Alejandro Aguilar Soria: “Todos hacemos poesías visuales porque la poesía visual es un arte que está al alcance de todos”

Alejandro Aguilar Soria en Conecta

Alejandro Aguilar Soria. Cortesía del artista.

Mª Dolores Barreda Pérez

Su discreción y modestia, su buen humor, proverbial entre los que lo conocen y aprecian, puede llevar a engaño a quienes no lo conocen, o no saben que se encuentran ante uno de los artistas más completos y relevantes del arte actual, en todo el concepto y la expresión que esa acepción tiene.

Sus obras pueden encontrarse en colecciones tan dispares como las clásicas de la Academia de Bellas Artes de San Fernando, la Biblioteca Nacional, en la Comunidad Económica Europea, en su sede de Bruselas, en el Museo Diógenes Taborda de Buenos Aires, en la  Colección del Credit Suisse, el Museo de Bellas Artes de Asturias o el Museo Taurino, y en las novedosas y vanguardistas salas del Museo del Grabado de Arte Contemporáneo de Marbella, la Colección de Poesía Experimental de la  Diputación de Badajoz, el Museo de Arte Contemporáneo de Castilla – La Mancha, en Interolerti, la Casa de la Poesía Olerte Etxea y la Fundación Volpe Stessen de Buenos Aires, sin mencionar los Ayuntamientos, Diputaciones, Cajas de Ahorro y Museos Provinciales de Dibujo y Arte Contemporáneo repartidos por toda la geografía nacional.

En Alejandro Aguilar Soria conviven con naturalidad múltiples formas de expresión, por un lado pintando, con un derroche de imaginación difícilmente calificable que le vale los apelativos de “genio”, “maestro”, “visionario” o “soñador”, por otro, haciendo bellísimas esculturas de increíbles formas y texturas, pero también a través de performances, acciones, instalaciones, y por supuesto, creando magia con mensajes visuales a los que ha incorporado su especial predilección por los criptogramas y símbolos, que tan propios y característicos son en toda su producción artística.

Su última exposición titulada Damas Nobles de poesía visual, acaba de encumbrarlo a lo más alto. El 90 % de las obras se ha vendido, y eso, en los tiempos que corren, no es que sea extraño, es que es un auténtico triunfo.

A punto de finalizar la exposición ¿cuál sería su primer balance?

Estoy muy contento por esta exposición, tanto por la aceptación que ha tenido la obra, como por cómo ha funcionado. Ha sido abrumador el número de familias que han pasado a verla, y sobre todo niños, que es a quienes más ha llamado la atención. Estoy encantado de que ésta haya sido una exposición intergeneracional porque eso es lo que siempre he pretendido, un lenguaje universal en el que todos entiendan los mensajes, de una forma lúdica y entretenida.

¿Por qué Damas y no Caballeros?

En primer lugar por mi admiración al sexo opuesto, la idea de jugar con el contrario me atrae mucho. Además el artista, el hombre, busca entender y analizar aquello que le es cercano y a la vez opuesto. Y luego hay una serie de añadidos como que estéticamente, las damas dan más juego, la documentación gráfica de partida es abundante, más vistosa y llamativa, y sobre todo porque es mucho más divertido intentar jugar con ideas y conceptos desde el lado opuesto.

Damas. Intelectual

Damas. Intelectual. Imagen cortesía de Alejandro Aguilar Soria.

¿Poseen alguna característica en especial que aúne y resuma esta muestra?

Sí, ser poliédricos. Todas las Damas son como un poliedro: tienen múltiples caras y facetas, múltiples lecturas, múltiples mensajes,… cada uno encuentra uno diferente en él. Quizás muchos logren ver un mismo significado, pero todos encierran una miscelánea de mensajes con los que me he divertido sobremanera.

Como pintor de éxito y escultor y artista multidisciplinar, ¿por qué hacer poesías visuales?

Creo que tocaba. Siempre he hecho poesías visuales, es algo que me apasiona y me divierte, y justo ahora se dieron todos los elementos necesarios para realizar esta exposición: por un lado me apetecía muchísimo, por otro, encontré una sala de exposiciones dedicada en exclusiva a las nuevas tecnologías, y eso en España es algo casi extraordinario, porque a pesar de que cada vez más los centros de arte prestan su espacio a este arte, no abundan las salas que exhiban de forma permanente estas obras. Fue una emoción increíble encontrar el espacio y ver que encajaba con mi idea de exhibición, que podía realizar el montaje ideal para exhibir mis Damas.

¿Desde cuándo realizas poesías visuales?

Creo que desde bien pequeño. La poesía visual es muy llamativa y siempre me han llamado la atención los criptogramas, criptografías, los símbolos,… porque poseen un lenguaje universal que todos pueden interpretar independientemente del idioma, del sexo, de la edad, de la cultura,… y extraer símbolos de otras culturas y civilizaciones e interpretarlos a mi modo y manera ya me apasionaba de niño, y de hecho, es una constante en toda mi obra.

Hablamos de poesías… en tu caso, ¿primero son literarias y luego visuales?

Sí, efectivamente mi mundo interior parte de un texto, pero lo considero aún demasiado íntimo como para mostrarlo de la forma que lo he hecho con las Damas. Y luego, con el tiempo, muchas veces la imagen ha dominado al texto, o lo ha complementado o enriquecido,… pero sí, los juegos literarios son también la base de la iconografía, y está claro que en mi lucha interna ha ganado la imagen.

¿Y la ciberpoesía, no en lo relativo a los medios digitales en su creación, sino la referida a la producción con recursos tecnológicos como el hipertexto, la animación o la realidad virtual, para cuándo?

Ya he hecho intervenciones en este campo y han sido bastante satisfactorias, y también en la poesía colaborativa, intergrupal e interactiva, y a través de instalaciones, intervenciones y numerosas actuaciones con las que he visto y experimentado cómo interactuar con los demás, cómo transformar el mensaje y cómo ven los espectadores esa forma de poesía a la que aún no están acostumbrados, pero a pesar de que todo lo que es novedoso me atrae, me gusta mucho más el trabajo en la soledad de mi taller, como acto íntimo en el que mi forma de expresión es casi casi, espiritual.

¿Es difícil hacer poesía visual?

Todos hacemos poesías visuales porque la poesía visual es un arte que está al alcance de todos. Cualquiera puede hacer poesía visual sin pretender ser un artista.

Entonces ¿todos somos artistas?

No es intrusismo, ni se trata de pretender ser lo que no se es. En la sociedad actual todos tendemos a catalogar, clasificar y denominarlo todo. Y estamos acostumbrados a identificar al artista con el pintor o con el escultor. Pero un artista no es sólo eso. Mi concepción del artista se asemeja a la visión renacentista en la que confluían grandes talentos que lo mismo escribían un tratado, que pintaban una catedral, que esculpían una imagen y que, en definitiva, transformaban la belleza y hacían de ella una forma de expresión. Si uno sólo pinta se convierte en un artesano, pero no es un artista en toda la acepción de la palabra y no tal y como hoy la usamos.

Me estás describiendo a Leonardo….

Por supuesto, Leonardo da Vinci ya realizaba poesías visuales, poesía fractal,… pero mucho antes de él, los hombres primitivos que pintaron Altamira hicieron poesías visuales y así hasta remontarnos al primer trazo humano del que podamos tener noticias; la naturaleza hace también poemas visuales de extraordinaria belleza… todo depende de quién los vea y cómo los interprete….

¿Por qué no está tan extendida la poesía visual?

Porque a pesar de que en la calle y en nuestra vida cotidiana estamos rodeados de poemas visuales, no reparamos en ellos como una auténtica muestra de “arte”, no los tomamos en consideración hasta que alguien los cataloga como arte y la crisis actual que atraviesa el arte moderno no ayuda en nada a variar esa catalogación. Volvemos a la pregunta anterior porque estamos acostumbrados a clasificar al artista en una única disciplina, y todo lo que se salga de ella ya no cuenta y como decíamos, el artista es algo mucho más amplio…

En vista del éxito de la poesía visual, ¿para cuándo la próxima muestra?

Material e inspiración no me faltan nunca. Pero además de algunos cuadros que tengo empezados y varias esculturas que están terminadas ya, estoy trabajando en una serie de poemas visuales sobre la vida del artista, en toda la amplia concepción de este término y tal y como yo lo contemplo, y sobre el deporte, y sobre la cotidianeidad de la vida…. pero me faltan horas en el día para abarcar todo lo que me gusta.

¿Y el nexo común de todo tu trabajo?

Por supuesto, el humor. Me divierte un montón transformar lo imposible y hacerlo de una forma divertida y jugando con todas las interpretaciones de las que sea capaz y que todo sea objeto de risa y despierte en quien lo vea una gran sonrisa.

Exposición Alejandro Aguilar Soria 1

Exposición de Alejandro Aguilar Soria. Cortesía del artista.

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario