Desde el mismo momento en el que quieres conducir un vehículo, el mismo representa grandes gastos, debido a que primero tendrás que pensar en los permisos necesarios para conducir, y posteriormente, en la adquisición del vehículo, que casi siempre es caro. Sin embargo, una vez cumplido el propósito, y teniendo ya tu coche, tienes que estar al día con el mantenimiento del mismo, recuerda que con ello evitarás muchos disgustos y ahorrarás dinero.

Tipos de mantenimiento

La mayoría de los inconvenientes que sufren los vehículos son los ocasionados por los neumáticos. Por este motivo, Inoxform recomienda evitarlos con el mantenimiento adecuado, además de que pueden presentarse fallos en los sistemas de freno o motor. Los principales tipos de mantenimiento del vehículo son los siguientes:

Mantenimiento correctivo:

En este tipo de rutina se verifica todo los relacionado a sustituciones y reparaciones de diversos componentes del coche que no están funcionando o no lo hacen de forma adecuada.

Mantenimiento Preventivo:

Se refiere al control exhaustivo indicado en las instrucciones que proporciona el fabricante del vehículo, como por ejemplo, el tiempo indicado o el kilometraje en el que se deben sustituir componentes o partes, así como el momento en el que se debe hacer una revisión.

Mantenimiento predictivo:

En este mantenimiento, el conductor es el encargado de darse cuenta de que el coche no está funcionando de forma normal, esto significa que tendrá que dar uso a sus sentidos y solicitar una revisión para determinar qué reparación requiere, en este caso, si haces clic aquí conseguirás una buena asesoría al respecto.

Cuidado del neumático del vehículo

Los neumáticos son un factor muy importante

La parte que más deterioro sufren los vehículos son los neumáticos, por lo cual, se tienen que conservar y vigilar en todo momento. Del mismo modo, es importante tener en cuenta que con el mantenimiento adecuado de los neumáticos, te desplazarás con mucha más seguridad. Desde el momento en el que necesites cambiar los neumáticos es recomendable que tengas en cuenta los siguientes consejos:

  • Cumplir con las normas del fabricante, en relación al mantenimiento de la presión de las ruedas.
  • Se aconseja comprobar los niveles de aceite cada 15 días con la ayuda de un manómetro digital antes de coger el coche.
  • El mantenimiento de la rueda de repuesto.
  • Para evitar los desgastes irregulares, es necesario revisar diariamente la suspensión del vehículo.
  • Evitar roces y golpes con baches y obstáculos en las vías.
  • Revisar que no se escape el aire por las válvulas.
  • No usar neumáticos de especificaciones o marcas diferentes a las indicadas por el fabricante.
  • Evitar exagerar la velocidad reglamentaria del fabricante del vehículo, de los neumáticos o de la vía.

Beneficios de realizar mantenimientos preventivos

Cada tipo de vehículo tiene sus propias particularidades, y todo depende del modelo, así como de la marca del mismo. No obstante, para que el coche funcione a la perfección, se tendrá que revisar periódicamente el manual del fabricante, para saber más acerca de las recomendaciones y del posterior mantenimiento en talleres especiales para ello. Las ventajas de tener el mantenimiento al día son las siguientes:

Ahorrar Gasolina

Si tienes el aceite del vehículo en mal estado, puedes tener problemas con las bujías desgastadas o con la suspensión, todo esto ocasiona que el coche consuma mucho más combustible de lo normal, por ende, es necesario que se realice el mantenimiento adecuado para mejorar el funcionamiento del coche y optimizar el consumo de combustible.

Detectar inconvenientes a tiempo

Al conducir, hay que estar atento a los ruidos o vibraciones que puedan suscitarse, así como olores o humos extraños que esté produciendo el vehículo. Además de esto, es recomendable que diariamente revises que el tablero encienda las luces adecuadamente, ya que con su ayuda se podrán detectar problemas en el motor, aceite o llantas.

Cuidado del motor

Cuando el motor del coche tiene problemas graves, puede afectar a la hora de conducirlo, esto se debe a que los sistemas del coche interactúan entre sí, un ejemplo de ello es cuando son eléctricos y de suspensión, ya que los problemas suelen repercutir en un mayor consumo de combustible.

Tu seguridad es lo primero

Para que se sientas completamente seguro en cualquier momento, se recomienda revisar los componentes y sistemas que forman parte del coche, como la dirección, las bolsas de aire, los neumáticos, los frenos, etc. De esta manera, siempre te desplazarás con total seguridad.

Cuando se realizan los mantenimientos rutinarios del coche, se deben revisar y sustituir de considerarse necesario los siguientes componentes: filtro de aceite, filtro de aire, aceite para el motor, presión de los neumáticos, faros, amortiguadores, direccion hidraulica, anticongelante, batería, frenos, entre otros.

Finalmente, es recomendable visitar los mejores talleres de neumáticos de Madrid ya qe te ofrecerán servicios de la más alta calidad, como por ejemplo, Talleres Paula, Brooklyn Car Service, Taller Marvillauto, Talleres Doran, Ruauto, Servi Motor Pada, Manu Motors Sport, WM Motor Madrid, Talleres Monte Rally, Cozar Motor y muchos otros más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.