Una obra de nueva producción de Francesc Torres y Mercedes Álvarez, comisariada por Jordi Balló, representa a Cataluña en la Bienal de Venecia

  • La propuesta curatorial de este proyecto parte de una reflexión sobre el papel del arte en la situación de crisis sistémica en la que estamos inmersos: “25%” refleja el porcentaje de parados en Cataluña
  • El proyecto ha sido seleccionado por un jurado independiente presidido por Bartomeu Marí

gessami-web“25%”. Imagen cortesía de Institut Ramon Llul.

Ayer miércoles se inauguró el proyecto “25%”, una obra de nueva producción del artista visual Francesc Torres y la cineasta Mercedes Álvarez, comisariada por Jordi Balló, que representa a Cataluña en la 55 ª edición de la Bienal de Arte de Venecia. El proyecto, organizado por el IRL en el marco de los “Eventi Collaterali”, fue inaugurado en un acto presidido por el consejero de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Ferran Mascarell, y con las intervenciones del director del Instituto Ramon Llull, Vicenç Villatoro, el director de Promoción de Sectores Culturales del ICUB, Llucià Homs, el comisario de la exposición Jordi Balló, y el fotógrafo Francesc Torres.

El consejero de cultura, Ferran Mascarell, calificó la exposición de “valiente” y afirmó que “tiene sentido”. Para el consejero “un país con un paro superior al 25% es un país que tiene un agujero negro, y los agujeros negros son realidades poco comprendidas y que pueden llegar a tragarse el cosmos entero. Por lo tanto tenemos que saber qué es lo que tenemos por delante, una realidad extremadamente compleja “. Igualmente, se mostró convencido de que “esta será una de las exposiciones comentadas en esta Bienal de Arte de Venecia, y lo será porque apunta una gran profundidad de análisis y de sentido que no pasará desapercibida”. “El fenómeno que aquí se describe no es estrictamente catalán ni español, sino que tiene mucho de estructural y de modelo social de desarrollo a nivel global”, aseguró.

El director del Instituto Ramon Llull, Vicenç Villatoro, también se ha refirióa al tema que aborda el proyecto afirmando que “se puede reflexionar en torno al 25% de paro desde muchas perspectivas: la sociológica, la económica, la política … Pero desde el Institut Ramon Llull celebramos que este análisis se haya realizado desde la perspectiva cultural y en concreto desde el arte contemporáneo”.

Desde el Ayuntamiento de Barcelona, ​​Llucià Homs resaltó la importancia de estar en escenarios internacionales como este: “en estos momentos la internacionalización de la cultura es más necesaria que nunca, y el hecho de estar en la Bienal de Arte de Venecia es clave. Precisamente por ello, con esta exposición, la cultura catalana se posiciona en el debate central de nuestros tiempos·.

El comisario de proyecto, Jordi Balló, explicó que “la exposición es fiel a su idea original, no podemos dar por aceptables cosas que son inaceptables”. Y en este sentido aseguró que “no es cierto que la población desocupada es una población inactiva, tampoco podemos referirnos a la población de los que no tienen trabajo como una estadística sin rostros ni historias concretas”.

El fotógrafo Francesc Torres se refirió al proceso de concepción del proyecto: “nos aproximamos a esta compleja y sensible realidad del 25% desde una profunda honestidad y una gran complicidad por todas las partes”. Para Torres lo más destacado del proyecto ha sido la plena colaboración con los participantes, que se han convertido también en autores: “las ocho personas que documentamos, a través de fotografías y de vídeos, se convirtieron desde el primer momento en coautores de este proyecto, desde una gran proximidad e implicación. Por tanto se trata de una obra realmente coral”.

Los participantes

La selección de los ocho participantes se hizo en colaboración con diversos colectivos que luchan en diversos ámbitos para afrontar la crisis sistémica de Cataluña en relación al desempleo y la falta de perspectivas profesionales y laborales. Ellos y ellas son Gessamí Sánchez Ollé, de 33 años, bioquímica, miembro de la Federación de Jóvenes Investigadores Precarios; Noelia Asensi, 32 años, arquitecta con proyectos sobre arte efímero; Aura Jobito Gonzáles, ecuatoriana de 45 años, empleada doméstica y operaria de fábrica; Pedro González, 48 años, trabajador del metal; Cyntia Terrade, 22 años, sin experiencia laboral; Mamadou Kheraba Drame, senegalés de 43 años, desde hace 15 años en Barcelona y que trabaja en el reciclaje; Alejandro Roldán, 60 años, miembro de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca de L’Hospitalet; Joan Andreu Parra, 42 años, antes cajero en varias sucursales bancarias, ahora en busca de un empleo ético.

Las obras de la colección permanente del MACBA seleccionadas por estos ocho ciudadanos y que los acompañan en la exposición en Venecia son los artistas Hans Haacke (“Condensation Cube”); Federico Guzmán (“Emboscadura”); Carlos Pazos (“Aquella noche Volvo en mejorar con Bambi”), Jaume Xifra (“Morceau de arte”); Alan Sekula (“Shipwreck and Workers”); Esther Ferrer (“Cadira Zaj”); Jorge Oteiza (“Retrato de un gudari llamado Odiseo”) y Perejaume (“Compostatge de nou pintures, compostatge de sis pintures, compostatge d’una pintura amb marc i vidre”). Algunas obras estaban expuestas en las salas del museo, otras conservadas en cajas en el almacén.

Fuente: Institut Ramon Llull

Título de la exposición: “25%”
Sede: 55º Bienal de Venecia
Ciudad: Venecia
País: Italia
Fechas: Del 1 de junio al 24 de noviembre de 2013

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario