Las pequeñas y medianas empresas configuran gran parte del tejido empresarial de nuestro país. Y, junto a ellas, se han desarrollado nuevas formas de creación de negocios, como las start-ups. Por eso, cada vez surgen más métodos de financiación y más diversos.

Existe la financiación bancaria, la forma más conocida y también más tradicional con la que pedir préstamos a corto y a largo plazo. Además, dentro de este tipo de financiación encontramos diferentes fórmulas como la línea de crédito, el leasing para la financiación de activo inmovilizado, o el renting que es similar, pero con costes más elevados. 

Por otro lado, y con la llegada de Internet, aparecen nuevas formas de conseguir financiación. Una de las más llevadas a cabo es el crowdfunding. Con este método, y a través de una plataforma, se unen proyectos e ideas junto con personas que están dispuestas a financiarlos. 

Otra opción interesante y que también proviene de la red es el crowdlending. Su funcionamiento es muy parecido al crowdfunding pero la diferencia radica en que el dinero no se dona, sino que se presta con unas condiciones establecidas por ambas partes.

Además de esto, las empresas también pueden recurrir a un Business Angel que, según la Asociación Española de Business Angels (AEBAN), está definido como un individuo que invierte su dinero y presta consejo en empresas que están en su fase inicial.

Además de estas formas de financiación, empresas y autónomos también pueden solicitar los consolidados descuentos de pagarés, un método fácil para conseguir liquidez de forma rápida. Además, ahora a través de un descuento de pagarés online, es mucho más sencillo tramitarlo ya que es una herramienta clave en la época en que vivimos. A día de hoy no salimos de casa sin el teléfono móvil y no entendemos la vida sin consultar Internet, por eso este descuento online es una manera rápida de conseguir el dinero necesario para que una empresa haga frente a sus problemas monetarios. 

Teniendo en cuenta todas estas opciones de financiación, cada vez son más las empresas que recurren a ellas en momentos como los que estamos viviendo. Algunas clínicas dentales, con dentista en Madrid, restaurantes, talleres o mercados, han visto como sus ideas de negocio se iban a pique con la crisis del coronavirus y por ello han tenido que recurrir a alguna de estas formas de financiación. 

Más allá de las consecuencias negativas originadas por la crisis del coronavirus, las nuevas oportunidades también han surgido para las alternativas de financiación. Existen problemas recientes que necesitan soluciones rápidas y es aquí donde entran en juego este tipo de opciones.

Los sectores necesitan liquidez y, con estas alternativas, la consiguen. Es cierto que en un primer momento la mayor parte de las empresas, durante este tiempo de pandemia, ha reducido sus costes al máximo, pero también es cierto que ha buscado nuevas formas de financiación a corto plazo para cortar la hemorragia de su economía, conseguir liquidez y encontrar de nuevo los anhelados ingresos. Es por esto que estos métodos han resultado muy favorables para pymes y autónomos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.