Gema Álava: “Como artista no me siento asfixiada, pero me preocupo por lo que escuchamos en el día a día”

GemaAlava_TwinGallery

Fotografía de Jon Zimmerman. Cortesía de Twin Gallery.

Mar Sierra Martínez

Hasta el próximo 27 de noviembre se puede visitar en la Twin Gallery (calle San Hermenegildo 28, Madrid) Dime la verdad 2008-2013 /Tell Me the Truth de Gema Álava. La muestra reflexiona sobre las estructuras actuales y como estas asfixian el talento, la cultura y la libertad de expresión de los individuos.

Dime la verdad 2008-2013 /Tell Me the Truth es la primea exposición individual en España de la artista madrileña, que vive en Nueva York desde hace diez años. El trabajo se compone de 9 fotografías en blanco y negro donde se observa la tensión que se produce entre un clavo y un hilo anclados al suelo. Se completa la muestra con una publicación en la que intelectuales y artistas reflexionan sobre la posibilidad de “verdad” en estos días.

Primera exposición en España, tu país, después de hacer más de quince individuales en el extranjero. ¿Cómo lo vives?

Con mucha ilusión. Exponer en tu país de modo individual siempre es especial, y en mi caso más, después de haberlo hecho en otros países.

¿Cómo se ve desde fuera el momento cultural y artístico que está viviendo España?

Yo llevo viviendo fuera de España quince años y mi contacto directo con la cultura de España ha sido por parte de artistas españoles como Javier Infantes o Roberto Coromina; con filósofos y comisarios como Pedro Medina o Francisco Jarauta, que fue el comisario de mi última exposición colectiva en Madrid, titulada El hilo de Ariadna, en La Casa del Lector; con los artistas y los comisarios de Sound In, de Estampa, durante los últimos tres años; con escritores y poetas como Alfonso Armada, que también dirige la revista Fronterad, y  por supuesto, con la Twin Galery.

Yo puedo hablar sobre lo que conozco y mi experiencia con todos ellos ha sido muy positiva y sinceramente creo que lo que están haciendo -todos y cada uno de ellos dentro de sus campos- es importantísimo para la cultura a nivel mundial.

¿Crees que público, critica e instituciones españolas valoramos a nuestros artistas?

Yo, artista, me siento muy feliz en España.

Estos días podemos disfrutar en Twin Gallery de Cuéntame la verdad 2008-2013 / Tell Me the Truth. ¿Qué vamos a encontrar?

Es una exposición de fotografía y un libro con ensayos de catorce profesionales de campos diferentes y nueve nacionalidades que responden a la pregunta: ¿Puedes hablar de la posibilidad o imposibilidad de decir verdades dentro de tu campo?

¿Cómo se te ocurrió la idea de esta tensión entre el clavo y el hilo?

Surgió a raíz de las tensiones que sufrían los alfileres de mis instalaciones tituladas Nets. Twin Gallery tiene una red, una net, instalada permanentemente en su espacio y ahí se pueden observan estas tensiones y ver directamente de dónde surgieron las fotografías de Tell me the truth.

Tension6_GemaAlava_TwinGallery

Tensión 6, de Gema Álava. Fotografía cortesía de Twin Gallery.

A tu juicio ¿cuáles son las tensiones e incertidumbres más significativas que definen este principio del siglo XXI?

Ésa es una pregunta que me interesaba mucho. No creo que exista una única persona que pueda responderla (intentar definir este siglo XXI es algo muy ambicioso, sobretodo porque solo llevamos un 10% vivido dentro de este siglo, y lo tenemos muy reciente en el 2013). Pero creo que es muy interesante que en el año 2013 se deje huella sobre lo que pensadores, científicos, humanistas, abogados, etc. piensan hoy en día sobre esta misma pregunta, y, sobretodo, cómo se interpretarán sus respuestas -por ejemplo- en el 2099. Creo que prestar atención al momento en el que vivimos es importante, sobre todo para la cultura del momento; lo que los artistas, filósofos, humanistas piensan, en su punto de ver las cosas. El contenido del libro que presentamos en Twin Gallery tiene esa intención, pensar sobre el momento en el que vivimos y el legado cultural, científico, o filosófico -por nombrar un par de campos- que vamos a dejar a las generaciones futuras.

También hay espacio para la reflexión sobre las estructuras de asfixian el talento, la cultura y la libertad de expresión.

Los textos del libro que acompaña a la exposición hablan de estructuras que asfixian el talento, la cultura y la libertad de expresión; algunas de las que mencionan los autores son: la saturación de información de las nuevas redes sociales y comunicación tecnológica, el neoliberalismo, las meta-narrativas, las “normas sociales”, los “peligros del postmodernismo”, o las estructuras que generan los movimientos de desobediencia civil, no solo en Turquía sino en muchos otros países. Estas son algunas de las cosas que se mencionan en los textos del libro.

Y cuando el artista se siente asfixiado por esto, ¿qué puede hacer para saltar estas barreras? En su caso concreto, ¿cuál es su motivación?

Yo, personalmente, como artista, no me siento asfixiada, pero me preocupo por todo lo que leemos en los periódicos, o por lo que escuchamos en el día a día, las historias personales de cada individuo. Creo que educarnos sobre estos temas es importante. Yo he aprendido mucho al trabajar directamente con esta joya de profesionales que han aceptado participar en este proyecto. Creo que es importante educarnos para no caer en generalizaciones o hablar sobre temas sin tener conocimiento de causa.

Lo que he aprendido en el proceso de elaboración de este proyecto es que cada individuo es un mundo, y que los profesionales que han escrito estos textos tienen años de preparación, y que yo nunca podría hablar sobre lo que ellos hablan tan bien como ellos lo hacen, y que es importante intentar no sentirse asfixiado por todas estas diferencias, por todos los retos a los que nos tenemos que enfrentar todos los días, grandes y pequeños, sino intentar mejorar, comprender todo aquello que nos resulta diferente y complicado, trabajar en equipo, ayudarnos y construir proyectos como Tell Me the Truth, que ha sido creado gracias a la generosidad de cientos de personas.

Si me hubiera sentido asfixiada jamás hubiera desarrollado este trabajo. Yo estaba convencida de que, de algún modo, este proyecto saldría adelante y, con esfuerzo, dedicación y mucha perseverancia, este proyecto ve hoy la luz. Esto ha salido a la luz gracias a cientos de personas que también querían que este proyecto viera la luz. Hay un mensaje muy positivo en este proyecto. Hay que construir, y este proyecto es un ejemplo de que se puede.

Hay que, como dice la revista Fronterad, responder a la pregunta: ¿Qué hacer? Todos podemos hacer algo, por pequeño que sea.

 

 

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario