“Vieja friendo huevos” es una pintura de estilo barroco realizada en 1618 por Diego Velázquez, en su etapa sevillana. La pintura supone una novedad en el arte barroco, al retratar una escena aparentemente trivial, como el de una señora de edad avanzada, en sus labores domesticas, cociendo huevos en un hornillo de barro.

El realismo en los detalles y la manera en que hace que el observador interprete la obra, la coloca cerca de otra corriente artística posterior, llamada impresionismo.

¿Quién fue Diego Velázquez?

Se trata de un pintor barroco, al cual se le considera como uno de los máximos exponentes de la pintura española. Durante su etapa artística desarrollada en Sevilla, utilizó un estilo naturalista y la influencia de Caravaggio dotó a sus cuadros de una iluminación tenebrista, como se observa en su obra más conocida: Vieja friendo huevos.

Diego Velazquez

Tuvo el cargo más alto entre los pintores de la corte, al ser pintor de cámara, labor a la que dedicó el resto de su vida y obra. Ya en su madurez, se apoderó de un estilo más abocetado y alcanzó un domino extraordinario de la luz y la sombra.

Tal madure artística la alcanzó, producto de sus dos viajes a Italia, en los cuales recibió influencia importantes que le ayudaron a evolucionar su estilo a uno más luminoso y de pinceladas sueltas.

La obra maestra de Diego Velázquez en su periodo sevillano

Sin dudas, Vieja friendo huevos es una obra maestra lograda por un autentico genio. Con solo 19 años al momento de pintarla, Diego Velázquez logra distorsionar la perspectiva al mejor estilo impresionista que se vivió posteriormente, y que ni siquiera se vislumbraba en la escena artística.

Las personas en el cuadro parecen objetos, ya que no se les da ninguna importancia superior a la de los huevos, la cebolla, el paño sucio o la cazuela. Todos los elementos del cuadro se tratan con un distanciamiento y objetividad que no eran propios del barroco, al igual que tampoco lo era el cambio de perspectiva.

Vieja friendo huevos

Vieja friendo huevos se convierte entonces en un cuadro lleno de matices y una sucesión de objetos dotados de singularidad. Se destaca el uso de colores ocres y pardos, e incluso mucha cantidad de negro, una influencia clara de Caravaggio. Una pincelada minuciosa para los pequeños toques de luz, completa el oleo.

Vieja friendo huevos ha sido sujeto de debates durante mucho tiempo, principalmente por la forma en que la anciana prepara los huevos, ya que algunos piensan que los fríe, como su título indica, mientras que para otros los está escalfando, lo cual hace que la obra pierda contexto.

La obra se encuentra actualmente en Edimburgo, ya que el pintor David Wilkie lo compro al precio de una baratija y lo vendió a Londres posteriormente, en el año de 1863.

El cuadro pasó por las manos de docenas de millonarios coleccionistas británicos, hasta ser recuperado por National Gallery en  el año 1955, por un coste de 57.000 libras.

Te puede interesar: Los cuadros más importantes de Bartolomé Esteban Murillo.

Publicado en: Arte

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.