Tanto en los casinos reales como los casinos online en vivo, los croupier son figuras elementales para que los juegos se lleven a cabo adecuadamente. Son muchas sus funciones, entre las que se encuentran gestionar y organizar los juegos.

Ser croupier puede parecer un trabajo sencillo, mecánico y rutinario. No obstante, la realidad es que esta profesión puede ser mucho más compleja y, para ser de los mejores en ella, se requiere de varias cualidades y habilidades. La realidad es que el crupier es el protagonista y una figura respetable en la industria de los casinos. Sigue leyendo y descubre cuáles son.

Las habilidades necesarias

Entre las principales habilidades que debe tener un buen croupier se pueden mencionar:

  • Saber varios idiomas y tener excelente presencia: los casinos generalmente forman parte del atractivo turístico de muchas ciudades, por lo que es necesario hablar con fluidez uno o más idiomas, además del suyo. Asimismo, tener una buena presencia, pulcra y sobria permite infundir confianza y simpatía en los jugadores.
  • Tener una mente ágil: en esto influye la capacidad analítica y la velocidad de pensamiento, aspectos muy valorados en este medio, ya que permiten pagar correctamente a los jugadores, cantar y darle dinamismo a cada partida del juego. Sacar cuentas veloz y correctamente es fundamental, ya que si un croupier paga de más a un jugador el casino perderá y si le paga de menos, se molestará.
  • Ser un excelente comunicador: con la capacidad de atraer y simpatizar con las personas para que se sientan bien y quieran mantenerse en la mesa de juego apostando. De esta forma, tanto el casino como el croupier obtienen mayores beneficios.
  • Contar con una buena condición física: el trabajo de croupier es exigente, tanto en lo mental como en lo físico. Por consiguiente, una buena condición física contribuye a soportar las presiones del juego, las horas de pie y los exigentes movimientos de las manos.
  • Capacidad para resolver conflictos: las probabilidades de que se presenten situaciones difíciles en las mesas de juego son altas. Se debe a que algunos jugadores pueden molestarse por una racha perdedora, otros porque su apuesta no es admitida y otros pueden actuar inapropiadamente por los efectos del alcohol. Cualquiera que sea la causa, el croupier debe gestionar este tipo de situaciones sin perder la calma y evitando que se perturbe al resto de los jugadores.

Croupier y dealer: ¿son lo  mismo?

Estos dos términos con frecuencia son empleados como sinónimos, porque son muchas sus similitudes, ya que ambos son los encargados gestionar el juego, pagar las apuestas y orientar a los jugadores.

La diferencia es sutil y se refiere al tipo de juego del que son encargados. Los dealers gestionan los juegos de cartas como el póker o el blackjack, mientras que el croupier por lo general gestiona los juegos de ruleta.

Croupier

¿Un croupier nace o se hace?

Indudablemente, para ser croupier se requiere de una capacitación formal. No es sencillo encontrar cursos especializados en esta área, pero merece la pena buscarlo porque es un campo laboral de amplio crecimiento en España y otras regiones del mundo.

Otros estudios que pueden mejorar las habilidades necesarias para esta profesión son:

  • Cursos de idiomas.
  • Cursos de protocolo.
  • Cursos de matemáticas y/o habilidades numéricas.
  • Cursos sobre actividades para juegos de mesa en casinos.

También es necesario obtener una acreditación para poder trabajar como croupier profesional.

Las ganancias de un croupier profesional

Un croupier tiene un papel de gran responsabilidad dentro del casino, ya que no solo se encarga de la gestión del juego, sino también del manejo del dinero y velar que se cumplan los reglamentos del casino en el que trabaja.

En base a esto, surge la interrogante de cuánto puede ganar un croupier de casino. En realidad, esto es algo que dependerá del casino del que se trate (sus dimensiones y renombre), las horas trabajadas, los años de experiencia y las propinas obtenidas.

Aunque no es sencillo dar con una cifra exacta, se estima que un croupier novato puede ganar alrededor de los 900 euros y los más experimentados cerca de los 2000 euros

La figura del croupier es la causante de que muchos fanáticos de los juegos de casino online prefieran aquellos que son en vivo, por la calidez humana que representa la interacción con un croupier real, en vez de uno virtual de un juego automatizado.

No cabe duda alguna de que las habilidades y encantos de un croupier pueden hacer más placenteros los juegos de mesa en los casinos, ya que de ellos depende, en gran medida, la calidad de la experiencia de juego. Una calidad que, de mantenerse en altos niveles, garantiza que el jugador quiera repetir la experiencia una y otra vez.

En definitiva, ser croupier es una profesión como cualquier otra que requiere de una buena preparación, un alto grado de profesionalismo y un gran sentido de la responsabilidad. Lo importante es capacitarse adecuadamente para ejercerla apropiadamente y poder disfrutarla en su totalidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.