Con el fin de la época estival muchas veces nos olvidamos de nuestro cuidado personal. Más concretamente nuestro cuidado facial. Durante el verano, con la gran exposición solar nos alarmamos y ponemos gran parte de nuestro esfuerzo en cuidar la dermis. No hay día que no utilicemos crema solar, protector alto para la cara, aftersun después de una jornada de playa o piscina además de un hidratante antes de ir a dormir. Pero con la llegada del frío y la vuelta a la rutina dejamos de lado cuidarnos y proteger nuestra piel con el mismo empeño que en los meses de más calor.

Déjame decirte que debes seguir protegiéndote con el mismo ahínco, es más es un cuidado obligatorio si quieres cuidar tu salud durante el invierno. Puede resultar confuso saber qué tipo de cuidado o producto utilizar, ¿verdad? En esta página, puedes encontrar una gran variedad de productos que te ayudará a mantener tu piel hidratada y protegida y llevar un correcto cuidado facial en invierno evitando que tu salud se vea perjudicada. Porqué tu piel contínua sufriendo, sufre debido a factores externos como el fría y cambios fuertes de temperatura.

A continuación te vamos a ofrecer algunas pautas y consejos que deberían formar parte de tu rutina de cuidado facial en invierno.

Rutina para cuidar tu piel en invierno

Limpieza facial:

Empieza y acaba el día con una limpieza facial, lava tu cara con agua tibia. Uno de los primeros pasos que no debes obviar jamás. Es vital eliminar impurezas en la piel generadas a causa de la contaminación y sudor. Elimina también todo resto de maquillaje. Limpia toda la zona facial con agua micelar ya que además de ayudar en la limpieza hidratará tu piel.

Exfoliación:

Recomendamos una o dos veces por semana dedicar tiempo a tu piel y realizar una exfoliación a conciencia para eliminar todas aquellas células muertas acumuladas. Debes ser consciente que durante los meses de más frío, la piel se reseca con mucha más facilidad y por ello es necesario tener la piel libre de pieles muertas y ayudar, de esta manera a que tu piel respire con más facilidad. Además, tras la exfoliación nuestra piel estará 100% preparada y limpia de impurezas para absorber una buena crema hidratante.

Hidratación:

Llega finalmente una de las partes más importantes del proceso, hidratar la piel. Utiliza un crema hidratante por el día que además tenga protector solar y otra nutritiva por la noche para mantener tu piel siempre hidratada y ayudar a regeneración de nuestra piel.

Es importante que la crema hidratante de día contenga protector solar porque a pesar de que nuestra exposición solar no es la misma que en vacaciones de verano la radiación UVA y UVB continua presente.

Rutina para cuidar tu piel en invierno

Respecto a la crema de noche, que por cierto es la gran olvidada en invierno, es vital para ayudar a la regeneración de la piel ya que es por la noche cuando nuestra piel empieza su propio proceso de reparación y regeneración de forma natural.

Si además de todo lo explicado anteriormente te apetece usar mascarillas será un extra cuidado genial para aportar aún más nutrientes a nuestra piel.

Consejos a tener en cuenta en tu cuidado facial

Evita cambios bruscos de temperatura:

Es en invierno cuando debemos tener especial cuidado con los cambios de temperatura. Pasar del frío de la calle a una temperatura más elevada de lo que se debería en locales, oficinas, en casa… Este cambio tan brusco afecta directamente a nuestra piel aumentando la posibilidad de la aparición de arañas vasculares en la cara, sobre todo en las mejillas.

Por otro lado, ten cuidado en tus viajes en coche no direccionar la salida de aire caliente directamente a tu car ya que solo lograrás resecarla aún más.

Alimentación:

Recomendamos encarecidamente el consumo de frutas y verduras durante todo el año ya que una dieta rica en estos alimentos te mantendrán hidratada. El cuidado interior es igual de importante que el exterior así que pon atención a tu dieta, se reflejará en tu piel.

Bebe agua:

Sabemos que para muchas personas es muy complicado pero concienciarte y actúa. No salgas de casa sin una botella de agua. Beber agua de forma abundante te ayudará a mantenerte hidratada de forma constante y eliminar impurezas de forma natural. Esfuérzate en consumir 2 litros de agua al día, verás los beneficios en pocos días.

Como ves, el cuidado facial durante el invierno es my necesario, requiere tiempo y dedicación. Hay muchas cosas que están en tu mano para lograr un perfecto cuidado facial en invierno. Siguiendo estos consejos y pautas sobre tu cuidado facial, lograrás cuidar tu piel de forma correcta. No te olvides de ti misma este invierno, dedícate tiempo y luce una piel limpia y cuidada. ¿Lista para ser el cambio que necesita tu piel?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.