El jardín es un espacio que no se aprovecha por completo, en especial durante las épocas de más frío. Pero puedes dar un giro a cómo utilizas esta parte de tu hogar si instalas algunos elementos que no pueden ir dentro de la vivienda, como una piscina. Lo mejor de esto es que no siempre se requiere de una inversión muy alta de dinero.

Una piscina climatizada es el elemento perfecto para terminar de darle a tu jardín el toque de diversión que le hace falta. Se puede convertir en el foco de atención de este espacio, y así le podrás dar una utilidad muy buena. Es una manera innovadora de decorar el jardín a la vez que te entretienes.

Esto es perfecto para los jardines medianos o grandes porque las piscinas prefabricadas de Piscinas Athena vienen en diferentes tamaños, de esta manera, podrás adquirir la tuya para un uso familiar o individual, o incluso, para organizar fiestas. Todo dependerá del espacio que tengas disponible, aunque será bueno dejar el espacio suficiente para caminar y disfrutar del resto del jardín.

El proceso es bastante sencillo porque la empresa se encarga de transportar la piscina a tu hogar, y así no tienes que preocuparte por este lado. Además, se ocupa de adaptar las instalaciones de tu casa para colocarla. Al ser la misma compañía fabricante, el proceso se hace muy rápido y sencillo.

Los pedidos que hagas los recibirás directamente en tu casa, en lugar tener que ir tú personalmente a verificar el envío. Los plazos de entrega son bastante cortos porque cada envío se hace de forma exclusiva y casi de inmediato. La agencia de envíos con la que trabajan se aseguran de que el producto llegue en perfectas condiciones.

Tipos de piscina

Las piscinas de madera son la mejor opción para ti si quieres tener algo personalizado. Las piscinas de este material son muy versátiles porque las puedes poner completamente encajadas en la tierra o dejarlas semienterradas. Se pueden colocar incluso en terrazas.

Probablemente, la mayor ventaja de estos modelos es que son muy fáciles de instalar y no requieren de permisos de ningún tipo. Esto hace que el proceso de encargo y de instalación sea extremadamente rápido, y en realidad, es una de las razones de que su coste sea tan económico, en relación a este aspecto.

Tipos de piscina

Por otro lado, hay piscinas desmontables que puedes escoger para cualquier espacio, según el que tengas disponible en tu jardín. Es posible adquirir desde piscinas para niños hasta piscinas bastante más grandes, en las que puede disfrutar la familia completa, al mismo tiempo.

Estos modelos son algo más baratos que los de madera, pero también permiten un servicio mucho menos personalizado y la estética no es tan buena. Igual son una excelente opción que al final cumple con las mismas funciones.

Los complementos para climatizar la piscina

Para que puedas utilizarla con regularidad y durante todo el año, necesitas tener algunas herramientas que cuiden del estado de la piscina. Lo primero a tener en cuenta, debe ser una bomba de calor que se encargue de climatizar la piscina y que se pueda utilizar incluso en la época de frío, aunque evidentemente esto no significa que vaya a funcionar en invierno.

Esta máquina es imprescindible en los lugares en los que hay épocas bastante frías en el caso de que quieras utilizar la piscina el mayor tiempo posible. Lo bueno de estas bombas es que la instalación es muy fácil y no requieren de casi mantenimiento. Además, actualmente, el tiempo de espera hasta que el agua está caliente es de apenas un par de horas y no consume así recursos.

En caso de que no quieras activar la bomba siempre, puedes utilizar una manta térmica cuando hace mucho sol. Está hecha de un material que aprovecha el calor de los rayos solares para aumentar la temperatura del agua. Es una solución bastante efectiva para climatizar la piscina sin gastar electricidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.