El bruxismo es un hábito involuntario que se basa en apretar los dientes e incluso en moverlos hacia los lados haciéndolos rechinar. Para evitar que esto origine un desgaste dental progresivo existen diferentes tratamientos dentales. Uno de ellos, y que puede ayudar a mejorarlo, es la ortodoncia invisible.

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo, aunque no resulta un problema grave de salud bucodental, puede traducirse en un desgaste importante de la dentadura generando que esta cada vez se vuelva más vulnerable.

Este tipo de hábito se puede diagnosticar a cualquier edad, aunque suele darse entre los 15 y los 25 años. Y suele producirse por las noches, entre las etapas 2 y 3 del sueño no REM. Aunque es cierto que situaciones de estrés y de tensión también pueden hacer que se rechinen los dientes. Por ejemplo, una persona que lleve un alto ritmo de trabajo, con muchas entregas, operaciones o con comunicación diaria con clientes, como es el caso de médicos, abogados, arquitectos, bomberos, pilotos, policías, personal de una agencia de marketing digital… pueden vivir momentos de estrés que den lugar al bruxismo. Al fin y al cabo, la vida laboral de una persona marca grandes situaciones de estrés o ansiedad.

Dentro de lo que se conoce por bruxismo, hay que hacer una serie de diferenciaciones que dan lugar a dos tipos. Por ejemplo, si se presionan los dientes sobre un punto concreto, hablamos de bruxismo céntrico. Esto afecta a los molares y está caracterizado por la tensión.

En cambio, si además de una fuerte oclusión también se da un movimiento oblicuo y fricción entre dientes, hablamos de bruxismo excéntrico. Esto suele producirse en dientes incisivos originando un desgaste del esmalte dental.

El bruxismo puede tener diferentes orígenes, pero aparte de el estrés o la ansiedad comentados con anterioridad también puede surgir por hábitos poco saludables como el consumo diario de cafeína, tabaco o alcohol. También puede ir asociado con dolores de cabeza, de oídos y cambios de humor. Además de sensibilidad en la dentadura, relacionada con los alimentos demasiado dulces o con problemas dados por el calor o el frío dental.

Cómo la ortodoncia invisible ayuda a mejorar el bruxismo 

La ortodoncia invisible, aunque pueda parecer extraño en un primer momento, es uno de los tratamientos que se plantea en una clínica de ortodoncia invisible para hacer frente al problema del bruxismo.

Este tipo de ortodoncia, basada en la colocación en la boca de férulas o alineadores transparentes transforman la sonrisa de los clientes a la vez que acaban con ciertos hábitos como es el caso del bruxismo. ¿Cómo se logra? La respuesta es sencilla, a través de invisalign, las piezas dentales se recolocan, mejoran la calidad de la mordida y desaparecen esos trastornos de maloclusión que han generado esa tensión mandibular.

Además, esta técnica es cómoda, transparente y extraíble, por lo que no interfiere en la vida cotidiana de los pacientes. A día de hoy millones y millones de personas de todo el mundo la han probado consiguiendo buenos resultados y solucionando muchos de sus problemas bucodentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.