Josep Carreras: “La Fundación Carreras en España ha otorgado 171 becas internacionales a jóvenes científicos o ayudas a la investigación”

"Josep Carreras en El Liceu de Barcelona"

Josep Carreras en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona. Fotografía de Marcelo Isarrualde. Cortesía de la Fundación Internacional Josep Carreras para la Lucha contra La leucemia.

Josep Carreras ocupa hoy una posición privilegiada en el mundo de la música. Nacido en Barcelona, cursó los estudios musicales en su ciudad natal. Inició su carrera profesional el año 1970 en el Gran Teatre del Liceu de Barcelona con las obras “Nabucco” y “Lucrezia Borgia”.

Su meteórica carrera musical lo hizo debutar muy joven en los más grandes e importantes teatros y festivales del mundo, como el Teatro alla Scala de Milán, el Metropolitan Opera House de Nueva York, La Ópera de San Francisco, la Staatsoper de Viena, La Royal Opera House de Londres, La Ópera de Munich, La Ópera de Chicago, y los festivales de Salzburgo, Aix en Provence, Edimburgo y Verona, entre otros.

Josep Carreras ha colaborado con los más prestigiosos directores de orquesta, tales como Herbert von Karajan (con quien mantuvo una relación artística y personal de más de doce años que incluyó actuaciones en Salzburgo, Berlín y Viena), Claudio Abbado, Riccardo Muti, Lorin Maazel, Riccardo Chailly, Colin Davis, Giuseppe Sinopoli, James Levine, Carlo Maria Giulini, Leonard Bernstein y Zubin Metha. Además de directores de escena como Franco Zeffirelli, Jean Pierre Ponnelle, Giorgio Strehler, Luigi Comencini y Harold Prince.

Su repertorio se compone de más de sesenta obras entre las cuales destacan: “Andrea Chenier”, “La Bohème”, “Tosca”, “Werther”, “Don Carlo”, “Carmen”, “La Forza del Destino”, “I Pagliacci”, “L’Elisir d’Amore”, “Un Ballo in Maschera”, etc. Josep Carreras ha protagonizado varias filmaciones operísticas para televisión, cine y vídeo.

Juntamente con la actividad operística cabe destacar los frecuentes recitales en salas tan prestigiosas como el Carnegie Hall y el Avery Fisher Hall de Nueva York; el Royal Festival Hall, el Barbican Hall y el Royal Albert Hall de Londres; la Salle Pleyel de París, los Musikverein y Konzerthaus de Viena, la Philharmonie de Berlín, los Suntory Hall y NHK Hall de Tokio, el Grosses Festspielhaus de Salzburgo, la Philharmonie y el Hercules Saal de Munich, el Palau de la Música de Barcelona, el Teatro Real de Madrid, la Accademia Santa Cecilia de Roma, etc. Su extensísimo repertorio en este campo agrupa más de 600 títulos de los más variados estilos abarcando desde la música barroca hasta la contemporánea.

Su extensa discografía incluye más de 150 grabaciones entre las que destacan 50 óperas completas, oratorios, recitales clásicos y también de música popular. Ha recibido numerosos discos de oro y platino alrededor del mundo.

Ha sido condecorado con numerosos premios y distinciones, nacionales e internacionales, incluyendo el Gran Premio del Disco de la Academia de París, el Premio Luigi Illica, el Premio Grammy 1991 y el Premio Sir Lawrence Olivier por su interpretación de “Stiffelio” en la Royal Opera House Covent Garden. Es Kammersänger de la Staatsoper de Viena así como Miembro de Honor Vitalicio de este mismo Teatro, es Miembro de Honor de la Royal Academy of Music de Londres, ha recibido la Medalla de Oro del Spanish Institute de Nueva York, la Medalla de Oro de la Ciudad de Viena, la Medalla de Oro de Bellas Artes otorgada por Su Majestad el Rey de España, la Medalla de Oro de la Ciudad de Barcelona, la Medalla de Oro de la Generalitat de Catalunya, la Medalla de Oro del Gran Teatre del Liceu, la Medalla de Honor de la Ciudad de Leipzig y el Premio Príncipe de Asturias 1991. Es Presidente de Honor de la London Arts Orchestra. Ha recibido entre otros el premio Albert Schweitzer Music Award 1996 y el Classical Brit Award 2009.

En 1992 asumió la Dirección Musical de los memorables Juegos Olímpicos celebrados en Barcelona. Son ya legendarios los conciertos de los 3 Tenores ofrecidos por Josep Carreras y sus colegas Plácido Domingo y Luciano Pavarotti, seguidos por miles de millones de espectadores de todos los continentes creando un impacto sin precedentes en el mundo de la lírica.

Desde 1988, y junto a sus actividades profesionales, preside con extrema dedicación y entusiasmo la Fundación Internacional Josep Carreras para la Lucha contra la Leucemia establecida en Barcelona y con sedes en los Estados Unidos, Suiza y Alemania. Esta Fundación es actualmente, sin duda, una de sus más importantes prioridades.

 

Anima y da esperanzas saber que un artista de su categoría, conocido y reconocido mundialmente, dedique su tiempo, energía, medios  y  entusiasmo que contagia, a la  lucha contra la leucemia, a través de la Fundación que lleva su nombre.  La mayor lucha contra ésta y cualquier otra cruel enfermedad se debe centrar en la investigación. ¿En qué país en los que está presente la Fundación  y a través de ella, se investiga más?

La Fundación Josep Carreras tiene sedes independientes en cuatro países: España, Alemania, Estados Unidos y Suiza, pero los proyectos de investigación que apoyamos y promovemos pueden beneficiar a cualquier paciente del mundo.

Actualmente quiero destacar un proyecto muy especial, tanto por su importancia como por la ilusión que nos aporta a todos los que formamos parte de la Fundación. Se trata del Instituto Josep Carreras de Investigación contra la Leucemia. Conjuntamente con la administración catalana hemos creado este centro que se erigirá como el primer centro de investigación de Europa focalizado exclusivamente en la leucemia y las hemopatías malignas. Es un proyecto pionero e innovador que persigue un objetivo internacional muy concreto: conseguir que algún día la leucemia y las demás enfermedades hematológicas malignas sean curables en todos y cada uno de los casos y mejorar la calidad de vida de los pacientes durante su tratamiento.

La Fundación  da esperanzas a los que lamentablemente padecen la enfermedad y a los investigadores que pueden encontrar en ella la posibilidad de comenzar o seguir líneas de investigación. ¿Cuántos investigadores se han visto apoyados por estas becas hasta ahora?

La Fundación Josep Carreras contra la Leucemia ya ha destinado más de 8 millones de euros a la investigación. Desde los inicios de la Fundación Carreras en España ha otorgado 171 becas internacionales a jóvenes científicos o ayudas a la investigación.

También ha creado el Instituto de Investigación contra la Leucemia Josep Carreras, que tiene previsto abrir para 2013 y que seguramente será de importancia mundial. En estos tiempos que corren me imagino que la ayuda pública debe haber menguado. ¿Qué programa especial tiene la Fundación para recaudar fondos y de qué manera puede la gente colaborar, aunque no sea económicamente?

Aplicamos diferentes fórmulas para recaudar fondos, entre ellas los conciertos benéficos que realizo cada año, pero destacaría las campañas de sensibilización y captación de socios que llevamos a cabo desde 2005 en España. Nuestros socios, actualmente más de 30.000, son quienes otorgan legitimidad y proyección futura a nuestro proyecto.

Sabemos que en España hay muchos donantes de médula. ¿La mayoría son familiares del receptor de la donación?

Permítame comentarle que actualmente hay muchísimos donantes de médula ósea en el mundo (más de 18 millones) y que España es uno de los primeros países a nivel internacional en unidades de sangre de cordón umbilical almacenadas, pero en relación con el número de donantes de médula ósea tenemos todavía mucho camino por recorrer. De momento, el REDMO (Registro Español de Donantes de Médula Ósea) tiene registrados unos 92.000 donantes españoles.

Seguramente muchos son personas que han vivido de cerca esta enfermedad u otras parecidas pero cada vez más hay gente joven que se conciencia de este tipo de donación y se informa para inscribirse.

Aparte de presidir y dar a su Fundación la energía y vitalidad tan necesarias para que proyectos como estos funcionen y salven vidas,  actualmente en su carrera profesional, que ya pareciera que lo hizo todo con un éxito total, y que además con su generosidad más que demostrada  también salvó o animó al espíritu de los soldados y personas sumidas en la guerra, como cuando cantó el “Réquiem” de Mozart en Sarajevo, ¿cuál es su actividad?

Intento disfrutar de la familia, de la música, del arte en general, intento hacer deporte cuando mi tiempo me lo permite.

Su leucemia provocó, me imagino, un antes y un después en su vida. Si no la hubiera sufrido, quizá no se hubiera embarcado en esta carrera contra la leucemia. ¿Valió entonces la pena?

No puedo decir que valiese la pena puesto que no pienso que el diagnóstico sea algo positivo pero sí que creo que tanto yo como muchos ex-pacientes estaremos de acuerdo en que de esta experiencia se extraen cosas positivas. Uno se vuelve un poco más reflexivo, más paciente o le otorga la importancia justa a las cosas.

En Alemania hacen una Gala de Navidad desde 1995 para recaudar fondos para la Fundación, cada año con más éxito, que seguramente se debe también a la transparencia total que lleva usted en su Fundación en la utilización de los fondos recaudados. ¿Tiene otros eventos anuales con el mismo fin en España o en otros países?  ¿Cuáles son actualmente los temas que más urge solucionar: fomento de la investigación, provisión de estructuras hospitalarias, promoción y búsqueda de donantes o servicios sociales?

No, actualmente no disponemos de otras galas televisivas solidarias en beneficio de la lucha contra la leucemia en otros. La verdad es que nos encantaría pero lograr lo que hemos conseguido con la Gala José Carreras de Alemania es complicado. Este año hemos celebrado la XVII Gala en Alemania y desde 1995 hemos recaudado gracias a este acontecimiento más de 95 millones de euros. Esto es maravilloso. Nos encantaría contar con más ocasiones ya que queda muchísimo por hacer, especialmente en el ámbito de la investigación científica que es la piedra angular del futuro de la lucha contra la leucemia.

De todas sus actuaciones en el mundo, ¿cuáles de ellas le marcaron especialmente o le dejaron los mejores recuerdos?

Mi debut profesional en el Gran Teatro del Liceu de Barcelona en 1970, mi debut en La Scala de Milán en 1975, mi debut en Covent Garden en 1974, mi debut en la Ópera de Viena en 1974 y en el Metropolitan de Nueva York también en el mismo año. Y evidentemente, mi primer encuentro profesional con el Maestro Von Karajan en 1976 en los Festivales de Salzburgo.

¿Cuál de todos sus personajes interpretados le ha causado mayor satisfacción personal?

Sólo mencionaré algunos. Don José en “Carmen”, Rodolfo en “La Bohème” y Andrea Chénier.

 

Alma Ramas López

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario