Una de las alternativas principales a los tradicionales calentadores en los hogares, especialmente en pequeñas viviendas y apartamentos de pocos miembros, son los termos eléctricos. Estos aparatos han evolucionado mucho los últimos años gracias a los nuevos avances tecnológicos y a la innovación en materiales, que han permitido obtener modelos de termos eléctricos realmente eficientes.

Aquellas personas que desean adquirir el mejor termo eléctrico del mercado, tienen a su disposición estos modelos unos de los más recomendados del mercado. Modelos de gran versatilidad, intuitivos y eficientes, perfectamente diseñados para soportar fuertes ritmos de trabajo y calentar el agua en un tiempo muy reducido. Para elegir y acertar con el modelo más recomendado para un hogar, es importante tener en cuenta una serie de detalles que ayudarán a acertar en la decisión de compra del mejor termo eléctrico.

Detalles a tener en cuenta para elegir el mejor termo eléctrico

La capacidad es el principal aspecto a valorar, además de la principal preocupación. En el mercado hay termos eléctricos desde apenas unos quince litros, a modelos de hasta trescientos litros. Para un pequeño aseo, los modelos más pequeños son suficientes; sin embargo para familias de varios miembros y con varios cuartos de baño, es recomendable elegir modelos de gran capacidad.

Relacionado con la capacidad, es interesante elegir el termo eléctrico más adecuado en base a los hábitos y rutinas diarias de aseo. Así por ejemplo, si en un familia de varias personas espacian las horas de ducha y de baño, es posible elegir un termo de pocos litros. Sin embargo, si todos se suelen duchar o bañar en una franja de tiempo de pocas horas, hay que optar por un modelo de gran capacidad que puedan suministrar agua caliente en cualquier momento y en pocos minutos.

termos eléctricos

Para conocer el gasto de agua caliente aproximado en una casa, y en base a ello elegir el modelo más apropiado de termo eléctrico, hay que tener en cuenta que de media, en una ducha se consume unos treinta litros de agua; para fregar los platos o ir al servicio se estima que son unos cinco litros de agua caliente por persona. Con esta información es posible calcular el termo eléctrico que más convenga.

Dependiendo de qué en parte del país se viva, la dureza del agua, y con ello la presencia de cal, es factor importante para elegir un termo adecuado. La cal daña con el tiempo este tipo de aparatos, especialmente su resistencia eléctrica, que debe ser sustituida cada cierto tiempo para que funcione correctamente. Es importante en base a donde se viva, elegir el modelo más apropiado, revisando su resistencia, si es sumergida, de cerámica “perfecta para aguas duras” o blindada “óptima para aguas blandas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.