no sólo ha conseguido indagar en la compleja red de interacciones, ambigüedades y desigualdades económicas y raciales entre la identidad africana contemporánea y el colonialismo europeo, sino también cuestionar la autenticidad cultural y el exotismo a partir de dichas relaciones.

El comisario de la exposición, Octavio Zaya, es director de la revista Atlántica (publicada por el CAAM), comisario externo del MUSAC (León), escritor y editor residente en Nueva York desde 1978. Para esta muestra, Zaya ha seleccionado 29 obras, 6 collages, 16 fotografías, 5 instalaciones escultóricas, 1 maqueta y 1 audiovisual, creadas entre el 2001 y el 2011.

El punto de partida de esta selección es la serie fotográfica basada en el grabado de Francisco de Goya “El sueño de la razón produce monstruos” perteneciente a la serie “Los caprichos” del gran maestro español. En cada una de las 5 fotografías, los amenazantes animales goyescos revuelan sobre la figura durmiente, cuya etnia cambia en cada una de las fotos. Shonibare ha transformado la declaración de Goya en una pregunta en francés “Les sognes de la raison produisent-ils des monstres en Amerique? …en Afrique?”, tal vez para poner de relieve la cuestión de la colonización de las potencias ilustradas a estos territorios. En todo caso, los personajes de cada una de las 5 fotos llevan vestidos de estilo victoriano, realizados con supuestos tejidos africanos –de hecho son tejidos que fueron previamente importados de Indonesia por los holandeses–, que se han asociado tanto con el continente y apropiado por éste, que se asumen como materiales autóctonos de África.

Si el grabado de Goya anunciaba premonitoriamente el drama de la modernidad, Shonibare enfatiza la complejidad de la identidad cultural de nuestra época, como consecuencia de los monstruos producidos por la modernidad; en el afán de revisión que caracteriza a la postmodernidad. Por otra parte, el artista parece abogar por la opinión que Goya ya concebía en el prefacio de su serie “Los caprichos”: “La imaginación abandonada por la razón produce monstruos imposibles; unida a ella es, sin embargo, la madre de las artes y la fuente de sus maravillas”. Esos monstruos se cruzan con las maravillas del arte de Yinka Shonibare.

El eje de la selección gira en torno a una instalación escultórica y una serie fotográfica inspiradas en Willy Loman -el trágico personaje de la mítica “Muerte de un viajante” (1949) de Arthur Miller- en la que el reconocido dramaturgo norteamericano denuncia el carácter ilusorio del sueño americano. La instalación de “Crash Willy” (2009) escenifica el supuesto accidente voluntario del desgraciado vendedor. “Willy Loman. Ascendencia y caída” (2009), la serie de cuatro fotografías que continúa el tema de la pieza escultórica, hace referencia también a una serie de grabados sobre “El Infierno” de Dante realizados por Gustave Doré en 1861, lo que le sirve para situar a Loman en la re-creación fotográfica de los nueve círculos del infierno dantesco. Estas obras sugieren un paralelismo entre la exploración que Miller realiza sobre la avaricia y la condición humana del siglo XX con nuestra época, y se proyectan como su legado perverso y condenado.

Y en ese mismo espíritu habría que entender “The Big Three” (Los tres grandes) (2009), un grupo de tres esculturas decapitadas y angélicas. Aparentemente están pidiendo, con sus brazos extendidos, que representa a los directivos de las tres compañías importantes de automóviles americanos que fueron rescatados de la bancarrota durante la reciente recesión del 2008: Chrysler, General Motors y Ford.

Debatiéndose igualmente entre la ficción y la realidad, el “Dorian Gray” (2001) de Shonibare, una serie fotográfica que se refiere a la legendaria creación literaria de Oscar Wilde. Esta obra subraya de nuevo, y desde una formulación dual, que las cosas no son lo que aparentan. “El retrato Dorian Gray” (1891), única novela de Wilde, nos narra la historia de un joven atractivo que pierde su alma para mantenerse eternamente joven, mientras un retrato escondido capta y sufre los efectos de su edad y su creciente corrupción moral. La obra de Wilde se lleva al cine en 1945, y son precisamente los fotogramas de la película los que inspiran a Shonibare a realizar su adaptación fotográfica, subrayando el tema de la dualidad en su obra. Y otra dualidad, esta vez invertida, es evidente en la representación de Shonibare como Dorian Gray, quien en la obra de Wilde es un caballero de raza blanca del siglo XIX. Por otra parte, esta serie fotográfica, junto con “Diary of a Victorian Dandy” (1998) es la única que obvia los estampados africanos, además de ser los únicos ejemplos en los que el artista aparece como protagonista.

Un film reciente se muestra también en la exposición “Un Ballo in Maschera” (2004). La película toma su título de una ópera de Verdi, inspirada en el asesinato del rey Gustavo II de Suecia en un baile de máscaras en Estocolmo. Explora los temas de la frivolidad y el exceso de poder.

Finalmente, “Cannonball Heaven” (2011) -una nueva producción que se estrena con esta muestra y que escenifica lo que el artista entiende como la futilidad de la guerra-, completa esta selección que desde su conjunto trasciende el espacio y el tiempo para acercarse, con humor y colorido y a partir del pasado histórico, a la complejidad contemporánea de las cuestiones y las condiciones que nos depara nuestro futuro globalizante.
Fuente: CAAM

Título del evento: Yinka Shonibare, MBE. “El futuro del pasado”
Sede: Centro Atlántico de Arte Moderno
Ciudad: Las Palmas de Gran Canaria
País: España
Fecha: Del 28 de octubre al 8 de enero de 2012

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario