Ignacio Rodríguez, director del Centro Cultural Kavlin de Punta del Este (Uruguay): “Las iniciativas independientes que ha tenido este país surgen de la convicción de la gestión cultural como trabajo militante”

Por Alma Ramas López.

Punta del Este (Uruguay) cuenta con un lugar pensado exclusivamente para el servicio del arte y la cultura: el Centro Cultural Kavlin. Ubicado en un entorno privilegiado, rodeado por pinos característicos de un bosque marítimo configura una cita ineludible dentro del recorrido cultural del departamento. Simplemente al acercarnos llama la atención su arquitectura híbrida, exclusiva, que aporta espacios y funcionalidades óptimas para el desarrollo del arte contemporáneo y las artes visuales.

El interiorismo tampoco pasa por alto, y se conforma en una pieza artística en sí misma, con el diseño característico de Manuel Morales, director creativo de Yoo by Philippe Starck.

El objetivo general de “Kavlin” radica en configurar un espacio de promoción, difusión e investigación dentro del área del arte visual contemporáneo. No tiene fines de lucro, ofrece espacios libres y gratuitos tales como: Mediateca, Biblioteca, exposiciones, charlas, ponencias, etc.

Las exposiciones rotan en el intervalo aproximado de 30 días, abarcando siempre la temática que el centro se propone como leitmotiv.

La función curatorial es desarrollada por el Lic. Ignacio Rodríguez siempre en conjunto con los artistas expositores y su equipo.

No obstante ello, en pro del autogestionamiento que define al proyecto, existen actividades con costo que aseguran el funcionamiento del centro y sus activos.

Los “fondos de incentivo cultural” del MEC han seleccionado a Kavlin dentro del rubro artes visuales, apostando a la responsabilidad social empresarial de las empresas en general para con la cultura.

En base a lo anterior, “Kavlin” se organiza en dos grandes áreas: el área educativa y el área de difusión artística. La primera ofrece cursos, seminarios y “workshops” de diferentes disciplinas, relacionadas siempre con la cultura y el arte contemporáneo: Fotografía, Creatividad, Escritura Lúdica, Historia de la Fotografía, Edición de la Imagen Digital, Historia del Arte, entre otros. La difusión artística, por otro lado, presenta exposiciones, charlas abiertas, seminarios, galería de arte y visitas guiadas.

Kavlin también nos ofrece servicios acordes a la calidad del centro: Mediateca, Cafetería, Gift shop, Librería de arte.

La mediateca nos ofrece una colección amplia de textos correspondientes a las artes visuales así como una colección variada de DVD que incluye: Cine de autor, documentales, Video – Arte, musicales, música y cine en general.

La redacción de XTRart ha podido entrevistar al Lic. Ignacio Rodríguez, director del centro, para conocer más detalles del mismo.

El Centro Cultural Kavlin CCK abrió sus puertas en mayo del 2011. ¿Cuáles son los compromisos y objetivos del mismo?

Apunta a difundir el arte contemporáneo con un fuerte vínculo con las artes visuales y la fotografía. Se presenta como un referente regional con propuestas educativas artísticas y un espacio vinculante para artistas de la región.

¿Cómo surge la idea de la creación del Centro Cultural Kavlin?

Desde 2009 venimos organizando, junto a un grupo de gestores comprometidos, la bienal de fotografía y nuevos medios FICCIONES, aquí en Punta del Este. Este proyecto es un antecedente directo de Kavlin ya que por un lado a Tatiana Kavlin, participante en el equipo de gestión de FICCIONES y actualmente cofundadora del centro cultural, y por otro quien suscribe, Ignacio Rodríguez, curador de la bienal y actualmente director del centro cultural, se nos ocurrió abrir un espacio para la fotografía y las artes visuales.

Este espacio también contó con el objetivo de difundir el pasado fotográfico de la familia Kavlin, que pese haber sido los primeros con presencia comercial de la fotografía en América Latina eran poco conocidos en el medio. Se unió entonces la voluntad del reconocimiento a quienes aportaron al desarrollo de la fotografía en Sudamérica y la intención de difundir y desarrollar un espacio único para las artes visuales.

A este proyecto se le sumó el apoyo de profesionales de renombre como el arquitecto venezolano Manuel Morales quien dejó su sello en el diseño del espacio.

¿Qué acciones realiza el centro para potenciar la creación artística?

Kavlin, cuenta con una convocatoria abierta de carácter anual para exposiciones de artes visuales donde participan jurados internacionales. Así mismo realiza convenios e intercambios con museos e instituciones artísticas. Actualmente se realiza un ciclo de charlas con artistas y curadores que acercan su visión a los visitantes. Periódicamente se interviene el espacio “Marcos Kavlin” de arte urbano de la mano de distinguidos artistas;  este espacio participa de la convocatoria abierta así como por invitación directa.   También se desarrolla un ciclo de música de carácter mensual.

Curricularmente, Kavlin ofrece a la comunidad diferentes cursos y seminarios en el área de fotografía, diseño textil, historia del arte, música, entre otros.

En muy poco tiempo el centro ha alcanzado una apretada agenda de contenidos. ¿Hasta dónde se propone llegar?

La idea es poder avanzar en base a una gestión acompañada por la gente. El centro se autogestiona desde los servicios que ofrece, principalmente su área educativa, y ha sido muy difícil crear contenidos interesantes con un cinturón apretado. De igual forma creemos que no se trata de generar una cantidad innumerable de actividades sino de ajustar las actividades a nuestra capacidad de crear demanda. Proponer proyectos que seamos capaces de comunicar y promover con la seriedad que se merecen.

Nos interesa generar vínculos e intercambios que nos permitan actuar más allá de nuestra infraestructura.

Los proyectos e iniciativas que tienen en las diferentes áreas son magníficas. ¿Podría adelantarnos qué otras iniciativas emprenderán?

En el verano estaremos inaugurando un estudio fotográfico para el área educativa así como un jardín interior que permitirá un espacio abierto para espectáculos.

Tuvimos la suerte de recibir el apoyo de los Fondos Regionales para la Cultura del MEC. Este fondo nos permitirá mostrar una colección privada de fotografía internacional y además poder moverla por diferentes ciudades de nuestra región.

Una de las áreas más presentes es la educativa y de formación. ¿Podría hablarnos de ellas?

Nuestro país cuenta con carencias históricas en la educación artística. Se han venido haciendo algunos esfuerzos para fortalecer esta falencia (como los bachilleratos artísticos y proyectos de inserción artística en las escuelas). Kavlin propone servicios educativos no formales de excelencia. Se caracterizan por un plantel docente capacitado que tiene incidencia directa en el medio artístico y por la infraestructura específica que es única en la región.

Tenemos varios cursos de fotografía que abarcan diferentes niveles y enfoques así como un curso de teoría, estética e historia del arte.

Este año comenzamos con un programa en diseño de indumentaria y textil como también un taller de “stopmotion”.

Por otra parte mantenemos vínculos con la literatura y la música a través de cursos para niños y adultos. El próximo año lanzaremos cursos de diseño gráfico e ingeniería de sonido.

¿Cómo es el proceso habitual a la hora de programar sus actividades?

Tenemos una rutina de trabajo que propone un modelo de gestión basado en el trabajo en equipo. A la hora de programar intentamos prever todas las variables. Si bien lo ideal es planificar con una visión anual intentamos siempre dejar espacios para los imprevistos.

¿Qué condiciones debe cumplir un proyecto para ser presentado en su centro?

Debe cumplir con los requisitos formales que no varían de los que habitualmente se utilizan en el marco institucional. Principalmente debe adecuarse al perfil de trabajo de nuestra institución y a las posibilidades financieras de factibilizarlo.

¿Hacia qué tendencia cree que van las artes visuales actualmente?

En lo personal, creo que hay una fuerte apuesta a la espectacularización de la cultura. El concepto de los productos artísticos vinculados al “show” dejan en segundo plano a manifestaciones que precisan de un tiempo e interacción más profundo y reflexivo. Actualmente los espacios de contemplación de la imagen sufren una crisis mundial, cada vez se frecuentan menos, su vaciamiento se hace inminente. Algunos indicadores cuentan de que miramos 2500 imágenes por día, así que no es extraño que minimicemos su impacto y que así mismo dejemos este hecho fuera de rituales de consagración.  Por otra parte, creo que las instituciones tendremos que actualizarnos a los nuevos códigos de la cultura, cada vez más transversales a las disciplinas pero sin perder el valor crítico y reflexivo de la creación artística. Todo esto puede parecer un grito reaccionario de la cultura moderna, sin embargo hoy se hace cada vez más necesario frente a una cultura que confunde a la imagen con el impacto publicitario y pierde su capacidad de lenguaje.

¿Qué diferencias y similitudes encuentra entre la actividad cultural de su centro y otras de Uruguay?

Por suerte en Uruguay se han abierto bastantes espacios culturales en los últimos años. En Uruguay estas instituciones mayoritariamente le pertenecen al Estado y son gestionadas por este.

Kavlin Centro Cultural no tiene demasiados ejemplos similares en nuestro país porque nace y se gestiona independientemente. Hacemos un fuerte hincapié en la necesidad del fortalecimiento de la industria cultural y en la profesionalización de la cultura. En general las iniciativas independientes que ha tenido este país surgen de la convicción de la gestión cultural como trabajo militante.

¿Cómo se imagina el Kavlin dentro de 5 años?

Me imagino un espacio de referencia e interacción con el público en nuestra región, tanto el turismo así como los residentes. Un centro cultural completamente apropiado para la comunidad.

Al mismo tiempo espero que los vínculos ya sean lo suficientemente firmes como para poder ser un centro de residencias artísticas internacionales y proyectos concebidos y desarrollados aquí mismo.

En 5 años podremos haber establecido un puente con las instituciones estatales y con otros centros de la región. Podremos haber generado una masa crítica capaz de desarrollar sus propios proyectos. Habremos ayudado a potenciales profesionales del área de la cultura y estaremos innovando en las formas y contenidos educativos. En 5 años estaremos aprendiendo algo.

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario