Tanto para obtener agua caliente como para calefacción, las calderas de gas son una de las opciones más utilizadas. Elegir de forma adecuada es fundamental.

Las calderas de gas son uno de los sistemas de calefacción y agua caliente más eficaces para un hogar. Sin embargo, todavía hay muchas instalaciones que se han quedado obsoletas, llegando a pagar hasta un tercio más en la factura por no tener un equipo adecuado. Si es tu caso y piensas cambiar tu vieja caldera por una nueva, o pasarte a las calderas de gas para ahorrar sin renunciar al confort, aquí tienes algunos consejos prácticos para elegir una caldera de gas.

Índice

Marca y modelo

Existen varios modelos de caldera de gas, así como diferentes fabricantes. Por ello, un paso importante es elegir la marca de la caldera y el modelo que vayas a instalar.

Uno de los fabricantes más conocidos por la calidad y los precios que tienen sus productos es Saunier Duval, que lleva más de un siglo fabricando sistemas de calefacción y se ha convertido en un referente del sector.

Además, los precios de calderas Saunier Duval son bastante ajustados en relación con su calidad, por lo que los modelos de los que disponen, pueden encajar perfectamente en casi todos los presupuestos.

Potencia

Aparte de marca y modelo, que a menudo puede ser una cuestión de gusto personal, la potencia es muy importante a la hora de escoger una caldera de gas adecuada. Si se elige una con menos potencia de la necesaria, no se logrará la comodidad deseada. Por otra parte, si se instala una caldera con mayor potencia de la que hace falta, además de ser más cara no se logrará aprovechar todo su potencial. Por ello, hay que saber cuál es la potencia exacta que se necesita.

Instaladores de calderas de gas

Para calcularlo, hay que tener en cuenta el tamaño de la vivienda, los cuartos de baño que tiene y la zona en la que está situada. También si el aislamiento es más o menos eficiente, puesto que cuanto menor sea, mayor potencia hará falta para lograr el confort que se necesita. En este caso, si fuera deficiente sería un buen momento para plantearse también una mejora en el aislamiento térmico de las estancias, para reducir el consumo y mejorar el rendimiento de la caldera.

Uso e instalación

Es fundamental conocer las necesidades en materia de agua caliente y calefacción de la vivienda en la que se vaya a instalar la caldera. También saber que existen calderas para calefacción y ACS, y modelos que solo funcionan para alimentar los radiadores. En función de lo que se necesite, habrá que elegir entre una u otra opción.

Trabajar con instaladores de calderas de gas en Madrid ayudará a identificar el uso para el que se necesita la instalación. También ayudarán a la hora de determinar dónde y cómo colocarla, ya que aunque la mayoría de modelos tienen unas medidas estándar, algunas son más grandes y otras más compactas. Las primeras necesitarán un espacio mayor, mientras que las otras se pueden colocar dentro de un mueble en la cocina, y ocultarla de la vista si se desea.

También es importante consultar debido a que hay diferentes sistemas de calefacción. Por ejemplo, las calderas de condensación, que son mucho más eficientes a nivel de consumo energético, necesitan contar con una salida de agua para evacuar la humedad producida por la condensación.

Tipos de calefacción

Otro factor relevante a la hora de escoger es cómo será la calefacción que se piensa utilizar, o cuál es la que está puesta en la vivienda. No es lo mismo contar con radiadores en todas las habitaciones, a tener un sistema de calefacción por suelo radiante, de modo que la caldera deberá ajustarse a estas condiciones para funcionar de manera óptima.

Si sigues estos consejos y te dejas asesorar por un buen profesional, podrás disfrutar de un espacio cómodo y confortable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.