La tecnología streaming ha cambiado la forma en que las personas consumen contenido a través de Internet. Las plataformas de contenido de streaming han conseguido sumar una gran cantidad de consumidores de entretenimiento online en vivo y accesible desde cualquier lugar del mundo sin necesidad de esperar por la descarga de pesados archivos.

Esto ha cambiado la forma de ver televisión y ha modificado las tendencias de consumo. Ahora, el usuario puede elegir lo que quiere ver y desde qué dispositivo hacerlo, siempre que cuente con un ordenador o dispositivo móvil con conexión a internet.

Gracias al aumento de la cobertura fibra óptica y el nivel de penetración del internet móvil, casi todas las personas pueden acceder a contenido multimedia en diferentes plataformas gratuitas y de pago.

¿Qué es el streaming?

Se trata de una tecnología que permite tener acceso a archivos de audio o video que se encuentran almacenados en un servidor gracias a la intermediación de un sitio web o aplicación móvil, sin necesidad de que éste contenido se encuentre descargado en nuestro dispositivo.

Se trata de una pieza clave para el funcionamiento de diferentes servicios a través de Internet, siendo un formato muy popular en la actualidad para el consumo de contenido audiovisual.

¿Cómo funciona?

Funciona gracias a un buffer de datos que permite almacenar información multimedia en un flujo de descarga continuo. Una de sus particularidades es la posibilidad de reenviar el material que ha sido descargado de manera instantánea, lo cual hace posible medir visitas e interacciones en vivo.

Consumir contenido audiovisual

Esta funcionalidad ha sido utilizada en las transmisiones de contenido en vivo a través de redes sociales como Facebook,  Instagram y YouTube, entre otras.

De hecho, esta tecnología es también la base del funcionamiento de plataformas de mensajería  instantánea como Skype y WhatsApp, las cuales ofrecen actualmente llamadas de voz y video entre usuarios del servicio.

Una tendencia que ha cambiado la forma en que vemos televisión

La nueva forma de consumir contenido audiovisual se da a través de plataformas a la carta, que ofrecen programas de televisión, películas y música por medio de pantallas digitales y no por señal, como ocurría en otras épocas.

De esta forma, el usuario puede elegir qué ver, cuándo hacerlo y seleccionar el contenido de su interés entre una oferta casi ilimitada de opciones.

Esta tendencia ha permitido descubrir una nueva gama de oportunidades que han hecho cobrar fuerza al streaming.

Las grandes compañías de televisión como Disney o ESPN ha lanzado sus propias plataformas streaming, donde los espectadores pueden visualizar contenido que la empresa les ofrece bajo un sistema de suscripción y disponer de ese contenido en cualquier momento y lugar.

Sin embargo, fue Netflix quien abrió el camino para este modelo de negocios, produciendo contenido original y exclusivo con la capacidad de atraer la atención tanto del público como de los anunciantes. Esto ha causado la migración de usuarios desde el cable satelital hacia plataformas de streaming.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.