Madrid es cada vez más cosmopolita, mientras conserva el aire castizo de su pasado en pleno siglo XXI. Cultura, gastronomía, deporte y ambiente nocturno son algunos de los adjetivos que mejor definen a la capital de España en la actualidad.

Hablamos de una ciudad bien comunicada entre sus diferentes puntos de interés turísticos, por lo que es posible visitar gran parte de los mismos en día a través de los autobuses del estilo de los de Londres que parten desde la Plaza de España o la Gran Vía y recorren los rincones con más historia de la urbe. En un viaje a Madrid algunas de las muchas paradas obligatorias tienen como destino el Templo de Debod, la Puerta del Sol, la Plaza Mayor, la Catedral de la Almudena, el Palacio Real de Madrid o la Puerta de Alcalá.

A nivel cultural la oferta es muy amplia. En el Museo del Prado es posible contemplar obras de artistas del prestigio de Velázquez, Goya, el Greco, el Bosco o Rubens. La Maja Desnuda de Goya o Las Tres Gracias de Rubens son algunas de las obras más reconocidas entre sus cuatro paredes. No obstante, no es el único museo de la capital ampliándose el abanico al Museo Thyssen-Bornemisza o al Museo Reina Sofía, donde está exhibido, entre otro, el cuadro Guernica de Pablo Picasso.

El Tour del Bernabéu supera el millón de visitante

Estadio Santiago Bernabeu

Aquí los aficionados al deporte gozan también de opciones. De hecho, el Tour del Bernabéu recibe al cabo del año una gran afluencia de público. Según datos recientes, supera el millón de visitas. Entre sus mayores atractivos están el poder pisar el césped del estadio, el vestuario de los jugadores del Real Madrid o la sala de trofeos, en donde posan los 13 trofeos de la Champions League del conjunto merengue. Una cifra que habla por sí sola de los logros del equipo madridista y de por qué es un aspirante con el que hay que contar siempre a la hora de apostar online en las cuotas de bet365 y de las principales casas de apuestas. De igual manera, es posible asistir a un partido de máximo nivel nacional o internacional en este campo o en el Wanda Metropolitano, donde actúa como local el Atlético de Madrid y que albergará la próxima final de la Champions.

Entre parada y parada obligatoria, se puede degustar la gastronomía madrileña. El bocadillo de calamares es un clásico de la Plaza Mayor, al igual que los callos a la madrileña o el cocido madrileño en barrios tales como Argüelles, Malasaña o en la zona de La Latina. Bien es cierto que más que platos típicos, los visitantes extranjeros de Madrid lo que más demandan son las tapas típicas de toda España, que uno puede saborear casi en cualquier punto de la ciudad con una caña sin miedo a equivocarse. Y es que hay tradiciones que no entienden de zona.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.