Carlos Urroz: “No hay que olvidar que el coleccionismo español existe y es de calidad”

De 1994 a 1998 Carlos Urroz fue director adjunto de ARCOmadrid, puesto que abandonó para dirigir la galería Helga de Alvear hasta 2005.   Allí trabajó con artistas como Thomas Demand, Elmgreen & Dragset, Alicia Framis, Thomas Ruff, Santiago Sierra, Frank Thiel, Eulália Valldosera o Jeff Wall, y con algunos de los principales museos e instituciones nacionales y extranjeros. Entre 2004 y 2005 fue miembro del comité asesor de la Fundación ICO y formó parte del consejo asesor de la Sociedad Estatal para la Acción Cultural Exterior (SEACEX).

En 2005 creó Urroz Proyectos, empresa especializada en comunicación cultural desde la que gestionó exposiciones de artistas internacionales como James Turrell, Francesca Woodman, Anish Kapoor, Matthew Ritchie o Jaume Plensa.

En el 2008 asumió el cargo de asesor de artes plásticas de la Comunidad de Madrid, organismo del que depende el Centro de Arte 2 de Mayo, la sala de Arte Joven Avenida de América, la sala de exposiciones Alcalá 31 y la Sala del depósito elevado Canal de Isabel II, entre otros proyectos.

Desde 2010 dirige ARCOmadrid, cuya 31ª edición de 2012 se celebrará entre el 15 y el 19 de febrero en Feria de Madrid (IFEMA).

Se vuelca usted hacia el coleccionismo exterior (invitando a unos 200 coleccionistas) y ha mejorado la oferta con sus propuestas, como la de “Artista destacado” que deben presentar las galerías. ¿Cree entonces que el coleccionismo exterior salvará a ARCO de las consecuencias de la crisis?

No creo que “salvar” sea la palabra, pero sí importante.  El coleccionismo internacional como el nacional, al que apoyamos y fomentamos, es fundamental para que la feria siga creciendo. Pero no hay que olvidar que el coleccionismo español existe y es de calidad. Actualmente, el mercado del arte en nuestro país sigue creciendo, tal y como demuestran los resultados y las cifras de las subastas. Es una buena época para adquirir obras de arte, porque además las circunstancias como las actuales suponen una ventaja para el coleccionista, que tiene más capacidad de negociación.

Ha introducido otra innovación, con After ARCO. ¿Ha querido emular las actividades lúdicas, culturales y de negocios que giran en torno a Basel Miami, en el exterior del Convention Center, que tan buenos resultados les ha dado?

El programa After ARCO nace con el propósito de llevar los contenidos de la Feria a la ciudad y, de esta manera, llegar a más gente. Es una forma para que ARCOmadrid se prolongue cada día, tras el cierre dela Feria. El programa va a ser muy interesante, con instalaciones en espacios públicos, vídeos, conciertos de música pop y electrónica, sesiones de DJ.

En cuanto a Miami, creo que es el momento de que las ferias se diferencien. No tiene sentido ir a Basel, Londres o Miami y encontrar las mismas propuestas. Los coleccionistas lo que quieren es encontrar cosas nuevas, ferias distintas porque todo el mundo viaja. Art Basel Miami es una feria muy social, pero ARCO es una feria más de encuentro donde los participantes pueden establecer un diálogo y, además, poder disfrutar de una destacada oferta de ocio, como After ARCO.

¿Tiene programadas actividades con los coleccionistas españoles, como visitas a sus colecciones?

Para ARCOmadrid es tan importante el fomento del coleccionismo internacional como el nacional. Por ello, en la programación del Foro Coleccionismo, el domingo 19 tendremos el panel “Más que coleccionar en España” en el que participarán coleccionistas españoles de diferentes puntos del país como Pilar Citoler, Fernando Mª Centenera Jaraba, Roser Figueras y Carlos Rosón. También los coleccionistas Elsa López y José Trujillo abrirán su centro, OTR. Espacio de Arte, a todos los miembros del programa VIP de la feria y les ofrecerán un desayuno. De alguna manera, los coleccionistas españoles siempre están presentes en ARCOmadrid.

En una entrevista para ARCO 2011, usted declara que el coleccionismo español existe y es bueno. Sin embargo, pareciera que se inclina mucho hacia el externo. ¿Podría abundar un poco más sobre este tema?

Sí, el coleccionismo español existe y es bueno. En lo que respecta a ARCOmadrid, incentivar y apoyar el coleccionismo español también es fundamental. En España hay una generación de coleccionistas que son “generación ARCO”, son gente que ha venido a la feria desde pequeños y que ahora tienen los medios para comprarse una, dos o media obra al año. Pero su papel es fundamental y queremos apoyarles. Además, este año hemos vuelto a poner en marcha el programa de asesoramiento First Collector, que apuesta por el coleccionismo incipiente que también dinamiza el mercado.

Por supuesto fomentamos el coleccionismo internacional, y su presencia es fundamental en la Feria, como también lo es el nacional.

¿Cree usted que el arte latinoamericano resulta más atractivo para los coleccionistas externos que para los españoles?

El arte latinoamericano es muy atractivo en general, tanto para España como para otros países. Sirva como dato que en documenta 13 habrá una  importante representación de artistas latinoamericanos. Centrándonos en nuestro país, es suficiente con ver la cantidad de artistas latinoamericanos que tienen exposiciones en galerías de arte españolas y forman parte de su nómina de artistas. Hay un vínculo muy fuerte, que también puede comprobarse en que, para muchas galerías latinoamericanas, ARCOmadrid ha sido y es su primera feria internacional, la que les abre al mercado. Vienen y repiten, y eso es señal de que les va bien en Madrid.

Ha realizado usted una muy buena apuesta para ARCOmadrid 2012 en las circunstancias presentes. ¿Cuál sería para usted el ARCOmadrid ideal, en circunstancias normales?

Creo que el ARCOmadrid ideal se parece bastante a lo que viviremos en febrero. Una feria de gran calidad, centrada en los artistas y en su carrera. Una feria con personalidad propia, distinta de otras ferias internacionales y, al mismo tiempo, una feria inteligente, donde se reflexiona sobre el arte y el mercado. Una feria poliédrica donde uno va a muchas cosas además de a ver arte: a charlas, mesas redondas, fiestas, proyecciones… Espero que sea una edición fantástica y eso, para mí, es el ideal. Por supuesto, seguiremos incluyendo novedades y eliminando todo aquello que no funcione.

En su carrera profesional, ¿es ARCOmadrid, hasta hoy, el desafío más importante que ha afrontado?

Cada nueva responsabilidad que se asume es un desafío, un nuevo reto que hay que afrontar. No me planteo si es el más importante o no, sino que intento dar lo mejor de mí y hacer un buen trabajo. Creo que eso es lo importante.

Si pudiera elegir, ¿qué le interesaría dirigir, una bienal internacional de arte emergente o ARCO?

En este momento mi proyecto es ARCOmadrid y es en lo que creo, donde tengo todas mis energías. Mi objetivo es consolidar a ARCOmadrid como una gran Feria y esa es la tarea a la que me estoy dedicando, no me interesa pensar en otras posibilidades.

 

Alma Ramas López

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario