Se trata de uno de los elementos más utilizados en la actualidad, principalmente para decorar y habilitar zonas exteriores, que requieren de este tipo de diseños. En los últimos tiempos, se ha convertido en una de las mejores alternativas al césped natural, sabiendo que es mucho más práctico y no necesita tanto mantenimiento.

Hoy en día, cada vez se están utilizando más las zonas al aire libre para llevar a cabo diversas tareas. Desde trabajar, a actividades de ocio o simplemente, como lugar decorativo. En cualquiera de los casos, cada vez es más frecuente que se decante por el uso de césped artificial, teniendo en cuenta que su utilidad es mucho mayor, a la par que se consigue tener un espacio funcional, práctico y estético.

Si bien es cierto, hasta hace unos años, el césped natural era la única opción que se barajaba para “vestir” los espacios exteriores, actualmente, el césped artificial se ha convertido en la mejor alternativa para ello. Lo cierto es que son muchos los motivos por los que se está haciendo todo esto, entre otras cosas, porque el césped natural necesita de muchos más cuidados y mantenimiento, a lo que se suma que el precio es más caro, además, también es importante decir que suele estropearse con mayor facilidad.

Atendiendo a todas estas cosas, no es de extrañar que se vea cada vez más el césped artificial en muchas zonas exteriores, teniendo en cuenta que son muchas las empresas que se encargan de su instalación. En este sentido, aunque hoy en día existen diversos modelos y diseños, lo cierto es que, para conseguir el mayor césped artificial de calidad, las entidades especialistas en su instalación suelen apostar por la marca Evolution Grass, debido a que es una de las mejores del mercado.

¿Cuántos tipos de césped artificial existen en el mercado?

Para conocer bien todos los modelos que se pueden elegir de césped artificial, hay que decir que una de las cosas que hay que tener en cuenta para ello, sin duda, es la usabilidad del mismo y, sobre todo, en la zona que se vaya a instalar.

De esta forma, uno de los modelos más interesantes y utilizados es el que presenta un tamaño de entre 40 y 60 milímetros. Suele ser un tipo de césped muy suave, que recupera su forma original rápidamente, precisamente por ello, se suele instalar en zonas exteriores donde apenas hay tránsito de personas.

También se puede elegir el césped que presenta entre 30 y 38 milímetros, siendo este modelo más resistente que el anterior, a la par, que tiene mayor estética y son mucho más adaptables. En estos casos, lo habitual es utilizar este modelo en zonas donde el tránsito de personas es mayor, ya que se recuperan mucho más rápido.

Finalmente, hay que hablar del césped artificial que tiene un tamaño igual o inferior a 20 milímetros. Siendo el modelo que más resistencia presenta, gracias a su fabricación con fibras más cortas y ligeras. Debido a sus características, es habitual verlo en exteriores donde la afluencia de personas es constante.

Espacios más comunes para el césped artificial

Después de conocer los modelos de césped que existen, no es de extrañar que sean cada vez más utilizados en numerosos espacios. Si bien, hay zonas exteriores en las que es más común su instalación.

Así, es frecuente verlos en zonas deportivas, puesto que muchas modalidades requieren de este tipo de superficie para poder practicar el deporte adecuadamente, con el añadido del importante ahorro que supone, tanto en instalación como en mantenimiento.

También en jardines es frecuente ver césped artificial, principalmente, en zonas de terrazas, con el fin de ofrecer a los usuarios un espacio mucho más estético, visual y agradable. Teniendo en cuenta que ofrece un toque natural, es común verlo cada vez más también en zonas interiores.

¿Cuáles son las ventajas del césped artificial?

Aunque ya se han nombrado algunas, en el caso de apostar por el césped artificial, hay que decir que es una de las mejores opciones que se pueden elegir, debido al ahorro que supone su instalación.

También es importante mencionar que es un tipo de césped que se adapta a prácticamente cualquier espacio, sabiendo además que es resistente y duradero. Por otro lado, hay que añadir que no es tan perjudicial para la salud como el césped natural, debido a que no acumula tanta suciedad ni bichos y como no, hace que los espacios sean más cómodos, estéticos y agradables, creando un ambiente muy acogedor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.