La calathea es una planta tropical de bonito follaje y es bastante común en los jardines interiores. En algunos países se conoce como “planta pavo real” debido a la forma de sus hojas que se cierran de noche y abren al amanecer en una rutina diaria que realmente vale la pena admirar. Tanto si quieres comprar una (comprar planta calathea) o si ya la tienes en casa, es importante conocer sus cuidados.

Al ser una planta tropical, no es posible cultivarla en jardines exteriores porque resulta muy sensible al frío. Es necesario cultivarla en maceta y tenerla a resguardo en interiores, invernaderos o jardines miniatura que no estén completamente expuestos a las temperaturas bajas del invierno, puesto que su follaje no lo resistirá.

Índice

¿Dónde y cómo debo plantar mi calathea?

Teniendo en cuenta que se trata se trata de una planta de hoja perenne de origen tropical, debemos resguardarla de las bajas temperaturas. Esta planta además va a requerir cuidados especiales en lo referente a control de la humedad y calor excesivo. De hecho, esta plata no necesita ningún elemento en exceso.

Según las recomendaciones aportadas por be green espana, para sembrarla es necesario crear una maceta con suelo bien drenado y que además sea rico en humus. Si bien no es demasiado exigente, si es muy importante mantener bajo control las condiciones en cuanto a calor y humedad.

Calathea Ornata

A la planta calathea le encanta la luz y un poco de calor pero no soporta los rayos directos del sol. Entonces los invernaderos y el interior de las casas se vuelven un espacio ideal para ellas, sobre todo si tienes humidificador en casa. Dado que requieren luz, es bueno que la maceta se encuentre muy cerca de una ventana donde reciba los rayos de luz de manera indirecta.

Las temperaturas ideales de la planta calathea rondan entre los 18 y 26º C. Tanto el frío extremo con el sol y el calor excesivo van a causar el deterioro de sus hojas, pérdida de su maravilloso color y, al final, pueden producir la muerte de la planta. De modo que es importante controlar las condiciones de vida de la misma para asegurar que su belleza perdure y la planta permanezca saludable.

Agua y otros cuidados generales

Es importante proporcionarle agua suficiente durante el periodo de crecimiento. La maceta debe contener musgo y este siempre estar húmedo. Cuando el otoño comience, es necesario colaborar un poco con la nutrición de la planta y colocar fertilizante líquido cada 15 días, siempre diluido en el agua y en la medida correspondiente.

Su follaje debe ser limpiado con frecuencia ya que sus hojas son porosas y retienen mucho polvo. Quita el polvo semanalmente y, cada mes, con una esponja húmeda, limpia una por una las hojas de tu calathea.

Cada año tendrás que trasplantarla a una maceta un poco más grande. Esto se hace durante el primer mes del verano. No requiere poda y suele sufrir muy pocos ataques de parásitos o enfermedades si tiene el cuidado correcto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.