El Museo de Wiesbaden acoge la primera gran retrospectiva del pintor y ensayista español Antonio Saura en Alemania

El Museo de Bellas Artes de Berna y el Museo de Wiesbaden se han asociado con la Fundación Archives Antonio Saura de Ginebra para presentar la primera gran retrospectiva del pintor y ensayista español en Alemania. En esta gran retrospectiva los visitantes podrán contemplar cerca de 200 obras de todas las etapas de uno de los grandes artistas del siglo XX y de uno de los máximos exponentes de la pintura de su época.

Imagen cortesía Museo de Wiesbaden

Tras su paso por el Museo de Bellas Artes de Berna (Suiza), se presenta ahora en el Museo de Wiesbaden (Alemania). Con motivo de esta nueva exposición se presentan simultáneamente un importante catálogo, la traducción al alemán del libro “Antonio Saura por sí mismo” (en francés “Antonio Saura par lui-même”) que reúne el conjunto de los textos que Saura escribió sobre su obra, así como la obra “Die Mauer”, con obras de Saura y textos de Bert Pappenfuss.

Antonio Saura

Nacido en Huesca en 1930 y fallecido en Cuenca en 1998, Saura comenzó a pintar en 1947, durante una larga enfermedad. Sus primeros años de actividad artística se desarrollaron en Madrid; a partir de 1953, residió largas temporadas en París. Viajó por Europa y América, pero nunca dejó de estar en contacto con España. Antonio Saura inició su carrera pictórica dentro de la tendencia surrealista. Sus primeras obras (elaboradas en el lecho) son pequeñas y primorosas de ejecución; su producción se desarrollaba dentro de un mundo soñado y finamente colorista, de ejecución trabajada como una joya, con minuciosa pincelada y bien fundidos empastes de color. Esa primera etapa dio paso a otra mucho más libre pero siempre fantástica y surreal, de la cual pueden ser ejemplo obras como “El Cementerio de los Suicidas”. Lo abstracto aparece cada vez con más intensidad y las cosas se transforman en vagas formas o en ambivalencias bien acusadas, como en “Piedra, Luna, Cielo”.

Hacia 1950 desembocará, con el abandono de la figuración, en la creación de una pintura de mancha y de gesto en la que la representación desaparece. En 1957 fue uno de los fundadores del grupo El Paso, que ejerció una gran influencia en la pintura española de las décadas de 1950 y 1960. La actitud de Saura en este momento crea una evidente tensión y plantea una vigorosa transformación en el arte español del momento, y llega así el triunfo definitivo de lo informal en la pintura española. Pero pronto Saura va a volver a una desgarrada y dramática figuración, bien triturada y deformada, en la que aparecen gestos y manchas de monstruos y carátulas, con los que apunta hacia un mundo expresivo, no ajeno a la sátira histórica y social, como él mismo apoyará en sus escritos.

Fuente: Museo de Wiesbaden

Título de la exposición: “Antonio Saura. Retrospectiva”
Sede: Museo de Wiesbaden
Ciudad: Wiesbaden
País: Alemania
Fechas: Del 30 de noviembre de 2012 al 17 de marzo de 2013

 
 
 

Comentarios cerrados