Decorar un dormitorio infantil puede ser una tarea muy divertida y apasionante, sobre todo porque se trata de complacer y ofrecer calidad de vida a los seres que más amamos: nuestros hijos. Pero precisamente, debido a ese amor, hay que prestar mucha atención al tipo de cama que elegimos para ellos.

Las camas infantiles no pueden elegirse a la ligera, además de tener una singular estética, deben cumplir con ciertos parámetros que ofrezcan confort y seguridad. Otros factores también se deben tener en consideración, como la edad del pequeño, el espacio que hay disponible en la habitación, y por supuesto el estilo, que también ocupa un papel importante en el proceso de selección.

Veamos con un poco de detenimiento el estudio de cada uno de estos factores, para que la elección de la cama de tu pequeño sea la más acertada.

La edad del niño

Los pequeños crecen muy rápido y pasan de tener una necesidad a otra en muy poco tiempo. Debido a esto es conveniente que la cama que vayas a elegir evolucione con el crecimiento del niño. Por ejemplo, es probable que entre los 2 y 3 años de edad, ya comiencen a sentirse incómodos en una cuna, por lo que sería conveniente que pasen a dormir en una cama.

Esto se debe a que a esa edad ya comienzan a tener un poco más de conciencia del espacio y sentir que este es demasiado pequeño. En tal sentido, una recomendación puede ser elegir una cuna con la posibilidad de eliminar barrotes, o sencillamente, sustituirla por una cama que se encuentre más acorde a su edad.

En este punto es necesario tener en consideración la etapa de transición, así que el factor seguridad es uno de los que hay que tener más presente a la hora de elegir. Una cama equipada con barreras discretas a los lados puede ser una buena elección, de esa forma, el niño se sentirá protegido, pero con la suficiente libertad para dormir plácidamente.

Entre los 8 y 12 años se experimenta la típica etapa del “estirón”, así que en este período es posible que se requiera hacer un nuevo cambio. Es momento de elegir con visión de futuro, ya que lo más recomendable es comprar una cama que le sirva para su etapa de adolescencia.

El espacio disponible

Otro factor esencial para elegir la cama correcta es tener conciencia del espacio disponible. En estos tiempos es prácticamente imperativo que los niños cuenten con un ambiente propio y exclusivo, donde tengan suficiente libertad para moverse y realizar sus tareas diarias, así como para jugar, estudiar, leer, entre otras cosas.

El mercado actual está al tanto de estas tendencias, así que se ha esmerado por ofrecer alternativas innovadoras en camas infantiles que incorporan una serie de accesorios útiles, estéticos y funcionales, que permiten decorar dormitorios de una forma inteligente y bonita.

Tiendas especializadas como Muemue son una muestra concreta de lo que hay disponible actualmente. La calidad de las camas infantiles y el resto de mobiliario que puedes incorporar al diseño de un dormitorio para niños es muy amplio y variado.

Solo es cuestión de echar un vistazo a los diferentes diseños y modelos que están en su catálogo, y elegir lo más conveniente de acuerdo a gustos, preferencias y posibilidades. Por supuesto, el tamaño y la forma del espacio podrá determinar la elección entre un modelo y otro.

Tipos de camas infantiles

Tal como hemos dicho, hay mucha diversidad a la hora de elegir una cama infantil. Sin embargo, podemos mencionar algunos de los tipos de cama más solicitados por los usuarios:

  • Cama nido: se caracteriza por tener cajones en la parte inferior, lo que aporta valor al dormitorio, al contar con un buen espacio de almacenamiento. Son cómodas, seguras y fabricadas con materiales de excelente calidad.
  • Literas para niños: si tienes dos o más hijos, es la opción ideal, ya que ocupan menos espacio. Se pueden adaptar a dormitorios que son más pequeños y permiten integrar otros elementos de utilidad, como armarios, escritorios o mesas. Sin embargo, hay que tener en cuenta que son recomendables para niños mayores de 6 años.

Hay muchos otros modelos para escoger, entre los que también destacan las camas temáticas, tipo cabaña, evolutivas, de media altura y demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.