Dos obras del pintor segoviano Alberto Reguera se incorporan a la colección de la CEIBS de Shanghái

El pasado miércoles se presentaron en Shangái dos de las obras que el pintor segoviano Alberto Reguera ha realizado en las últimas semanas en la ciudad china: “Acuatic Lanscape with the floating colors” y “Tridimensional Landscape hanging in the air”, que desde ayer forman parte de la colección de la CEIBS, la China Europe International Bussines School.

“Acuatic Lanscape with the floating colors”. © Alberto Reguera

Las obras son paisajes abstractos tridimensionales de los que brota la pintura a través de expansiones pictóricas. “Acuatic Lanscape with the floating colors” es una abstracción de un imaginado fragmento marítimo. La presencia del agua acentúa el carácter líquido de estos colores, que se deslizan fuera de su bastidor. Por eso, éste es un trabajo de pintura expansiva, que sobrepasa los tradicionales límites del lienzo. El espectador podrá construir con su ojo diferentes “campos de visión”, dependiendo de donde se sitúe físicamente respecto el espacio donde está situada la obra. Todo ello es un ejemplo de cómo se puede integrar la pintura con otras disciplinas, como la escultura, la instalación o la intervención por el autor de una de sus obras. Esta diferente manera – muy contemporánea- de presentar la pintura, no está reñida con el recuerdo a autores clásicos, como Monet o Turner. Estas “lenguas de color”, turquesa, verde o amarillo, contienen micropaisajes abstractos que se muestran de manera rectilínea a través de la superficie de este gran marco blanco.

“Tridimensional Landscape hanging in the air” es el título de la segunda obra incorporada en la colección del CEIBS, y que recuerda que el autor está creando una “pintura-objeto”. Su obsesión por generar profundidad visual  se puede ver aquí, donde diferentes  planos de colores y de materia se superponen e integran en un solo cuadro. La pintura se escapa de su formato tridimensional, en forma de nube, o  de suaves pinceladas que se pierden en el lienzo. Una atmósfera sutil envuelve y “sostiene” este abstracto paisaje romántico. Un ejemplo de pintura expansiva, y de convivencia de distintas disciplinas artísticas contemporáneas.

Alberto Reguera (Segovia, 1961) vive entre París y Madrid. Gran admirador de los pintores de la abstracción lírica francesa, centra su obra en paisajes abstractos, donde algunos elementos de la naturaleza están representados de manera fragmentada, con una clara intención poética en el uso del material pictórico.

Se graduó en 1985 en la Universidad de Valladolid, en Historia Moderna. Desde entonces, Reguera ha sido seleccionado en varias ocasiones para participar en diversos talleres de arte contemporáneo en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. En 1995 recibió el premio de pintura de la Academia de Bellas Artes de París.

Fuente: Alberto Reguera

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario