XRArt Reportajes > JUSTMAD MIA 2012 > ARCH KONECTA

ARCH KONECTA

Teniendo en cuenta que el público del arte contemporáneo y el diseño comparte sensibilidades con el de la arquitectura, los jóvenes arquitectos tendrán ocasión de mostrar en forma de maquetas y prototipos propuestas de urbanismo y paisaje planteadas como soluciones innovadoras y socialmente sostenibles. Las propuestas que se mostrarán serán la ganadora y finalistas del 1er PREMIO DE ARQUITECTURA SOCIAL-FUNDACIÓN KONECTA, un proyecto que ha contado con el comisariado de Ariadna Cantis.

El concurso tiene como objetivo la definición conceptual y constructiva de un recinto asimilable a un contenedor, dotado de una función y destinado a un uso que el participante determinará y que el jurado tomará en consideración para su valoración. Se trata de un concurso de ideas de arquitectura, en el que se propone proyectar un contenedor, construible con elementos industriales, susceptible de cambiar de uso con facilidad.

Si bien un contenedor es la unidad modular básica a diseñar, se pueden agrupar diferentes unidades con un propósito específico que deberá justificarse. El fin al que debe ser destinado el contenedor deberá decidirlo el participante, valorándose su flexibilidad de uso y adaptabilidad con el menor coste y complejidad posible, en cualquier destino global, para atender demandas relacionadas con emergencias, ayuda humanitaria o cooperación para el desarrollo.

El proyecto tendrá que ser accesible y sostenible. Susceptible de ser construido con materiales, elementos y tecnologías económica y medioambientalmente responsables. El recinto-contenedor que se diseñe, a efectos de su posible transporte terrestre o marítimo, de uso flexible y adaptable con el menor coste (no superior a 6.000 €) y complejidad en cualquier destino, para atender demandas relacionadas con emergencias, ayuda humanitaria o cooperación para el desarrollo.

 

Ganador del 1er PREMIO DE ARQUITECTURA SOCIAL-FUNDACIÓN KONECTA
Proyecto: Zootropo
Realización: Julio Jiménez Corral

Zootropo es un contenedor autosuficiente formado por 4 módulos internos de 3m de ancho x 3 m longitud cuyo uso será en principio de alojamiento, pero que como se puede ver en desarrollo posterior, es susceptible de decenas de usos y capacidades según se multiplique, macle o mute modificando la posición de las piezas de montaje.

El diseño de la pieza sigue un sistema constructivo basado en un sistema sencillo de ensamblaje que permite construir, ya sea en el origen o en lugar de destino. La base será la madera por tratarse del material más localizable en cualquier punto del planeta , con ventajas claramente defendibles por sostenibilidad y reciclaje, y para el sistema de montaje, se bucea en la tradición japonesa de la carpintería de junta seca.

La idea es que el pensamiento se aplique en el diseño de las piezas que según su corte establecen una serie numerada de maclas SIN clavos. De esta manera, el carpintero acaba su labor ,y el trabajo mecánico de ensamblaje lo puede realizar cualquier persona sin formación puesto que no requiere de más herramientas que las propias manos. Dentro de los cientos de nudos que existen, se selecciona el Sogi-tsugi porque concibe todas las uniones basadas en la disposición y en el desplazamiento, a partir del mismo, se rediseñan y dimensionan todas las piezas.

© Julio del Corral

Además del premio, que está dotado con 10.000€, el jurado también ha dado 10 menciones a los siguientes proyectos:

Proyecto: 3037 kg
Realización: Juan Marco Marco y  Alessandro Pucci Avelina Prat

La arquitectura debe adaptarse …ajustarse, acomodarse, a las circunstancias, condiciones, incluso poder desempeñar funciones distintas de aquellas para las que fue construida. Los hechos no dejan de existir aunque se los ignore. La propuesta pretende, básicamente, dar cobijo, alojar provisionalmente distintos usos y comportamientos, incluso imprevistos. Arquitectura “desprogramada”.

Desde una prefabricación ligera, más eficaz y de menor consumo energético en su montaje, transporte e instalación, la pieza presenta su construcción, el sentido en su lenguaje, para adaptarse. Temporalidad. Se propone un sistema abierto de componentes industrializados, coherentes entre si, que pueda aceptar alteraciones en su montaje.

Todos los materiales y elementos industrializados, económicos y accesibles, utilizados en este sistema, excepto el poliuretano de los paneles SIP que configuran la envolvente térmica, son reciclables, incluso la mayoría pueden ser reciclados. El objetivo en las decisiones de diseño constructivo, además de asumir un mínimo presupuesto, ha sido minimizar las necesidades de calefacción y refrigeración, de manera pasiva. Arquitectura “desenchufada” de cualquier servicio de abastecimiento y saneamiento. Autosuficiente, apoyándose en accesorios de bajo consumo, recogida de aguas pluviales para su reutilización, ventilación natural, paneles solares o aerogeneradores, sistemas sencillos de control ambiental, etc.

Teniendo en cuanta la limitación de altura de un contenedor estándar de transporte marítimo, se decide no prefabricar todo el conjunto, proponiendo unos subsistemas premontados, muy ligeros y fáciles de manipular e instalar. Este esquema modular hibrido aporta más flexibilidad en la configuración final del sistema y una mayor altura libre al recinto. La envolvente térmica que define este recinto tiene la longitud máxima que permite un transporte terrestre no especial.

Variaciones / Sistemas de agrupación: De una manera muy sencilla (prescindiendo de algunos componentes del sistema) se pueden agrupar varias piezas configurando diversas variaciones de un mismo elemento. Esto nos permitirá dotar a esta arquitectura desprogramada de cualquier uso que se requiera. Alojamiento provisional o de emergencia, individual o colectivo, para afectados o cooperantes, asistencia médica, salas de reuniones para la cooperación, oficinas para la reconstrucción, almacenamiento, talleres, aulas, etc.

Ver el vídeo del proyecto: http://youtu.be/NDEGWrRhRdY

© Juan Marco Marco y Alessandro Pucci Avelina Prat

Proyecto: 9 pasos
Realización:  Ines Arsenia Rodriguez González

Dadas las bases del concursos en el que se plantea construir un refugio modular, transportable en un conteiner y con un coste inferior a 6000€. Plateamos un refugio autoconstruible, con materiales sostenibles, procedentes del reciclaje de otros o reutilización. Un refugio flexible, tanto en sus dimensiones como en su uso, ya que se puede adaptar a diversas circunstancias, no siendo necesariamente su único uso el de abrigo. Se prevé la instalación de un baño seco, reutilización de aguas pluviales, toma de chimenea para evacuación de humos (cocina) iluminación y célula fotovoltaica.

Se plantea una construcción sencilla, realizable por un mínimo de dos personas en poco tiempo, con piezas prefabricadas que van ensamblando por medio de uniones secas, siendo además reutilizables, y fácilmente transportables por cualquier vía allí donde fuera necesaria.

Ver el vídeo del proyecto: http://youtu.be/hfxbqBZiMFg

©Ines Arsenia Rodriguez González

Proyecto: A tool to make places
Realización:  Colectivo Todo para la Praxis, Massimiliano Casu, Laura González, Magdalini Grigoriadou y Diego Peris.

El colectivo se conforma por un equipo de carácter multidisciplinar con miembros procedentes de disciplinas varias como la arquitectura, el arte, el derecho, diseño y la antropología. Todo por la praxis se define como un Laboratorio de proyectos estéticos de resistencia cultural, un laboratorio que desarrolla herramientas para la intervención sobre el espacio público. Con el objetivo último de generar un catálogo de herramientas de acción directa y socialmente efectivas.

El “campo de batalla” se inscribe fundamentalmente en el espacio público desarrollando proyectos con carácter procesual y realizando acciones e intervenciones de carácter temporal. La metodología es múltiple pero se podría catalogar en cinco bloques acupuntura urbana, vacíos urbanos autogestionados o solares, equipamientos colectivos artefactos móviles y estrategias de visibilización.

En Todo por la praxis, entendemos que el trabajo ha de ser planteado mediante código abierto Planteamos una arquitectura de guerrilla que experimente en territorios no convencionales, que fomente las prácticas de subversión y agitación directa en busca de modelos alternativos, de una nueva gramática del territorio y la ciudad. Por ello planteamos la práctica de la disciplina a través de la autoconstrucción como una metodología que implica una responsabilidad directa en todas las fases del proyecto, y que fomenta la apropiación la participación y el empoderamiento de sus usuarios donde se promuevan los procesos de autogestión.

Todo por la praxis forma parte de una amplia red, arquitecturas colectivas, que es una red de personas y colectivos interesados en la construcción participativa del entorno urbano. La red proporciona un marco instrumental para la colaboración en diferentes tipos de proyectos e iniciativas. Esta red plantea una aproximación alternativa a la práctica arquitectónica convencional, introduciendo el trabajo en red, el establecimiento de un banco de conocimientos y recursos comunes, así como prácticas colaborativas tanto en la ideación y ejecución de proyectos.

Ver el vídeo del proyecto: http://youtu.be/EP4y20dr-xo

© Colectivo Todo para la Praxis

Proyecto: Air&Kraft
Realización: Victor Lledó Garcia, Juan José Pérez Moncho, Eva Lucas Segarra, David Ortega Esquembre y Karina Ponce Juanilla

Entendemos la cooperación colectiva de los individuos de una sociedad como un factor determinante en su futura evolución, siendo necesaria la interacción social de los usuarios para su desarrollo cultural como comunidad. Por ello el proyecto propuesto centra sus objetivos en fomentar esa relación entre los miembros de una comunidad, originando un lugar donde los individuos formen un colectivo propio y local, un espacio que promueva la cultura, la educación, y la interacción, además de albergar las posibles actividades de cooperación al desarrollo, atención sanitaria o ayuda humanitaria y que al mismo tiempo no pierda su carácter de almacenaje de los elementos enviados.

Se propone un contenedor en el que los materiales comunes en el transporte de mercancías (palets, cajas de cartón y membrana protectora) no se limiten a transportar la carga de un lugar a otro, sino que puedan resultar útiles una vez lleguen a su destino, otorgando al continente un doble utilidad, además de la de proteger al contenido.

Del mismo modo que una semilla se planta en la tierra para que florezca y dé sus frutos, el contenedor propuesto se asienta en el lugar una vez descargado, brotando por él mismo y creando un espacio cerrado que proteja a los futuros usuarios, los cuales pueden disponer de un refugio de manera casi inmediata y acceder a la carga enviada en su interior de una manera sencilla y directa. El contenedor que ha transportado la mercancía se convierte de esta manera en una semilla que promueve el desarrollo social y cultural futuro, cuyos frutos serán el progreso de la cultura local.

Ver vídeo del proyecto: http://youtu.be/UP6EB74SlTM

©Victor Lledó Garcia, Juan José Pérez Moncho, Eva Lucas Segarra, David Ortega Esquembre, Karina Ponce Juanilla

Proyecto: Contenedores Apropiados
Realización: Elisa de los Reyes García López y Mae Durant Vidal

La propuesta se desarrolla en el Parque Ecológico de Las Malvinas en la ciudad de Santo Domingo, República Dominicana. Nos situamos en una pequeña comunidad cercana a la ribera del Río Ozama. El Barrio en el que nos ubicamos carece de dotaciones comunitarias, un pequeño colegio abarrotado de alumnos, con doble turno de mañana y tarde, difícilmente ofrece sus humildes instalaciones para el resto de actividades de la comunidad. El Parque natural colindante es un terreno recuperado por la administración pero desconectado de la actividad de los vecinos, un territorio amplio, salvaje y desconocido que se presenta como un emplazamiento perfecto para una dotación que responda a las patentes necesidades básicas de la comunidad (suministro de agua, higiene, espacio para vecinos, talleres, etc), y que a su vez, acerque este maravilloso espacio a la comunidad.

Este proyecto se genera entre los participantes del Taller Inteligencia Colectiva Santo Domingo, a partir de la donación de un contenedor marítimo por parte de una de las participantes del taller, que tuvo lugar en el mes de julio de 2011, y que afianzó los lazos entre el equipo de Zoohaus y los agentes locales y vecinos/as de las Malvinas.

Se emplea material reutilizado, tanto en la adecuación del propio contenedor como en su cimentación recuperable, hecha a partir de bidones de plástico rellenos de escombros abundantes en el área (hormigón ciclópeo). Además de un gran espacio multiusos abierto al parque y al “play” (cancha de béisbol) hay dos baños secos y un almacén, donde se recoge el agua de lluvia de la cubierta y se distribuye a dos lavaderos exteriores, próximos a cada uno a uno de los baños. Para ampliar el espacio comunitario multiusos se realizan una serie de aperturas en tres de las fachadas del contenedor, las puertas-terraza, de fácil apertura y cierre a través de un polipasto móvil, y apoyadas también en bidones, en este caso con neumáticos amortiguadores encima, que sirven de asientos cuando las terrazas están cerradas.

Se aprende de los cuidadores del parque, sobre todo de los conocimientos técnicos de sus trabajadores, para realizar una gran estructura de bambú sobre el contenedor. La estructura en el lado norte es un voladizo que da sombra con esteras de bambú, sobre el contenedor sirve como cubierta ventilada y apoyo para la recogida de agua de lluvia y al lado sur se convierte en una pérgola vegetal. Se usa la tecnología de baño seco para no dañar el sustrato y se instaura como primer prototipo de tecnología apropiada para los vecinos, puesto que tanto la taza separadora como los depósitos de recogida se autoconstruyen con material plástico reutilizado. Las tecnologías utilizadas provienen de la investigación local previa, y han sido puestas en valor con una visión crítica y mejorados colectivamente en un equipo de trabajo horizontal, base de la metodología de trabajo del Proyecto Inteligencia Colectiva.

Ver vídeo del proyecto: http://www.youtube.com/watch?v=ou86gHsw1_k

© Elisa de los Reyes García López y Mae Durant Vidal

Proyecto: Inercia
Realización:  Fernando Alonso Tuero y Paula del Valle Agra.

Nuestra propuesta busca alcanzar lo esencial. Estructura, espacio, forma e imagen son lo mismo. Para ello, se utiliza un único material que dispuesto según una geometría plegada proporciona estabilidad gracias a su inercia. Debido a las múltiples posibilidades de uso y emplazamiento que se puedan presentar, se diseña una construcción modular con un montaje elemental. El único material empleado es la madera. Es el material más sostenible que existe, pues es el único con huella de carbono negativa. El pabellón se posa sobre el terreno pero su geometría plegada permite la ventilación de los tableros, secándolos de posibles humedades.

Unidad Habitacional Mínima: Está compuesta por 8 módulos, resultando una superficie útil de 20 m². Está pensada para cubrir las necesidades básicas de una unidad familiar en situaciones de emergencia causadas por catástrofes naturales, conflictos bélicos, políticos, etc. Se propone un posible modelo de agrupación comunitaria con una organización socio-espacial concéntrica, generando un espacio central de relación y encuentro social entre cada 10 unidades habitacionales.

Espacio Expositivo: Está compuesto por 47 módulos, resultando una superficie útil de 117 m². Está pensado como soporte de exposiciones de fotografía, pintura, video-arte, etc.
La geometría del pabellón permite realizar dos exposiciones simultáneas. Los cuadros de soporte se sitúan en las caras visibles de la pared que queda a la derecha en el sentido del recorrido, de forma que a la ida se verán unas obras y a la vuelta otras distintas.

Ver vídeo del proyecto: http://youtu.be/w6QupfgOVS0

© Fernando Alonso Tuero y Paula del Valle Agra.

Proyecto: L’unite Expandible
Realización: Eva Alcalde Diaz y Cristina Revilla Madrigal

Proponemos un proyecto para un uso que responde a un ciclo cerrado, completo y en continua evolución, enfocado a un PROGRAMA AGRÍCOLA en países en desarrollo que carecen del conocimiento y las técnicas necesarias para poder explotar sus recursos. Considerando que el proceso engloba el aprendizaje de técnicas, el cultivo y la venta de los productos producidos, la propuesta trata de dar respuesta a unas necesidades espaciales, topográficas y climáticas variables en función de la ubicación y las actividades asociadas, con un lenguaje sencillo y recurriendo a técnicas constructivas básicas ejecutables con recursos mínimos.

Planteamos seis unidades programáticas básicas, combinables entre sí en función de las necesidades y dimensionadas para que la agrupación de seis de ellas resulten el tamaño de un contenedor estándar de 12 x 3 x 2.6m de altura. El principio de todas las unidades se fundamenta en una estructura de madera con cubierta plana capaz de albergar agua de lluvia como sistema de control climático. De esta manera, la masa térmica situada en el exterior puede evitar exceso de calor en verano y de pérdida de calor en invierno. Asimismo actúa de regulador entre el día y la noche. Los cerramientos, resueltos con panelado de madera tanto al interior como al exterior, contienen entre sí un aislamiento térmico de lana de oveja capaz de dotar a las piezas del confort necesario.

Los paneles prefabricados en madera de 16 cm de espesor se unen en seco y son autoportantes. Para contener el aislante, se coloca por la cara interior un tablero OSB de 18 mm, que a su vez en este caso es el acabado interior, y por la cara exterior se añade un tablero permeable al vapor de 22 mm de manera que permite la evacuación hacia el exterior de la humedad (el tablero encolado actúa como barrera de vapor). Es en los acabados donde se muestran las diferencias entre las distintas unidades y los que caracterizan cada una de ellas con su programa específico dadas sus peculiaridades.

Por otra parte, el sistema es capaz de combinarse y adaptarse al terreno. Este modelo asociativo de módulos combinados pretende además facilitar y vincular actividades interiores y exteriores en un mismo entorno propiciando en lo posible la inmediatez entre las distintas fases del ciclo cerrado. Consideramos también la sostenibilidad del sistema como principio prioritario evitando el consumo de productos no renovables en la construcción del prototipo, atendiendo a que los materiales usados sean productos constructivos recuperables y por último, proponiendo un conjunto espacial capaz de ser versátil y reutilizable. Por ello la madera se convierte en el material principal ya que tanto su producción, uso, transporte y reciclaje responden a los criterios más exigentes de eficiencia y responsabilidad con el medio. Unidad de 6m2, prefabricado en taller con estructura de madera maciza y acabados con paneles de madera, diseñada para optimizar el espacio disponible máximo y a la vez dotar de la máxima flexibilidad funcional.

Ver vídeo del proyecto: http://youtu.be/EUuxRSUVFKQ

©Eva Alcalde Diaz y Cristina Revilla Madrigal

Proyecto: La Revolucion Rodante
Realización: Andrés Jaque Arquitectos y Oficina de Innovación Política.         

“La Revolución Rodante” es un proyecto que surje de la colaboración entre el estudio de arquitectura e Inovación Política, Andrés jaque , y la Fundación Amavida que trabaja en Calcuta.

62 millones de personas con discapacidad motora severa viven en países en vías de desarrollo. Sólo en India, más de 12 millones de personas no pueden caminar. Las barreras arquitectónicas son la principal fuente de discriminación de esta importante parte de la población que, ante realidades emergentes más llamativas, pocas veces reciben atención. La Fundación AmaVida mantiene un pequeño colegio en el que 62 niños de las barriadas de Calcuta tienen acceso a la escolarización. En el mismo lugar, 12 mujeres aprenden a usar máquinas de coser, una formación profesional que les permite ganar independencia económica, para ellas y para sus hijos.

Desde el 2011, estamos trabajando desinteresadamente con AmaVida ayudándoles a diseñar un pequeño nuevo edificio, en una parcela de 60m2. Nos damos cuenta de que este concurso es la oportunidad para hacer algo necesario: desarrollar un prototipo de ‘núcleo de comunicación vertical en rampa’, que producido industruialmente en serie y enviado a aquellos lugares en los que existen proyectos de cooperación en marcha podría, poco a poco, iniciar una pequeña revolución: dar acceso a programas formativos a la enorme minoría de personas con discapacidad motora severa.

Colocado entre varios edificios, un único elemento podría servir a un pequeño sector de la ciudad e, incluso, convertirse en un lugar de encuentro desde el que crear un tejido de afectos vecinales. Por eso pensamos que, aunque parezca raro, el prototipo podría contar con una pequeña cocina comunitaria, como las que AmaVida ha utilizado en Calcuta, e incluso un pequeño depósito para la recogida de agua de lluvia con la que, de manera colaborativa podría cultivarse un jardín de macetas colgadas. Como excusa para pasar tiempo en la rampa/cocina/jardín-de-macetas-colgadas. Alrededor de la rampa/cocina/jardín-de-macetas-colgadas construiremos con tecnologías sencillas, basadas en la tradición de celosías de ladrillo (en este caso pintadas de colores vivos), las dos plantas del colegio, el taller de formación profesional para mujeres y una terraza/comedor a cielo abierto.

Cómo inyectar cápsulas de accesibilidad que al mismo tiempo funcionan como lugar de encuentro, cocina y jardín

-Todo el sistema llega empaquetado en un contedor apto para el transporte en camión, barco y tren.
-El interior contiene el ensamblaje plegado de la rampa/cocina/jardín-de-macetas.
-Una vez asentadas sus bases, las patas telescópicas permiten elevar el conjunto.
-El sistema suspendido de cables encapsuladas en camisas de colores, se despliega por gravedad y queda colgado.
-Del mismo peine se suspenden anillos preparados para sujetar macetas que se beneficiarán del agua de la lluvia recogida en cubierta.
-Por medio de hileras de celosía de ladrillo pintadas, se construyen, alrededor de las rampas, los espacios necesarios.

Ver vídeo del proyecto:  http://youtu.be/w8JXAXFBn7s

© Andrés Jaque Arquitectos y Oficina de Innovación Política

Proyecto: Maleta de viaje
Realización: Alejandro Muiño y Mireia Luzárraga

Proponemos una vivienda mínima que por su diseño pueda adaptarse a diferentes regiones y culturas, flexible y que sea fácil y económica de construir y transportar. Si bien las dimensiones y características de un container de mercancías seguramente no son las mejores condiciones para una vivienda, más aún si esta debe adaptarse a situaciones diversas, sí son ideales en cambio como transporte debido a su estandarización y eficiencia de espacio. De esta manera la propuesta relee las condiciones del concurso y fija las dimensiones del container, 12m x 2,6m x 3m, como dimensiones sólo de transporte y no de vivienda.

A partir de aquí la propuesta se organiza a través de unos módulos que en relación a las dimensiones del container son diseñados y transportados al lugar de destino para una vez allí desplegarse formando la vivienda propiamente dicha. Este sistema permite que la vivienda sea mucho más flexible en función a las necesidades del futuro inquilino y permite ajustar al máximo el precio de fabricación y transporte ya que los módulos son siempre iguales, maximizando la capacidad del container.

Existen 6 módulos básicos que permiten formar una vivienda tipo (estar, comedor, baño, cocina, habitación simple y habitación doble). Según las necesidades del inquilino o las demandas de la situación donde serán enviadas, las viviendas pueden ser diseñadas añadiendo o quitando módulos. De la misma manera una vivienda ya enviada e instalada en el lugar de destino en un futuro puede verse modificada a través de la adición o substracción de algún módulo en particular.

Ver vídeo del proyecto: http://youtu.be/9-LNwpwIuoQ

©  Alejandro Muiño y Mireia Luzárraga

Proyecto: Su-bidon
Realización: María Iglesias Camón y Marta Piqueras Zaragoza

“El Capital”, de Marx, comienza así: “La riqueza de las sociedades capitalistas se presenta como una inmensa acumulación de mercancías”. Hoy, deberíamos añadir, que se caracteriza por una inmensa acumulación de basuras. La sociedad ya no sabe dónde acumular los desechos y esto genera un problema. Sólo se trata de imitar la naturaleza, dónde nada se desaprovecha. Esta idea es la que genera el refugio; un organismo autónomo y vivo.

¿Y por qué un refugio? Zygmunt Bauman, en su obra “Wasted Lives”, explica que la actual crisis de la modernidad se refleja de dos maneras: por un lado la contaminación y generación de residuos; y por otro, la emigración. Preguntándonos que tienen en común, observamos que tanto los movimientos migratorios, como la gestión de basura, se basan en buscar un lugar.
Y eso pretendemos, crear un espacio para quien carece de él. Ya sea por una catástrofe natural, política, un desahucio…

El módulo es totalmente autosuficiente, aprovechando las posibilidades que ofrece un bidón de agua. La partición del depósito, conservando el contenedor en la zona superior, permite emplear el agua en procesos energéticos. El sistema principal de generación consiste en dejarla caer, moviendo los ejes de un molino. Al transformar la energía mecánica en eléctrica se pierde hasta un 40%. Para evitarlo se disponen dos mecanismos, uno de funcionamiento mecánico directo y otro de funcionamiento indirecto eléctrico, controlados mediante dos palancas conectadas a diferentes ejes.

Ver vídeo del proyecto: http://youtu.be/nWiJ908-EJc


© María Iglesias Camón y Marta Piqueras Zaragoza