Generalmente, en los hogares comunes, el tema del espacio siempre es un problema, sobre todo cuando la familia crece y se tienen más niños en el hogar ¿La solución? Ubicarlos en espacios con camas especiales que ahorren todo el espacio posible.

Cómo funcionan las camas nido

De esta forma aparecen las camas nido que integran varias camas dentro de un mismo espacio, aprovechando así el resto del espacio de una habitación u otra estancia, ya que son ideales incluso para alojar invitados u otros huéspedes dentro del hogar.

La cama nido es una cama diseñada para apilarse debajo de otra cama, muchas veces un poco más grande, proporcionando así dos y hasta tres lugares para poder dormir, casi de la misma forma que las literas.

En la parte inferior se encuentran unos rodillos que ayudan a sacar y meter la cama cuantas veces sea necesario, haciéndola práctica y útil cuando hay varias personas y el espacio es reducido.

La principal ventaja de la cama nido, es que soluciona el problema del espacio ofreciendo una solución rápida, sobre todo cuando llega la noche y hay que organizar a todos en sus respectivos lugares para dormir, de manera que se puede contar así con un tipo de cama fácil de manejar y con sistemas de abertura cada día más simples y dinámicos.

Dentro de la misma categoría están las camas compactas, donde pueden apilarse hasta tres camas para que puedan entrar más cosas, incluyendo hasta unas escaleras para acceder a las áreas superiores.

En qué momento escoger una cama nido o una compacta

Para responder correctamente a esta pregunta es importante definir el uso que se le va a dar a la cama, sobre todo a la segunda, que sería la complementaria y que puede ser reemplazable o no, para otras funciones.

Si se quiere mantener la misma altura de la cama para que esté alineada con los demás muebles de la habitación, lo ideal es optar por una cama nido, ya que se puede seguir aprovechando el espacio, ya sea una cama o cajón. Es sin duda la mejor opción para ahorrar espacio en un cuarto muy pequeño. 

Cama nido

Ahora, si el dormitorio tiene un tamaño mediano o grande, lo normal es adquirir una cama compacta que aprovecha la altura para introducir más camas y así optimizar el espacio del lugar.

En cuanto al tipo de colchón a utilizar, éste no debe tener muchos requisitos más que evitar comprar colchones de látex si se usa un tablero tapizado, o no usar un colchón de muelles en caso de poner un somier de láminas.

En el momento de escoger una cama nido, es importante definir las necesidades que tenemos en cuanto a espacio y diseño para seleccionar el modelo ideal con los colores adecuados.

Para empezar podemos encontrar la cama nido con canapé, que fue la pionera en este tipo de camas, ya que son iguales a las camas nido pero con un arcón, lo que permite tapizar la misma en cualquier color que se desee con cualquier tipo de tela.

Los modelos más conocidos son los que traen un arcón en la parte superior y una cama nido en la parte inferior, pero también están las camas con dos cajones y un nido de arrastre, y otro modelo que tiene un arcón y hasta tres cajones por debajo. Junto a este tipo de camas nido, están otras categorías como las que resumimos a continuación.

Cama nido de una plaza

Son camas que tienen uno o dos cajones en su parte inferior, ideales para guardar todas las cosas y cuando se desea solo tener una cama en la habitación.

Cama nido de dos plazas

Son camas más juveniles o incluso para adultos, en la que se puede alternar la parte inferior como un cajón o con un colchón para habilitarlo como una cama extra.

Finalmente, hay otros tipos más novedosos de cama nido en forma de diversos diseños, con literas y hasta escritorios incorporados.

Hay que tener en cuenta que las camas nido, como las de https://www.confortline.es/, pueden contener además de una cama, solo cajones para guardar ropa u otros objetos, simplificando el espacio en armarios y otros muebles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.