En tiempos de crisis continuadas hay que saber ahorrar en cualquier servicio que se contrata. La telefonía móvil se ha convertido en un imprescindible, un elemento fundamental para llevar una vida activa en sociedad. Es, por tanto, un gasto mensual sobre el que se debe y se pueden buscar fórmulas que permitan reducir su coste.

Aunque la mayoría de las compañías facilitan notablemente la contratación de alguna de sus tarifas y parece que no guardan trucos o secretos, no es así siempre. Recientes estudios y análisis demuestran que es posible encontrar diferencias de precios de hasta un 75% según la compañía con la que se contrate.

Las más baratas son las virtuales

Efectivamente, para encontrar la tarifa móvil más barata habrá que llevar a cabo una búsqueda en compañías que ofrezcan sus servicios desde internet. Destaca, en este sentido, la popular OMV del grupo MásMóvil Pepephone. Y es que, aunque las ofertas de las grandes compañías pueden resultar a priori muy llamativas, hay que estar muy atento a la letra pequeña, que es la que decidirá finalmente la tarifa a pagar cuando acabe la oferta.

Como norma general, las grandes compañías añaden algunos servicios que suenan muy bien, pero que, a la hora de la verdad, poca o ninguna utilidad se les terminará dando. Por ejemplo, el roaming gratuito o el chat gratis o 50 minutos más al mes, que no se suelen utilizar…

¿Qué son las OMV,s?

Las tarifas más económicas se localizan, por regla general y como ya se ha comentado, en las OMV,s; Operadores Móviles Virtuales, que nacieron en 2006 tras la liberalización del sector. Se trata de compañías que alcanzan acuerdos con alguno de los cuatro grandes operadores que tienen red propia y que actúan en territorio español.

Se contempla como una oportunidad excepcional para que pequeñas empresas puedan sumarse a un mercado tan especializado y productivo como las telecomunicaciones. El éxito de algunas de ellas despertó el interés de las grandes multinacionales que crearon sus propias OMV,s para trabajar con precios de bajo coste, compitiendo también en este entorno.

El aumento de la competencia no se ha hecho esperar. La aparición de precios populares de estas marcas secundarias ha creado un mercado low cost de gran interés para el consumidor.

En síntesis, estas compañías de telefonía móvil se diferencian de los operadores tradicionales en que no tienen ninguna concesión de espectro de frecuencia, es decir, no tienen una red propia y, por lo tanto, necesitan alquilarlas.

Las Operadoras Virtuales carecen de las infraestructuras necesarias para trabajar de forma independiente, no poseen ninguna frecuencia ni red que les pertenezca. Esto, al contrario de lo que pudiera suponerse, les permite ofrecer tarifas mucho más económicas, ya que no tienen por qué soportar el coste del mantenimiento de estas infraestructuras.

Así mismo, las OMV,s también tienen unos paquetes más flexibles, con una capacidad de elección en la contratación de elementos individuales más fácil. Para estas empresas, ofrecer cosas sueltas en lugar de packs completos es más rentable, lo cual incide aún más en la preparación de precios y tarifas mucho más asequibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.