Andrea Camarelli expone “Qué me importa lavar los platos si puedo pensar en Platón” en Barcelona

La galería Contrast  de Barcelona presenta la exposición “Qué me importa lavar los platos, si puedo pensar en Platón” de Andrea Camarelli, artista nacida en Argentina y nacionalizada mexicana. Desarrolla un proyecto motivado desde la disyuntiva que deben superar las mujeres que combinan la maternidad con el trabajo, en este caso la producción artística. Camarelli imprime en telas las huellas del pasado ideológico, dejando entrever el blanco, la luz del alba. La exposición permanecerá abierta hasta el 11 de mayo del 2013.

 

Andrea Camarelli XTRart abril 2013

 

Imagen cortesía de Andrea Camarelli.

Escribe la propia artista con motivo de al exposición:

“El proyecto está motivado desde la problemática que deben sortear las mujeres que trabajan (en este caso, el mío, en artes plásticas) a la hora de tener a su primer hijo, entendiendo el trabajo como una fuente de identidad personal, no atada a la identidad de madre y cuidadora del hogar. Un sujeto diferente al de dar, a la de “dadora natural”, sin capacidad de circunscribirse a sí misma. La difícil situación de cómo seguir produciendo arte ante la nueva perspectiva de la maternidad y, el arte de generar dinero para un espacio propio en donde una pueda trabajar.

¿Das clases y pagar a una niñera? Si el dinero es el mismo ¿no convendría criarlos nosotras mismas? Sí… ¿y nuestra producción? Desatada de la modernidad donde el individuo debía ser uno, decidí ser muchas. El rol de la mujer es cuestionado como natural en este proyecto y pasa a ser cultural y adquirido, desde ahí puede ser cambiado, alterado.

Qué importa lavar los platos si puedo pensar en Platón, empezó como un proyecto en donde se ganaba espacio mental para la creatividad, ganar tiempo ideático para pensar en la obra, y luego ganar espacio doméstico para la realización de la misma. Estar dentro de una casa luego de casi 20 años de intemperie (por mi condición de extranjera), de diáspora, de autoexilio, fue para mí asfixiante, desconocido, y cada minuto fue eternamente largo, grabado a fuego. El hijo: salirme de mi misma, pertenecer al otro, estar con él.

Metida en la cocina, tuve que producir obra solamente con los utensilios que había dentro de ella. Sin óleo, sin pinceles, sin lienzo, sin set de fotografía ni sala de edición de videos. En la cocina. Tomé tenedores y los calenté en la estufa y luego los imprimí en Servitoallas, eso dio origen a la serie “obra en 30 segundos”. Incluso salió una imagen muy mía, muy Patagónica lugar donde nací y crecí. Un recordar hacia delante como decía Bataille. Ahí pude ver que el hijo es una amorosa oportunidad de cambiar las cosas que nos gustaron en la niñez, no atrás, allá no se puede ir pero si aquí y ahora, con él. Convencida de que el arte no debe presentar la realidad sino mostrar lo que la realidad oculta, no vi problema de hablar desde cualquier espacio físico si el mental es que el que me libera, puedo físicamente lavar los platos y porque mi mente ya no esta allí. “En adelante, el valor del arte deberá buscarse más allá o más acá de su cotidiano uso, disfrute o eficacia”, dice Rubert de Ventós.

Campos quemados de Patagonia, sudarios, explosiones atómicas y tormentas, con pisa puré, mándalas de tijeras, semanas de presos, muchas veces traspasan el soporte con calor y dejan ver el blanco del fondo, una luz, lo que amanece. Y es un largo camino hacia el centro de uno mismo, es presentarse de nuevo, es haberse gustado. Dirigido a personas que hayan pasado por esta experiencia y pensando como poesía plástica para el resto “Qué me importa lavar las platos si puedo pensar en Platón” es una serie íntima que va hacia lo público, y que en el camino encuentra dudas que la actualizan”.


Fuente: Andrea Camarelli

 

Título de la exposición: Andrea Camarelli
Lugar: Galería Contrast
Ciudad: Barcelona
País: España
Fechas: Hasta el 11 de mayo de 2013

 
 
 

Comentarios cerrados