Muchas veces no se da la importancia que realmente merece al calendario de mantenimiento de una caldera doméstica, omitiendo por completo los riesgos asociados a operar calderas defectuosas, con averías importantes. Se trata de aparatos que funcionan con presión, por lo que un fallo de mantenimiento puede llegar a generar una explosión con consecuencias fatales.

Es por esta razón que el mantenimiento de calderas ha de ser una prioridad para todos los propietarios de este sistema, evitando que el colapso de los componentes a causa del desgaste termine generando fallos en su correcto funcionamiento. Algunos de los incidentes más comunes asociados a calderas defectuosas por falta de una revisión periódica son los siguientes:

  • Elevación incontrolable de la presión a causa de problemas en el manómetro. Esta situación podría provocar una explosión con daños importantes a la infraestructura del hogar.
  • Explosión por ignición en calderas que se alimentan de combustibles líquidos.
  • Escasez de agua por la acumulación de sarro en las tuberías y el resto de componentes, lo cual eleva la temperatura de forma incontrolable.
  • Partes internas de la caldera afectadas por la corrosión, debilitando las partes metálicas, generando un riesgo elevado de explosión.

Ventajas de planificar correctamente el cronograma de mantenimiento

Son muchas las razones por las cuales es indispensable aplicar un cronograma de mantenimiento anual a nuestra caldera, principalmente a nivel de seguridad y buen funcionamiento del sistema. Además, deberíamos evaluar otros detalles positivos relacionados con el mantenimiento regular de esta clase de dispositivos.

  • Incremento de la vida útil. El mantenimiento permite que se incremente el tiempo de vida de la caldera al reducir las tensiones que afectan al sistema y presionan su desgaste hasta el punto de generar problemas de funcionamiento que pueden terminar en averías importantes.
  • Se eleva la eficiencia del sistema. La caldera debe recibir afinamiento regular para que las partes involucradas en el sistema puedan funcionar de forma correcta una y otra vez. De lo contrario, el uso de la energía será ineficiente, por lo que notaremos un rendimiento reducido frente a un incremento en la factura energética.
  • Reducción de gastos a largo plazo. El cronograma de mantenimiento anual es más económico que la reparación de averías o la posible sustitución de todo el sistema a causa de un colapso irreparable. Para reducir gastos por reparaciones a largo plazo, el sistema debe ser sometido a revisiones integrales y periódicas en busca de posibles complicaciones.
  • Seguridad. Por supuesto, la ventaja más importante es la seguridad e integridad de la propiedad y de los miembros de la familia. Evitando la negligencia en el mantenimiento es posible reducir al mínimo las posibilidades de averías que deriven en accidentes potencialmente peligrosos.

La limpieza y mantenimiento anual es garantía de buen funcionamiento para todo el sistema. Aporta seguridad e incrementa la eficiencia energética, por lo cual no se debe dudar en colocarse en manos de un profesional que ofrezca la asistencia técnica necesaria, un servicio que tiene un precio bastante justo para la cantidad de beneficios entregados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.