La fachadas son como la piel, la ropa y la cara de las personas. Son lo primero que se ve al conocer uno nuevo. La misma da una primera impresión acerca de lo que podría haber dentro. La función de los edificios, los espacios internos y el tipo de personas que podría en él son algunas de las que cosas que te imaginas con solo ver la fachada.

En realidad, las fachadas de los edificios son el reflejo de lo que contienen, así que son lo último que se definen en el diseño arquitectónico. La textura, los materiales, el color son unos indicadores que muestran lo que contiene la construcción y prepara al visitante para lo que verá al entrar.

Los trabajos verticales en Mallorca se llevan a cabo de forma constante para que la fachada esté siempre en su máximo esplendor y sea atractiva para la vista. Esta piel del edificio debe estar impecable para que una persona sienta confianza plena e interés por atravesar el umbral, para descubrir lo que hay dentro. Si no, el efecto será exactamente el contrario y será difícil que alguien le dé una segunda oportunidad.

Es cierto que el contenido del edificio es completamente relevante porque ahí es donde se ejercen todas las funciones, pero la fachada es la primera impresión que se lleva una persona cuando visualiza un nuevo edificio. Este primer contacto a distancia predetermina la experiencia que va a tener alguien al entrar.

La innovación es la clave

Mallorca es un lugar en el que la condiciones climáticas son algo duras con las estructuras, por lo que las fachadas se ven afectadas de forma negativa. Esto arruina la imagen tan bella del exterior de los conjuntos de edificios en la zona, cuando es uno de los atractivos más destacables.

Cuidar la estética externa de los edificios es vital y es tan fácil como comenzar por pintar fachadas para mantenerla agradable. Es un trabajo muy económico en comparación a todo lo que implica el mantenimiento general del edificio. Además, el resultado se ve de inmediato porque rejuvenece la parte externa, lo que causa una impresión muy buena en los clientes.

Cuidar la estética de la fachada

Cambiar el color para innovar y destacar es otro de los motivos más frecuentes para pintar un edificio. Esta transformación es refrescante para los que habitan allí, aunque también es una excelente oportunidad para llamar la atención porque los diseños pudieran ser creativos. Esto es un paso extra fácil de llevar a cabo que prácticamente ningún negocio toma en cuenta.

Además, la pintura tiene como segunda función la de proteger la estructura y el interior del edificio. La que se utiliza se caracteriza porque no dejan que el agua se cuele dentro de la estructura, además de ser permeables para el vapor, de manera que siempre esté libre de humedad.

Mantener la salubridad de las fachadas

Todas requieren de un mantenimiento continuo para prevenir daños, sin importar el material del que estén hechas. Con el paso del tiempo, la estructura se va viendo afectada, así que es esencial asegurarse continuamente de que siga sólida y hacer los trabajos pertinentes cuando se vea comprometida.

La rehabilitacion de fachadas en Mallorca es un trabajo que está a la orden del día, lo que se ve inmediatamente cuando vas pasando por las calles de por ahí. Los edificios se ven conservados, con una estética muy bien cuidada, a la vez que no hay componentes dañados a simple vista. Esto es consecuencia directa del mantenimiento continuo.

Los trabajos más comunes son los que incluyen sustituir el estuco y pintar las paredes, pero también están las renovaciones que toman algo más tiempo y esfuerzo, como por ejemplo la inyección de concreto para reparar las grietas. Estos últimos servicios son un poco más costosos pero aumentan muchísimo la vida útil del edificio y la seguridad de los que están dentro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.