Un buen abogado de divorcio express es fundamental para poder divorciarse de forma correcta. De hecho, en todo divorcio es necesario un abogado, pues sin abogado no se puede realizar el trámite. Incluso hay un tipo de divorcio, el contencioso, en el que hacen falta dos abogados, uno para cada uno de los cónyuges.

En la actualidad, están en auge los divorcios express como opción más elegida.  ¿Quién no tiene alguna persona en su entorno que se haya divorciado? Puede ser un amigo, un vecino o cualquier otra persona, pero siempre tendremos a alguien en nuestro alrededor divorciado o divorciada en el que reflejarnos, y comparar si queremos mantener nuestro matrimonio, o decidir finalizarlo. 

Para casos en los que se quiera tramitar el divorcio de forma rápida, o incluso urgente, la mejor idea es contar con los servicios de abogados de divorcios express.

Divorcios rápidos: cómo divorciarse casi en el mismo día

Un divorcio express, cuando más rápido, mejor. Igual que se suele decir que lo bueno si breve, dos veces bueno, eso también pasa con los procesos de separación. Son trámites que no son agradables y provocan una tensión y sufrimiento en ambos cónyuges, que por consideración hacia la persona con la que se ha pasado tanto tiempo, se debería reducir en todo lo posible.

Divorcios rápidos

Los divorcios rápidos no son peores que los habituales ni son negativos. Simplemente, se trata de una forma de divorcio que llevará menos tiempo. Todo proceso tiene su coste, y en cada matrimonio se deberá de valorar acorde a las prioridades de los esposos. En algunos casos, se valorarán por encima de todo los intereses económicos, y será tan importante, que no importará perder tiempo hasta conseguir el acuerdo que considera que es el adecuado. En otros casos, se valorará antes la comodidad y bienestar personal, de forma que un divorcio rápido sería lo más adecuado. 

Con el sistema de divorcios rápidos, en la actualidad se están consiguiendo tramitaciones de divorcios el mismo día o el siguiente a su solicitud. Se trata de un proceso novedoso, que hasta ahora no se conocía en España. Se va a empezar a desterrar el mito de que un divorcio es un trámite largo y tedioso. 

Divorciarse rápidamente, una realidad actual

Divorciarse rápido supone que ambas partes han podido llegar a un acuerdo de divorcio, pues la otra opción (sin acuerdo) requiere un juicio que se puede llegar a demorar al menos seis meses. Si una persona dice la frase “quiero divorciarme rápido” debe saber que sólo tendrá una opción: la del divorcio amistoso. 

Según aseguran desde el despacho de abogados divorcieitor.com, “Divorciarse rápido no es divorciarse a lo loco ni hacerlo sin cabeza. Al revés, puede ser una opción muy inteligente para poder comenzar cuanto antes con la nueva vida”. En este despacho facilitan a todos sus clientes la posibilidad de conseguir un divorcio rápido, casi en el mismo día que se haga la consulta. 

No cabe duda de que el divorcio rápido ha venido para quedarse, y que cada vez lo vamos a ver como algo habitual en el día a día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.