Ulises García Pereda: “Es necesario desarrollar la industria cultural como cualquier otra, de manera más profesionalizada y no sólo a base de las ganas y la pasión de la gente vinculada a la cultura”

Por Alma Ramas López.

Ulises García Pereda  nació en 1985 en Madrid. Hijo de un economista y una historiadora del arte, tuvo “la suerte” desde pequeño de realizar numerosos viajes culturales que le inculcaron un gran interés por conocer y vivir otras culturas. Pese a haber estudiado administración de empresas siempre ha estado en contacto con el mundo del arte. Actualmente reside en Perú, donde trabaja para una empresa multinacional de tecnología de origen español. No obstante, allí donde va no abandona su faceta de gestor cultural.

¿Qué fue lo que te decidió ir al Perú?

Una oportunidad laboral difícil de disfrutar en España y un interés personal por conocer Latinoamérica.

¿Te has dado un tiempo determinado o quieres cumplir un objetivo, aunque te lleve más tiempo?

Mi proyecto tiene una duración de dos años prorrogables. Probablemente me quede un poco más de tiempo, pero mi intención tras haber vivido esta experiencia es volver a España.

¿Por lo que has visto hasta ahora, crees que hay un desconocimiento en España de lo que sucede allí?

Por supuesto, desde la distancia se tiende a la superficialidad. Desde el principio me sorprendió mucho la diversidad del Perú en muchos aspectos: cultural, étnica, natural, climática y económica. Aunque se puede extrapolar a otros ámbitos, como economista me sorprende el desconocimiento de la realidad y el futuro económico del Perú. Según diversos estudios es el país con mayor crecimiento estimado en los próximos tres años y el primero del mundo en los próximos cincuenta. Esto beneficiará a la sociedad peruana en todos los aspectos y por supuesto también en el cultural.

¿Qué te ha sorprendido de los peruanos?

Una de las cualidades que más me ha sorprendido es lo emprendedores que son. Tienen la capacidad para desarrollar sus habilidades y pasiones personales, ponerlas en práctica y rentabilizarlas. Además se ve potenciado por una legislación que hace relativamente fácil el crear una empresa.

¿Crees que puedes ayudar a desarrollar temas en el área de la cultura en Lima?

Bajo mi punto de vista Lima está empezando a valorar la importancia de la cultura. Desde entes públicos y privados se está empezando a fomentar la cultura y existen profesionales para su desarrollo. Desde mi experiencia como gestor me parece que es en este ámbito donde hay más oportunidad de mejora, es necesario desarrollar la industria cultural como cualquier otra, de manera más profesionalizada y no sólo a base de las ganas y la pasión de la gente vinculada a la cultura. Por ello estoy deseando poder aportar mi experiencia laboral y utilizarla en el desarrollo cultural.

¿Has notado avances en cultura desde que estás en Perú?

Desde que llegué al Perú hace casi dos años he observado propuestas interesantes como la Bienal de Fotografía, que pretenden revitalizar la vida cultural del centro de Lima y, sobretodo, popularizarla. Y esto parece estar convirtiéndose en una constante.

En un ámbito que me interesa especialmente, que es la música, ha habido un desarrollo notable. Paralelamente a los circuitos de música criolla y moderna peruana, que siempre han existido, ha crecido el circuito internacional. La inauguración del Estadio Nacional en Lima ha brindado un espacio para conciertos de artistas de masas y además ha aumentado el número de lugares para eventos de menor afluencia.

¿Has tenido dificultades para integrarte?

El hecho de venir al Perú con un trabajo desde España me ha permitido desde el primer momento trabajar exclusivamente con peruanos y así conocerlos y entenderlos rápidamente. Además he tenido la suerte de tener amigos en su mayoría peruanos relacionados con el mundo de la cultura, de manera que he conocido el circuito cultural peruano de manera privilegiada para un extranjero. Haber visitado numerosos países, en su mayoría por interés cultural, e incluso haber permanecido temporadas relativamente largas en otros países anteriormente también ha sido facilitador. Aun así siempre hay elementos a los que cuesta adaptarse, en mi caso probablemente lo más difícil ha sido venir a una ciudad con un ordenamiento urbano antagónico al de Madrid, una ciudad “nueva”, horizontalizada y extendida frente a una medieval y con una concentración de población mayor. Esto determina muchos factores de la vida en Lima como por ejemplo el transporte, la vida en la calle, la de barrio; y obliga a una concentración gremial de negocios, desde zapaterías y restaurantes a galerías de arte.

¿Esta experiencia te anima a seguir en otros países de Latinoamérica?

Mi experiencia me ha servido para constatar que los países latinoamericanos no son países emergentes con un futuro por delante, sino con un presente muy interesante. Por ello no descarto continuar con otra estancia en otro país de la región en el futuro.

 
 
 

No hay comentarios todavía. ¿Quieres ser el primero en decir algo?

Deja un comentario