El Museo de Arte Moderno de Ceret en Francia rinde homenaje al artista catalán Antoni Tàpies con la muestra “Antoni Tàpies. Imagen, cuerpo, pathos”

El Museo de Arte Moderno de Ceret (Francia) ha presentado esta mañana en rueda de prensa la muestra “Antoni Tàpies. Imagen, Cuerpo, Pathos”. La muestra, que se podrá ver hasta el 14 de octubre, rinde homenaje al artista catalán fallecido este año, íntimamente ligado a la colección y a la identidad del museo francés. “Antoni Tàpies. Imagen, Cuerpo, Pathos” presenta 43 pinturas y esculturas realizadas entre 1945 y 2008, obras que se articulan alrededor de la temática del cuerpo y de la materia, esencial para la comprensión de la carrera del artista; la muestra es también una retrospectiva de cincuenta extensos años de creación. Un autorretrato clásico realizado en 1945, terminada la guerra, abre la exposición, para finalizar con “Cap Vermell”, pintada en 2008, con un expresionismo exacerbado.

 

Antoni Tàpies, “Autorretrato” (1945). Cortesía del Museo de Arte Moderno de Ceret (Francia)

Entre estas dos obras se despliega el trabajo del artista a lo largo de cinco décadas: tablas y objetos compuestos de materiales inesperados, papel, textil, alambre, superficies grabadas, incisiones, manteniendo la huella del cuerpo bajo el tejido de sus ropas; cabezas y desnudos diseñados con los colores de un barniz color miel.

El cuerpo es el hilo conductor de la exposición. Lugar por excelencia para el reencuentro entre la materia y el espíritu, es además una fuente de inspiración universal e atemporal. El cuadro en sí mismo, en su materialidad, se parece a otro cuerpo, una especie de alter ego del artista, fetiche sobre el cual proyecta sus emociones e intenciones.

A través de los materiales escogidos por su humildad, su simbolismo y su poder de sugestión, se transpira la dimensión filosófica y espiritual del trabajo del artista, inspirado por el budismo y las filosofías orientales.

La exposición ha sido concebida y presentada entre noviembre de 2011 y mayo de 2012 en el Museo de Arte Contemporáneo de Siegen (Alemania) y en el Museo de Arte de Reykjavik (Islandia).

El homenaje a Antoni Tàpies permitirá igualmente ver la totalidad de las obras del artista pertenecientes a la colección del museo, como “Transformació n°6327”, una gran tela de cinco metros de largo realizada en homenaje al monje budista Hakuin del siglo XVII, pintor de la vida cotidiana, para quien la divinidad estaba presente en todas las cosas.

Antoni Tàpies, “Cap Vermell” (Cabeza Roja). Cortesía del Museo de Arte Moderno de Ceret (Francia).

Antoni Tàpies (1923-2012)

La primera obra de la colección es, en efecto, un díptico mural compuesto por 54 placas de lava de Auvernia esmaltada, y que conforman los dos paneles que adornan ambos lados de la entrada del museo. Ligado al espacio urbano, este encargo público de 1992 demuestra la voluntad del artista de no separar el arte y lo cotidiano, lo sublime y lo trivial.

Nacido en Barcelona en 1923 y fallecido el 6 de febrero de 2012, Antoni Tàpies fue defensor de la cultura catalana, afirmándose como uno de los grandes creadores del siglo XX.

Su juventud se desarrolla bajo los dolorosos acontecimientos de la Guerra Civil Española y el advenimiento del franquismo. Empieza copiando las obras de Van Gogh y Picasso durante un periodo de convalecencia, y comienza su carrera de pintor en 1945.

En oposición al arte oficial, a las atrocidades de la guerra y a la civilización occidental mercantil y acelerada, el artista se vuelca hacia las filosofías orientales, la música y las artes primitivas. Desarrolla un modo de expresión muy personal, utiliza materias primas, una gama de colores limitada y numerosos signos y símbolos.

La obra, con gran potencia evocadora y casi mágica similar a la de un talismán, es conocida como “un simple soporte de la meditación, un artífice que busca fijar la atención, estabilizar o excitar el espíritu”.

El pintor adquiere rápidamente un reconocimiento internacional y se le organizan exposiciones en los museos más grandes del mundo. Se le atribuyen las mayores cotizaciones en el mercado del arte y su notoriedad es equiparable a la de Miró, admirado maestro catalán.

Coleccionista y lector asiduo de la filosofía oriental, Antoni Tàpies es igualmente el autor de varios escritos donde expone su visión de las artes, percibidas como “los últimos reductos donde el hombre del presente puede encontrar la libertad de preguntarse sobre la sociedad, y de conmoverse”. En 1984, el artista crea en Barcelona la Fundació Antoni Tàpies, dedicada a la promoción y al conocimiento del arte contemporáneo.

Fuente: Museo de Arte Moderno de Ceret

Título de la exposición: “Antoni Tàpies. Imagen, Cuerpo, Pathos”
Lugar: Museo de Arte Moderno de Ceret
Ciudad: Ceret
País: Francia
Fechas: Hasta el 14 de octubre de 2012

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario