Iury Lech recibe el premio a la mejor instalación de videoarte en la II Bienal de Arte de Izmir (Turquía)

El pasado 5 de mayo el artista multidisciplinar español Iury Lech fue galardonado con el primer premio en la categoría de Videoarte en la ceremonia que clausuró la II Bienal de Arte de Izmir (Turquía). En esta bienal, inaugurada el 30 de abril, participaron hasta 438 artistas procedentes de 53 países.  El jurado, compuesto por académicos de universidades de diversos países, decidió premiar las obras “Domesticados Demonios Domésticos” y “Dye a V(east)”.

IuRY

© Iury Lech.

“Domesticados Demonios Domésticos” es una videoinstalación septena, preparada para ser exhibida en las seis paredes internas de un gran hexágono a oscuras de aproximadamente seis metros de altura por doce metros de diámetro, especialmente diseñado para la ocasión, en tanto que la séptima pieza restante se proyecta en el techo de la estructura geométrica. También puede ser exhibida como una videoinstalación en siete canales, compuesta por monitores de plasma de grandes dimensiones.

Esta instalación audiovisual a gran escala de Iury Lech sumerge al espectador por los siete costados en un baño de intensos colores y de esculturas sonoras electrónicas, abriendo ante su percepción una mirada oblicua, poética, inquietante y en clave surrealista, sobre los comportamientos en el ámbito privado. Esta reflexión acerca de la vida doméstica de las personas está inspirada en los estados oníricos y en la hiperrealidad de ciertos actos cotidianos. Es decir, se pretender plasmar en imágenes la genuina falsedad de representaciones de la realidad manifiestamente inauténticas que aspiran a superar a su original.

Por su parte, “Dye a V(east)” es una pieza de videoarte de sesenta minutos, dividida en cinco partes, en la que se retrata la metamorfosis de la imagen en movimiento a partir de la desorientación visual, la simulación ambiental, la manipulación del color y la fabricación de una realidad yuxtapuesta, acompasada por su interacción con el sonido electrónico.

Detrás de un título polisémico referido a los procesos de descomposición que padece lo orgánico en general y el material fílmico en particular, como por ejemplo el ensombrecimiento de la imagen, o “dye fading”, “Dye a V(east)” encierra un video-espacio compuesto por cinco monitores LCD-TFT y una pantalla rígida, a modo de sexta pantalla que hace de combinatoria entre todas, en donde la arquitectura “sono-plástica” incide en el sentido experimental del caos a partir de una aproximación al azar (5+C).

Generada a partir de material filmado digitalmente y luego procesado infográficamente, la obra videográfica se relaciona con la pantalla como si fuese una membrana tatuada, hiriéndola y saturándola de visiones y se halla implantada en cada uno de los cinco “cuadros cinéticos” mediante una técnica (“dye-framing”) especialmente diseñada por el artista.

Se trata de un monitor-lienzo digital de autonomía cinética, enmarcado en un estilo barroco, que no precisa de reproductores DVD u otros accesorios debido a que la obra está almacenada en la propia memoria de cada uno de los cuadros, la cual se repite en un bucle, teniendo la posibilidad de detenerlo en cualquier momento, ofreciendo la sensación de estar contemplar infinidad de obras pictóricas.

Por otro lado, el interés que moviliza al artista a llevar a cabo este proyecto reside también en poder ofrecer un soporte actual y hecho a medida para poder disfrutar idóneamente de los contenidos más innovadores del videoarte, además de la expectativa de revivir el entusiasmo por el arte de vanguardia.

Iury Lech, residente en Madrid, es un videoartista transdisciplinar, escritor experimental y escultor sónico de estilo visionario, inclasificable y desconcertante. Fundador y director de MADATAC (Muestra de Artes Audiovisuales Digitales y Tecnologías Avanzadas Contemporáneas) así como presidente de Transfera Media, sus obras han sido mostradas y seleccionadas en festivales y concursos de todo el mundo.

Fuentes: Iury Lech / II Bienal de Arte de Izmir

 

 

 
 
 

Comentarios cerrados