Tanto el CBD (cannabidiol) como el THC (tetrahidrocannabinol) son los orgánicos compuestos químicos, llamados cannabinoides, que se encuentran en la plantas de marihuana (cannabis o cáñamo industrial). Hasta la fecha se han realizado múltiples investigaciones que analizaban los métodos de extracción, los efectos y las acciones biodinámicas que provocan al tomarlos en varias dosis, así como las diferencias que existen entre éstos. Lo que ya es confirmado es que el uso terapéutico de la planta de cannabis se basa principalmente en la actuación de dichos tetrahidrocannabinol y cannabidiol sobre el cuerpo humano.

Cannabidiol. ¿Qué deberías saber?

El CBD es el cannabinoide que desempeña uno de los papeles más ingentes en la planta de marihuana. Sus concentraciones varian dependiendo de la cepa y pueden ser semejantes a los niveles del THC, o bien completamente diferentes.

El cannabidiol influye positivamente en el sistema nervioso central y el sistema endocannabinoide en el cuerpo que pone al equilibrio otros sistemas fisiológicos del organismo. De hecho, el CBD es conocido como un compuesto con la mayor potencia  terapéutica para la salud y el bienestar, gracias a sus beneficiosas propiedades que tiene. Entre ellas, se diferencia un valor aliviante, anticonvulsivante, analgésico, antitumoral y antiinflamatorio, entre otros.

Los productos disponibles en el mercado que contienen una dosis del cannabidiol están asequibles en varias formas, tales como un aceite de marihuana de CBD, una crema antiinflamatoria de CBD, las cápsulas, los cristales y otros. Su uso es eficaz en tratamiento de distintas enfermedades y dolencias, tanto las pocas perjudiciales, como las más severas y agotadores. Merece la pena mencionar que no se han reportado ningunos adversos tras la aplicación del cannabidiol.

Tetrahidrocannabinol. ¿Qué deberías saber?

Tetrahidrocannabinol

El THC es probablemente el más “popular” compuesto proveniente de las plantas de cannabis. Es psicotrópico y psicoactivo: esto quiere decir que cambia la percepción y modifica el estado de ánimo. El tetrahidrocannabinol cuenta con diferentes propiedades terapéuticas:

  •   orexigénica (estimula el apetito)
  • analgésica
  • neuroprotectora
  • relajante muscular

Por lo cual, ayuda en cura de las afecciones como Parkinson (aminora la rigidez muscular) y alivia los dolores crónicos de varias causas. Puede servir también como un acompañamiento durante la quimioterapia. Lo importante es que un rango de dosis segura y efectiva (llamada “ventana terapéutica) no es tan amplia como en caso del cannabidiol, no obstante una aplicación cautelosa puede reducir un riesgo de los síntomas no deseados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.