Bitcoin, una palabra que lleva diez años sonando cada vez con mayor intensidad. Pero… ¿Qué es y cómo funciona? Revisemos los principales conceptos relacionados con esta tecnología digital.

Breve historia

Como consecuencia de la crisis financiera de 2008, Satoshi Nakamoto creó el término Bitcoin, o moneda digital, proponiendo una solución a la crisis fuera de las fórmulas bancarias tradicionales.

¿Qué es el Bitcoin?

Basándose en el concepto de “criptomoneda” propuesto en 1998 por Wei Dai -sobre la idea del dinero no bancarizado, descentralizado, digital, bajo estricto control criptográfico, que podría utilizarse universalmente de forma alternativa a las divisas de cada país-, Nakamoto propone un término sencillo para representar todo un mundo nuevo de finanzas digitales. El Bitcoin es a la vez una moneda -no acuñada físicamente- y un sistema digital, pues pueden adquirirse bienes y realizarse diversas transacciones de intercambio, únicamente mediadas a través de su pago por internet. 

Las unidades de Bitcoin están divididas a su vez en 100.000.000 de subunidades discretas, cada una denominada como “Satoshis”. Al igual que las monedas tradicionales, los Bitcoins se acumulan y manejan desde monederos digitales, disponiendo de dos llaves encriptadas de seguridad.

  • Una llave pública, a través de la que accedes a un código de cuenta encriptado equivalente a una cuenta bancaria tradicional
  • Una llave de carácter estrictamente privado, que representa la contraseña para acceder a tus bienes en Bitcoins. Regístrate para obtener una cuenta gratuita y accede a este mundo financiero digital que te permitirá invertir e incrementar tus bienes.

¿Cómo funciona?

Los Bitcoins representan una ventaja financiera frente al sistema tradicional, pues puede operarse una cuenta de forma instantánea, en cualquier lugar y hora del día, desde una aplicación móvil instalada en ordenador o teléfono, siempre que se disponga de conexión a internet. Así mismo, son ventajosos porque se pueden cambiar por dinero local en casas de cambio prestigiosas, o a través de aplicaciones especializadas.

Actualmente se considera un sistema de inversión financiera libre, que no pertenece a ningún individuo, corporación o país, manteniéndose únicamente bajo el control abierto de sus propios usuarios. Este sigue una cadena secuencial de bloques, o “blockchain”, a manera de soporte encriptado que garantiza que las transacciones mediadas por Bitcoins no puedan duplicarse. Su uso se considera seguro, pues cada unidad de transacción solo se puede “gastar” una vez, ya que la transacción es públicamente registrada criptográficamente en un blockchain, garantizando su transparencia.

Si bien se pueden comprar con monedas convencionales, siendo una entidad puramente digital debe ser también creada mediante un procedimiento digital, denominado “minería”. Este término describe una suma de algoritmos extremadamente complejos llevados a cabo en ordenadores de alta capacidad de memoria, hardware y velocidad, capaces de resolver los cálculos complejos necesarios para la conformación encriptada de nuevos blockchains donde se registrarán y validarán datos referentes a las transacciones pactadas en ese lote. Los desarrolladores de blockchains reciben Bitcoins en pago, siendo regulado su monto por una función matemática denominada “halving”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.