Barcelona es una ciudad que merece ser recorrida en pareja. Callejear por la Barceloneta, conocer las maravillas modernistas de Gaudí o deleitarse con un buen plato típico delante de la playa. En este artículo os vamos a proponer una guía rápida para sorprender a vuestra pareja como unos verdaderos locales.

Sin lugar a dudas, Barcelona es un destino único para conocer en Europa. Un punto ineludible en todo viaje de novios que quieren disfrutar de unos días para recordar.

¿Dónde alojarse en Barcelona para un fin de semana romántico?

La Ciudad Condal dispone de una oferta enorme de alojamiento. Ya sea hoteles, hostales o incluso pensiones. Aunque una opción adecuada por su privacidad y comodidad es buscar un piso vacacional en Barcelona que esté cerca de todos los sitios que se quieren visitar.

Lo más aconsejable es alquilar un apartamento en los distritos del Eixample o de Ciutat Vella. Son los barrios con más atracciones turísticas y que la pareja seguro querrá conocer.

Además de contar con recovecos poco conocidos, ideales para que la pareja vuelva a estar tranquila y disfrutando solo de ellos y de la ciudad a sus pies. 

¿Qué ver en el Eixample?

El Eixample es el distrito más céntrico, ya que se encuentra en medio de la urbe. Aquí, la pareja podrá pasear por la calle más comercial de la ciudad, el Passeig de Gràcia

Eixample

A su vez, conocer los símbolos arquitectónicos más importantes de la ciudad, como la Sagrada Família, la Casa Batlló, la Pedrera o la Casa de les Punxes.

Auténticos puntos de interés que cada año maravillan a millones de personas que visitan la capital catalana. Ahora bien, pese a sus calles anchas y a sus hordas de turistas con palo de selfie en mano, también hay rincones para recuperar el aliento y estar tranquilos.

Un ejemplo, es el Parc del Palau Robert, un edificio de finales del siglo XIX en el centro del Eixample. Aquí, los barceloneses aprovechan para relajarse y comer algo bajo la sombra de los árboles. Ideal para parejas que, cansados de visitar la ciudad, necesitan recobrar energías, un verdadero oasis de paz en medio del bullicio. 

¿Qué hacer en Ciutat Vella?

Otra opción es hospedarse en el distrito histórico, la Ciudad Vieja. Si la pareja busca un piso de alquiler en Barcelona que sea su campamento base para callejear, deben reservar uno en el Gòtic o en el Born.

Ambos barrios se encuentran divididos por la calle más famosa de la ciudad, La Rambla. Así que, el paseo desde la costa  en el Monumento a Colón hasta la Plaça Catalunya está asegurado. 

En ese paseo la pareja descubrirá cuán cosmopolita es la Ciudad Condal, ¿os proponemos un reto? Intentad contar todos los idiomas que escuchéis caminando por La Rambla. 

En el mismo distrito se encuentra un barrio muy característico de la ciudad, la Barceloneta. Un plan clásico para toda persona que viene a la ciudad es recorrer sus callejuelas que aún respiran a barrio de pescadores. 

Recomendamos comer una paella en cualquiera de los muchos restaurantes que se encuentran en las pequeñas calles interiores del barrio.

La Barceloneta acaba en la playa de su mismo nombre, aunque también os recomendamos que caminéis hacia el Hotel Vela. Antes, llegaréis a la Playa de Sant Sebastià, no tan llena de turistas como la anterior.

A lo largo de todo el camino entre playas, encontraréis casetas de venta de tickets para barcos. Una opción muy solicitada por los enamorados es un paseo en catamarán que recorre toda la costa de Barcelona.

¿Y qué más pueden conocer dos enamorados en Barcelona?

Si venís más tiempo que solo un fin de semana, la ciudad cuenta con cientos de lugares que visitar. Siguiendo por la playa, pero en dirección a Francia, podéis recorrer todo el paseo marítimo. Un recorrido tranquilo para poder observar los diferentes tipos de playas, más de barrio, más utilizadas por los barceloneses.

Es más, en playa del Llevant, al final de las playas de la ciudad, os encontraréis con una estampa que todos adoran: la playa para perros de Barcelona

Por último, si os gustan las imágenes con la ciudad de fondo, no podemos olvidar dos puntos clave de la ciudad: los búnkers del barrio El Carmel y el Park Güell.

Las baterías antiaéreas son un sitio espectacular para ver un atardecer en la ciudad, ese momento mágico de cambio entre el día y la noche, ideal para acabar una jornada intensa de caminatas.

Otro paseo muy codiciado por las parejas de novios es visitar El Park Güell, otra maravilla arquitectónica de Antoni Gaudí. Este parque está construido en una de las colinas al norte de la ciudad y tiene una panorámica preciosa de la ciudad. 

Además, de contar con los elementos decorativos y la terraza, seguramente, más fotografiada de Barcelona. ¡Animaos y tomaos una foto con la salamandra del parque!

Si vienen a Barcelona para pasar un fin de semana romántico, cualquiera de estas opciones son excelentes. Ya sea caminar por su barrio más emblemático, el Eixample, el centro histórico, sus playas o algunas de las colinas de la ciudad. 

Eso sí, como solo harán unas vacaciones exprés, para ahorrarse tiempo y dinero en traslados, os recomendamos que durmáis en un punto cerca de las atracciones que quieren visitar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.