Jordi Colomer lleva la fundación de una ciudad ‘paradisíaca’ a la IV Bienal de Tesalónica

El artista catalán Jordi Colomer participa en la IV Bienal de Tesalónica (Grecia), la cual, bajo el título Old Intersections-Make it New, nos presenta un amplio programa de exposiciones, instalaciones, performances, conferencias, etc. En el evento participarán más de 50 artistas invitados de 25 países diferentes.

toeatImagen cortesía del artista.

Para la Bienal de Tesalónica Jordi Colomer exhibe en la exposición central Prohibido Cantar (No singing), una video-instalación que trata sobre la fundación de una ciudad paradisíaca.

El propio artista explica: “La fundación de una ciudad no es forzosamente un acto heroico. Para las ciudades antiguas, la arqueología tantea un orden cronológico, desempolva las pruebas del suceso, mientras la Historia y la leyenda proponen sus relatos.  Dice Jorge Luis Borges:  ‘A mí se me hace cuento que empezó Buenos Aires: la juzgo tan eterna como el agua y como el aire‘.Pero cada día, empiezan nuevas ciudades, construidas de agua, de hormigón, de sudor y de dinero. Algunas son -casi- pura idea.  En su programa electoral el presidente Kubitschek  prometió la creación de una moderna capital para Brasil y, en tres años, Brasilia se levantó entre las malezas del plano alto central, siguiendo fielmente los planes de Lucio Costa. A su vez los obreros que la pusieron en pie, venidos de todas las regiones del país, plantaron sus chamizos trémulos donde dormir y fundaron -sin saberlo- su propia ciudad. Hay ciudades de cristal que crecen en los despachos, y otras de lata y cartón que bailan al ritmo de sus propios habitantes. En una ocasión, a un grupo de forajidos a los que la policía les pisaba los talones se les estropeó el camión en pleno desierto. No podían seguir, ni ir hacia atrás. Fundaron entonces allí mismo una ciudad paradisíaca, la ciudad dorada, donde el mayor de los crímenes era no tener dinero. Esa ciudad se llama Mahagonny y Bertolt Brecht la imaginó al tiempo que Las Vegas brotaba con la forma de ciudad que hoy conocemos”.

En Prohibido cantar (No Singing) unos pocos personajes plantan un garito donde se ofrecen juegos de entretenimiento, trucos, amor y comida a bajo precio. La acción transcurre cerca de un camino polvoriento, en los mismos solares en los que hace un tiempo se proyectó una gran ciudad privada, con 32 casinos, llamada Gran Escala, que debía atraer a 25 millones de visitantes, pero que nunca vio la luz. Las imágenes que se presentan (en 7 pantallas) muestran cómo prospera la ciudad de Eurofarlete, bajo un sol inclemente y el cierzo soplando. Están compuestas de fragmentos de lo que allí sucedió durante dos días, y quizás ayuden a discernir una singular forma de organización por la supervivencia, donde todo está en venta, a precio de ganga y también a cualquier precio.

Jordi Colomer

Nacido en Barcelona en 1962, actualmente reside y trabaja entre su ciudad natal y París. Dotada de un marcado sentido escultórico, su obra abarca múltiples medios poniendo un énfasis especial en la fotografía, en el vídeo y en la puesta en escena de ambos dentro del espacio expositivo. A menudo, la creación de situaciones, propias de una suerte de “teatro expandido”, permite al espectador evaluar su relación con las representaciones y con su propio papel dentro de y frente a ellas.  La variedad de medios que convoca la obra de Jordi Colomer y la transversalidad de su criterio están sin duda ligadas a su fragmentaria formación como arquitecto, artista e historiador del arte.

Fuente: Jordi Colomer

Título de la exposición: Prohibido cantar/No singing
Lugar: IV Bienal de Tesalónica
Ciudad: Tesalónica
País: Grecia
Fechas: Del 18 de septiembre de 2013 al 31 de enero de 2014

 

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario