“Marca de vida”, por Marta Checa

Marta Checa Marca de Vida

Por Marta Checa.

Este lunes pasado 4 de febrero se ha celebrado el día mundial del cáncer, una enfermedad con la que cada vez mas personas convivimos, bien en primera persona, bien a través de familiares, amigos, compañeros de trabajo, conocidos… La buena noticia es que el cáncer ya no es sinónimo de muerte segura, la investigación ha hecho que si el diagnóstico es no es muy tardío, las posibilidades de supervivencia son muchas, con porcentajes realmente esperanzadores.

En la primavera de hace cuatro años, a punto de cumplir 48, me diagnosticaron un cáncer de mama en estado ya avanzado. Desde el primer momento que me dieron la noticia no dudé ni por un instante que iba a poder con ello y me dispuse a combatirlo desde todos los frentes, por supuesto a través del médico recibiendo los correspondientes tratamientos, aún duros  y desde el interior con el convencimiento que era una etapa que había que superar y que lo haría con toda mi fuerza, sin rendirme y agarrándome a la esperanza de vivir.

El tiempo ha transcurrido, en estos momentos llevo una vida totalmente normal, sigo trabajando, ejerciendo como abogada y aunque mi entorno y forma de vida no ha cambiado, si lo ha hecho la percepción de la misma, lo resumo, es como si ahora me resultara muy fácil mantener la sonrisa.

Pero además he ganado en otras muchas cosas que quiero compartir. Cuando acababa de terminar mi tratamiento de quimioterapia,  conocí a otra mujer Carmen Martínez, a la que le acaban de diagnosticar la misma enfermedad y le quedaban unos días para la intervención quirúrgica,  a partir de dicho encuentro que resultó cálido y divertido iniciamos una bonita amistad,  que al día de hoy  ha desembocado en haber creado entre las dos un precioso proyecto que se llama Marca de Vida.

Consistente en una red de apoyo, desde nuestra experiencia personal de superación del cáncer,  a otras personas que puedan tener una Marca de Vida, extendiéndolo no solo a dicha enfermedad, sino a otras también graves y a todas aquellas  situaciones difíciles en las que la vida te sacude en unas décimas de segundo, como puede ser un accidente de tráfico con secuelas graves, la pérdida de un ser querido…., pues  al final el sufrimiento es universal,  al igual que  los potentes recursos internos que todos tenemos y  podemos  potenciar ante la adversidad. Esto es lo que Carmen y yo contamos a través de Marca de Vida, que somos poderosos  y que el adoptar una actitud positiva en los malos momentos ayuda a que estos se sobrelleven mejor no solo para uno mismo, sino también para todos los que estén alrededor. Y no son frases hechas, es realidad.

No debiendo olvidar el humor como un potente recurso al que acudir,  para poder descubrir que reírse de uno mismo y de determinadas situaciones puede sentar muy bien. En mi caso, adopté rápidamente como símbolo de batalla el de una amazona por razones obvias y resultaba divertido contemplar la cara de las personas al preguntarme por cómo me encontraba y les contestaba que el look amazona no estaba tan mal,  muchos no lo entendían, lo cual me divertía aún mas, o cualquiera de “mis momentos peluca”, como cuando  casi me salía disparada al quitarme la bufanda, o me comentaban que era la vez que tenía el “pelo más bonito”. A mis vecinos les tenía locos en el ascensor, unas veces iba con pañuelo, otras con peluca o con sombrero, hasta que un día uno de ellos que no podría aguantar más (no sabía lo que me ocurría) me dijo,  últimamente como has cambiado estás tan….chic!!; u otros trucos que iba descubriendo como por ejemplo ponerme zapatos de tacón muy alto, pues al ser muy patosa andando, me di cuenta que contraía el estómago para no caerme y eso hacía que no vomitara y además pensaba que si me pasaba,  al menos lo haría elegantemente.  Con esto quiero decir, que durante el tratamiento la vida sigue, que no se para y dado que las incomodidades hay que pasarlas, siempre es mejor hacerlo con buen humor,  al menos la mayor parte del tiempo. Es como una partida de mus, darle la mayor picardía a unas malas cartas.

Por último, decir que en estos momentos en los que nos encontramos realmente intoxicados de malas noticias a través de todos los medios de comunicación, reivindicar que no es cierto que exista un vacio total de valores éticos, puesto que éstos se encuentran en las historias desconocidas y anónimas de millones de personas, a través de verdaderos ejemplos de solidaridad,  honestidad  y superación,  lo que ocurre es que no se cuentan y quizás sea el momento de hacerlo ver y no creernos en absoluto que todo es negativo y pernicioso, seamos rebeldes, anti-cultura y reivindiquemos como movimiento el de la positividad para seguir creyendo en nosotros mismos.

Y es desde este enfoque, desde el que os invitamos a conocer Marca de Vida www.marcadevida.es. La vida nos va marcando, de eso no hay duda,  pero eso nos garantiza que seguimos vivos.

 

 

 
 
 

Comentarios cerrados